Lo taparon con un buzo, lo torturaron y luego lo asesinaron

Mataron a golpes a un narco y tiraron el cuerpo a un aljibe

El ensañamiento con que asesinaron a un hombre conmociona a la sociedad salteña y preocupa a la Policía que ha dispuesto conformar varios equipos de trabajo en procura de aclarar lo que se considera como un segundo ajuste de cuentas en menos de dos semanas.

Según los efectivos a cargo del caso, el crimen se concretó el pasado sábado y quedó al descubierto el martes por la tarde. También especulan que el hecho se da entre bandas de narcotraficantes y temen que los sicarios que están actuando en Salto estén apuntando a otras personas.

Este violento asesinato, ocurrido el pasado fin de semana, cobró la vida de F.F., de 43 años, quien fue hallado maniatado y dentro de una bolsa de nylon, en el fondo de un aljibe de una profundidad de cinco metros, en una chacra abandonada, en las inmediaciones del autódromo.

Ejecutado.

Según datos extraoficiales, la muerte de este individuo, con varios antecedentes penales, acaeció el sábado por la noche y lo habrían ejecutado a garrotazos, arrodillado y con las manos atadas hacia la espalda, en lo que se interpreta como un mensaje que los sicarios quisieron dar sobre cómo deben comportarse quienes no cumplen con los códigos en el negocio entre narcos.

“Lo encapucharon con un buzo, lo torturaron y después, con un elemento contundente, le partieron la cabeza con una alevosía tremenda”, dijo un uniformado que estuvo en la escena.

Los investigadores señalan que tanto la víctima como los asesinos conocían muy bien el lugar donde se deshicieron del cadáver. Esta teoría se refuerza teniendo en cuenta la abundante maleza y lo difícil que fue para la Policía poder acceder al lugar donde arrojaron el cuerpo.

“Esta gente conocía muy bien este laberinto”, dijeron desde la Jefatura. El pasado 23 de enero, en otro caso aún no esclarecido, un hombre de 33 años, con antecedentes penales, fue muerto cuando dos individuos que se desplazaban en una moto llegaron a la casa de una mujer y tras llamarlo y dialogar por unos segundos en la vereda, le efectuaron varios disparos. Uno de esos tiros impactó en el cráneo del hombre, quien murió cuando era ingresado al Hospital.

“Mejicaneada”.

A nivel policial se tiene la certeza que este hecho está relacionado con la muerte del hombre de 43 años y todo se debería a una “mejicaneada” con un cargamento de marihuana y pasta base que no llegó a destino o no se cumplió con el pago, y en el cual hay otras personas que estarían involucradas y que han desaparecido de la escena pública por temor a correr la misma suerte de estos dos hombres.

Ayer por la mañana una veintena de policías “peinaron” entre las malezas de la chacra abandonada un amplio radio en procura de ubicar algún elemento que permita tener el panorama más claro. La búsqueda se centró principalmente en el teléfono celular de la víctima, los zapatos y la moto en la que fue visto por última vez, no logrando resultado alguno.

Mas tarde, y por orden judicial en el marco de las investigaciones, con la participación de Bomberos se realizó el “drenaje” del aljibe abandonado hasta desagotarlo. De esta acción no salió ningún elemento nuevo, lo que demuestra profesionalismo con el que actuaron los sicarios.

A nivel policial, por decisión del Comando de la Jefatura Salteña, se ordenó conformar varios equipos multidisciplinarios de trabajo y centralizar toda la información en la Dirección de Investigaciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)