EDUCACIÓN EN URUGUAY

"No me interesa estudiar": la principal causa para repetir

La “falta de apoyo de la familia” no figura como obstáculo en la promoción.

Hay una relación entre nivel educativo de madres y repetición de hijos. Foto: F. Ponzetto
Hay una relación entre nivel educativo de madres y repetición de hijos. Foto: F. Ponzetto

Y un día la frase hecha fue rebatida. Como sucede con la violencia en el fútbol o con las rapiñas, se ha justificado hasta el hartazgo que la repetición en la escuela es un "problema social". Pero una investigación del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ineed) revela que el desinterés por el estudio, la falta de comprensión de lo que explica la maestra y las inasistencias figuran como las causantes de la reprobación, sin importar la zona geográfica, el contexto económico, el sexo ni la edad. De hecho, jamás aparecen la "falta de apoyo familiar" o "tener que ayudar en la casa" como las limitantes para una trayectoria educativa exitosa.

La repetición es uno de los indicadores más debatidos en la educación. Hay quienes dicen que "no sirve para nada", están los que la consideran un mero "trámite administrativo", y los que la ven como un "reflejo del aprendizaje". Sea cual sea la postura, esta variable ha sido usada para cuestionar la situación de la enseñanza —cuando en 2011 se supo que uno de cada tres estudiantes no promovía el ciclo básico liceal—, o para destacar los supuestos avances —tras la mejora de siete puntos porcentuales en cinco años.

La polémica hizo que el término "repetición" quedase un poco relegado. Pero las autoras Mariana Castaings y María Noé Seijas, ambas del Ineed, quisieron revalorizar al tema usando una comparación de las dos Encuestas Nacionales de Adolescencia y Juventud. Entre otros hallazgos, encontraron que uno de cada tres consultados que repitieron más de una vez en Primaria no llega a ingresar a la Educación Media, a pesar de haber finalizado la escuela. Y entre los que no fueron promovidos solo una vez, el 15% tampoco se apunta para entrar a un liceo o UTU.

Es que la culminación de Primaria es casi universal (99,1%). Sin embargo, el nivel de culminación se reduce si el encuestado repitió más de una vez (90,4%). Algo similar sucede en el liceo y UTU: terminar el ciclo "guarda una estrecha relación con las experiencias de repetición que han tenido los adolescentes y jóvenes a lo largo de su trayecto escolar", explicaron las investigadoras.

Aun para aquellos que no se desvinculan del sistema educativo, la repetición suele tener un efecto arrastre. La mitad de los que no fueron promovidos algunas vez en Primaria y ahora asisten a la Educación Media, vuelven a tener un evento de repetición en ese nivel.

Estas consecuencias, dice el informe del Ineed, hicieron que la mayoría de los países desarrollados hayan optado por eliminar la repetición. En su lugar, usan herramientas de "compensación" alternativas. Al respecto, las autoras concluyen: "Es importante resaltar que el sistema educativo debería incluir emprendimientos específicos sobre la motivación y autopercepción de la capacidad para aprender que tienen los alumnos".

La casa.

Aunque la repetición en sí se deba más al "no me gusta estudiar" que al "tuve que salir a trabajar", sucede que en los sectores más pobres es en los que hay más reprobación. Casi la mitad de los más desfavorecidos llega a repetir al menos una vez en Primaria, mientras que entre los más ricos lo hace menos del 5%.

También son solo el 5% los estudiantes que asistieron a instituciones privadas y repitieron alguna vez. El porcentaje de los que no fueron promovidos más de una vez es prácticamente nulo en este subsistema.

Algunos liceos públicos del oeste y centro-norte de Montevideo son los que presentan los peores índices de repetición. Sin embargo, en términos generales los problemas de promoción se acentúan en el interior. Esto da como resultado que "los niveles de culminación de Educación Media son superiores en Montevideo que en el interior urbano (59,7% frente a 38,8%)". Las mujeres muestran mayor avance en los estudios que los varones. El 86,7% de ellas logra culminar, al menos, educación media básica, frente al 81,8% de los varones. En el Bachillerato la brecha de género se acentúa más: alcanza 10,1 puntos porcentuales. Y el dato se "repite" año a año.

El nivel educativo de las mamás influye mucho en la repetición

La repetición en Primaria se encuentra muy vinculada al nivel educativo de la madre: a medida que aumentan los años de educación materna, se reduce fuertemente el nivel de repetición, sostiene el informe del Ineed.

Seis de cada diez hijos de mujeres que no terminaron la escuela, terminan repitiendo al menos una vez en Primaria. Entre aquellos cuyas madres completaron el Ciclo Básico liceal, el porcentaje se reduce al 7%.

En la Educación Media la herencia materna influye en menor medida. La brecha de repetición entre los hijos de quienes culminaron el Ciclo Básico y las que ni siquiera terminaron Primaria, oscila entre el 26% los primeros y el 51% los segundos.

Como el dilema del huevo y la gallina, los académicos explican que la desvinculación escolar es un generador de pobreza, y la pobreza contribuye a la repetición que, a la vez, causa el abandono.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)