CERRO LARGO

Melo no tiene quien abra la puerta al jefe de Policía

Todos los agentes fueron enviados a patrullar las calles.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Policía que custodiaba la puerta de Jefatura de Melo salió a patrullar la ciudad. Foto: N. Araújo

El jefe de Policía de Cerro Largo, José Olivera, resolvió sacar a la calle a los agentes que estaban a cargo de cuidar la puerta de la Jefatura. El propio Olivera abre y cierra la puerta de ingreso a la sede policial, una tarea que habitualmente realizan los agentes.

"En los horarios donde no hay atención al público es el jefe el que abre la puerta, no es necesario que haya un policía para le diga buen día. En la tarde, cuando viene más gente, cada uno de los administrativos se encarga de esa tarea. La puerta la abro yo y ese policía fue a la calle a controlar la delincuencia", explicó el jerarca.

La decisión responde a la necesidad de incrementar la presencia policial en la calle. Esa medida ya consiguió los primeros resultados positivos. Según los datos oficiales del Ministerio del Interior, Cerro Largo redujo un 9,03% la cantidad de hurtos, el delito más común en todo el país, siendo el departamento con mejores resultados en ese punto.

En las estadísticas del Observatorio de Violencia y Criminalidad del Ministerio del Interior aparecen cuatro jefaturas que bajaron el índice de hurtos.

De 1.214 hurtos en el primer semestre del año 2015, logró bajar la cifra a 1.101 denuncias por este mismo delito en el mismo período de 2016, lo que refleja una caída de -9,03%. Lo sigue Artigas que de 1.430 bajó a 1.347, un -5,08%; luego Tacuarembó, que de 884 hurtos denunciados en el primer semestre del año 2015 bajó a 845, un 4,04% menos.

"Estamos en la buena senda. Apostamos a una presencia importante de funcionarios en la vía publica. Aquí no hay policías de alta dedicación operativa, pero el hecho de sacar a la calle efectivos conocedores de la sociedad melense es lo que nos da la seguridad de que se está haciendo una buena prevención", dijo Olivera.

La idea del comando es destinar la mayor cantidad de efectivos que se pueda a la tarea de prevención. "Un policía parado en una cuadra no actúa porque en esa esquina no se producen delitos, pero en la otra sí", sostuvo el jerarca policial.

El departamento de Cerro Largo tiene 17 comisarías en su territorio, con unos 300 efectivos destinados a la prevención y disuasión. A esto se agrega personal de Investigaciones, el grupo Garra, Bepra (abigeato) y Policía Científica.

En lo que va de 2016 se han registrado 127 delitos contra la propiedad y otros 34 contra la persona, además de 21 casos de comercialización de estupefacientes. "Queremos que estos números sean sustentables en el tiempo. Para ello necesitamos de la recorrida y la buena actitud del policía", dijo a El País el jefe Olivera.

Un comando de baqueanos.

Los tres máximos cargos del comando de la Jefatura de Policía de Cerro Largo, incluido el jefe, corresponden a oficiales nacidos en el departamento. Ellos mismos se hacen llamar el "comando baqueano" por su amplio conocimiento del territorio y los vecinos. Según el jefe Olivera, se trata de un plan piloto diseñado por el Ministerio del Interior.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Edinson Cavani festejando su gol número 151 con la camiseta del PSG

Cavani no quiere hablar del récord de Zlatan

Max caracteres: 600 (pendientes: 600)