Industria láctea en crisis

Sin margen para "bolsa de trabajo" en sector lácteo

Las empresas dijeron que no tomarán personal de las firmas cerradas en 2015; habrá dura negociación salarial.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los bajos precios internacionales reducen los empleos en el sector. Foto: Ariel Colmegna.

La Cámara de la Indus-tria Láctea del Uruguay (CILU) comunicó formalmente al sindicato de la industria láctea que no hay margen para que se cree una "bolsa de trabajo" con los alrededor de 600 trabajadores del sector que fueron despedidos el año pasado de las cerradas Ecolat y Schreiber Foods. Luego de 11 reuniones de negociación en las que participó el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, la cámara dejó firme su negativa, dijo a El País el presidente de la Federación de la Industria Láctea, Heber Figuerola. El sindicato había presentado una lista de los trabajadores que especificaba su especialización pero no hubo forma de que las empresas, preocupadas por un panorama adverso que creen que se extenderá durante todo este año, reconsiderasen su postura. El año 2015 fue duro y ahora se desempeñan en la industria láctea unas 3.000 personas.

El sindicato quería crear una "bolsa de trabajo" con 170 trabajadores de Schreiber Foods (empresa que funcionaba en San José) y con 450 que se desempeñaban en Ecolat, que funcionaba en Nueva Helvecia y también cerró. Estaba incluso dispuesto a hacer concesiones en materia salarial. Ahora intenta elaborar un proyecto para reactivar la planta de Ecolat con ayuda del Instituto Nacional de Cooperativismo.

Al sindicato le preocupa el futuro de la empresa Calcar, de Colonia, donde trabajan casi 300 personas, porque entiende que no se han tomado en cuenta sus sugerencias y se han adoptado medidas "desacertadas" como "la tercerización del proceso productivo y la importación de manteca" desde Argentina.

El sector lácteo sufre por los bajos precios internacionales y sus elevados costos, y en este contexto el Plenario nacional del sindicato de la industria láctea definirá hoy su estrategia para la negociación salarial que se avecina, en la que reclamará un convenio a tres años, el mantenimiento del salario real y además incrementos de sueldos por sobre la inflación. Figuerola sostuvo que la negociación será "compleja, porque las empresas tratan de aprovechar la situación" para obtener concesiones del sindicato en materia salarial.

Esta semana el gobierno y el sindicato en el Consejo de Salarios sectorial acordaron la aplicación de un incremento "correctivo" por inflación pasada de 4,23% que no contó con el aval del sector empresarial.

Mientras tanto, Claldy dio de baja a 40 trabajadores zafrales. En Pili e Indulacsa por el momento no se avizoran problemas laborales aunque en esa última bajó bastante la producción.

Calcar.

Los trabajadores de Calcar plantearon que esta empresa está en situación comprometida aunque esta semana tuvo la buena noticia de que recibió algo más de US$ 2 millones por los embarques de queso que hizo en diciembre pasado a Venezuela. Ese monto es aproximadamente el 25% de la partida de US$ 10 millones que Venezuela envió esta semana. Mario Álvarez, del sindicato de Calcar, dijo el jueves en la comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara Baja que "lo que pasa en Tarariras y en Carmelo es muy triste y amargo" (...) Lamentablemente, Colonia está desapareciendo. Lo que pasó con Ecolat —que dejó a seiscientas personas— va a pasar en Tarariras y en Carmelo, que somos más de trescientos trabajadores", advirtió. "Los otros días, fuimos a saludar a los pocos compañeros de Ecolat que van quedando y me decían que no sabían qué hacer con los gurises porque empezaban la escuela y no tenían ni para comprarles championes. Hace cinco meses que están en seguro de paro, pidiendo prórrogas. Están desesperados", agregó. Por su parte Figuerola señaló que "en cuanto a la preservación del mercado interno, entendemos que Calcar lo descuidó ya que para eso hay que generar valor agregado a nivel de la empresa y no tomar la decisión de importar", como se hizo.

Panorama incierto para un sector vulnerable.

Las exportaciones de productos lácteos retrocedieron el año pasado de US$ 823 millones a US$ 631 millones, lo que representó un retroceso de 23,3%. El anuario de Opypa, la oficina que diseña las políticas agropecuarias, señala que "la alta concentración de destinos por rubro, sumada a las perspectivas poco auspiciosas para estos destinos de exportación, demuestra que la inserción exportadora de la industria láctea es vulnerable". Y ve "gran incertidumbre".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)