POLÍTICA DE DROGAS

Marihuana no tendrá empaque, pero sí advertencias

Se venderá en bolsas y cada una tendrá los 10 gramos previstos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Defensores y detractores de la hierba esgrimen sus razones. Foto: Reuters

La marihuana que comenzará a venderse en las próximas semanas, según lo tiene previsto el gobierno, a diferencia de lo que ocurre con las cajillas de cigarrillos, no contará con ningún empaque aunque sí tendrá advertencias sobre el riesgo de su consumo.

El director de la Junta Nacional de Drogas, Milton Romani, dijo a El País que la marihuana se va a vender "en bolsas sin ninguna advertencia salvo las que oportunamente el Ircca considere que tienen que tener". "No puede estar a la vista y no tiene competencia, por lo que es diferente al cigarrillo. Va a ser un paquete de 10 gramos. Pero el Instituto de Regulación y Control de Cannabis (Ircca) tiene previsto informar de cuál es el componente, cuáles son las contraindicaciones y las precauciones", agregó Romani.

Las farmacias deberán tener guardada la marihuana fuera de la vista. En cada local habrá dos kilos.

El funcionario admite que la implementación de la ley de marihuana naturalizó el consumo, pero sostuvo que espera que se dé "una naturalización de la consulta sanitaria cuando uno tiene problemas porque existe la dificultad, como en otras drogas, de consultar sin que lo estigmaticen. Creo y abogo para que de la misma manera que como hay protocolo policial haya un protocolo de salud que pueda entregarse en las farmacias, que la persona se pueda ir a un centro cuando tiene problemas de consumo con marihuana. Porque la marihuana hace daño. El hecho de que sea fumable ya genera daño. Ahora las políticas de drogas tienen que prevenir, dar tratamiento".

Según Romani, "hubo campañas de prevención totalmente irrelevantes porque decirle no a la droga es una campaña de prevención que no da resultado. Hay que ponernos en la autocrítica de que las campañas que se han realizado no han sido buenas. Veinte años atrás se decían macanas sobre la marihuana y la gente empezó a darse cuenta que no era verdad lo que se decía. En esto de las drogas no se puede mentir ni hacer alarmas. La gente no es boba y sabe y ve lo que pasa, y si ve que no pasa nada consume. Y cuando sabe lo que pasa también consume porque las personas somos débiles y asumimos riesgos".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)