Asesinato antisemita: sepelio de David Fremd

"Lo mataron por judío"; el último adiós para Fremd

“Este asesinato no va a quedar en vano, y no me refiero a venganza”, dijo uno de sus hijos en el sepelio.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Políticos de todos los partidos asistieron al sepelio en La Paz. Foto: A. Colmegna

La lluvia y el cielo gris de ayer parecieron acompañar el ánimo de quienes viajaron desde Paysandú al cementerio judío de La Paz, Canelones, donde enterraron a David Fremd, el comerciante que fue asesinado el martes por un hombre que dijo ser "enviado de Alá".

Eran cientos de personas, que en silencio se acercaron a saludar a la familia Fremd. Algunos pocos murmuraban sobre el "horror" y la "locura de esta gente", refiriéndose al asesino, que fue procesado por homicidio especialmente agravado, odio hacia las personas por actos religiosos, y lesiones personales.

A las 12 en punto comenzó la ceremonia religiosa. La familia entró abrazada. Los tres hijos de David Fremd se hicieron a un costado del salón, mientras que su madre los observaba del lado de enfrente, con los ojos llenos de lágrimas.

Algunos aprovecharon la ocasión para "agradecer la presencia de David en este mundo", al tiempo que su hijo menor, quien lo acompañaba en el momento que fue apuñalado, sorprendió con una sonrisa: "mi padre era mi amigo, lo era de todos, pero en especial, era mi amigo", aseguró ante cientos de personas que lo escuchaban en el cementerio.

"Quiero invitarlos a todos a estar un poquito contentos y a estar felices del orgullo y del honor que tuvimos de conocer a papá, y la alegría que compartimos algo junto a él, tenemos que estar contentos, tristes por el momento y porque una parte de él se está yendo, pero contentos por todo lo que nos enseñó a nosotros, y a través de eso lo que nosotros le vamos a transmitir a las futuras generaciones. Sonriamos un poco por papá", remató el joven con la voz quebrada.

Sus hermanos lo abrazaron y recordó una pequeña anécdota: "hagamos equipo, todos abrazados, como decía papá".

El hijo mayor de David fue más breve pero no menos intenso. "Este asesinato no va a quedar en vano, y no me refiero a la venganza, me refiero a lo contrario", concluyó.

Por su parte, el rabino Eliezer Shemtov que hizo uso de la palabra, aprovechó que estaba siendo escuchado por varios políticos para proponer "hechos concretos".

El religioso propuso que "sería bueno que los niños de este país tomaran conciencia de lo que está pasando, y para eso propongo acciones concretas, por ejemplo que un minuto antes de entrar a la escuela los escolares hagan un minuto de silencio y reflexionen sobre la existencia de la vida, sobre su creación y el fin que tienen en este mundo, eso va a ayudar a que piensen cosas buenas todos los días".

Entre los políticos que escucharon con atención la propuesta se encontraban el senador del Partido Nacional y exintendente de Paysandú, Jorge Larrañaga, el también senador blanco Luis Alberto Heber, el diputado del Partido Nacional Pablo Iturralde, el diputado del Frente Amplio Alfredo Asti y el dirigente del Partido Colorado, Max Sapolinsky.

El presidente del Comité Central Israelita, Sergio Gorzy, también tuvo unos minutos de reflexión sobre el difícil momento "que está pasando la comunidad judía y Uruguay".

"Ayer en Paysandú comprobé que estuve en la tierra de los Fremd, él murió por judío, no fue casual, él pudo haber negado su condición en Paysandú, pero todos sabían que él era judío y por eso murió", dijo Gorzy.

Algunos llantos se largaron cuando la ceremonia iba llegando al final, sabían que aún restaba la parte más difícil. "Va a seguir con nosotros", le decía un hombre a su esposa, mientras la abrazaba.

Una multitud de paraguas se movió; al final del camino esperaba una fosa con cuatro palas enterradas a su alrededor. Todos los presentes dieron su último adiós a David Fremd.

"Muchos van a recordar su humor"

Un sanducero, quien dijo ser amigo de David Fremd, contó que "mucha gente va a recordar su humor, esa manera de mirar las cosas buenas, aunque sean malas siempre había algo bueno para destacar". El amigo de Fremd aseguró a El País que "en Paysandú no había quien no lo conociera, no solo por su negocio, en el cual trabajaba día a día, sino por los gestos sociales que ha tenido".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Tags relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)