VIOLENCIA EN EL MARCONI

En Marconi, 60% de hogares no cubre sus necesidades básicas

Está en el corazón del Montevideo más pobre y la violencia campea hace años.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ayer se reunieron delegados de las ONG que trabajan en el barrio. Foto: F. Ponzetto

Ya se sabe que algunas zonas del norte de Montevideo presentan muy malos indicadores sociales. Pero dentro de ellas, la de Casavalle (donde se encuentra el Marconi) es quizás la zona más desfavorecida. De acuerdo con datos del censo de 2011, allí el 60,1% de la población presenta al menos una necesidad básica insatisfecha (NBI). Ese es el porcentaje más alto de Montevideo, muy por encima del 30,7%, que es el promedio a nivel nacional. Las necesidades básicas se refieren al acceso a una vivienda decorosa, al abastecimiento de agua potable, al servicio sanitario, a la energía eléctrica, a artefactos básicos de confort y a la educación. Más de la mitad de los niños y jóvenes de entre 0 y 14 años de la zona tiene una necesidad básica insatisfecha. En los cercanos barrios de Las Acacias e Ituzaingó, los porcentajes de la población con por lo menos una necesidad básica insatisfecha son 40,4% y 34,1%, respectivamente. Los porcentajes de repetición en los liceos de la zona superan ampliamente el 40%.

El barrio Marconi fue uno de los elegidos por el anterior gobierno cuando en 2013 lanzó el plan "Siete zonas", que preveía una inversión de US$ 34 millones. En la zona estaba prevista la revalorización de la plaza Marconi y de la plaza Itacumbú.

Los niveles de la educación formal de los hogares de la Cuenca del Casavalle son muy bajos: cuatro de cada cinco hogares presentan un nivel bajo y tan solo uno de cada cinco estudiantes alcanza el nivel medio o alto, según un informe del Ministerio de Desarrollo Social. En cuanto al nivel de empleo, de cada diez trabajadores que viven en la zona, cuatro presentan algún tipo de restricción en cuanto a su formalización o la cantidad de horas trabajadas. Entre los trabajadores pobres de la zona, la relación es de seis de cada diez. Tres de cada cuatro menores de la zona son pobres. Allí viven 3,6 menores por cada adulto mayor. El promedio a nivel nacional es de 1,9%.

El "Atlas sociodemográfico del Uruguay" del Instituto Nacional de Estadística establece que los barrios que presentan una mayor tasa de empleo para personas de entre 14 y 17 años son Bañados de Carrasco (10,8%), Nuevo París (10,6%), Toledo Chico (10,3%) y Casavalle (10,1%), mientras que las tasas inferiores se registran en Carrasco (0,7%), Punta Carretas (1,5%) y Punta Gorda (1,8%). Esto implica que es en los barrios con menor poder adquisitivo donde los adolescentes participan más del mercado de trabajo y donde también las tasas de empleo son más altas. "Este fenómeno probablemente esté asociado a la incorporación de dichos jóvenes en trabajos precarios, que no exigen alto nivel de calificación y a la necesidad de ingresos de los hogares, lo cual lleva a que estos jóvenes tengan que conseguir empleo para colaborar con el hogar ", dice el estudio.

En septiembre de 2011 el Ministerio del Interior lanzó una campaña de comunicación que buscaba evitar la estigmatización de los barrios pobres. Apareció en la televisión la imagen de un policía que decía "En el Marconi hay mucha gente que marca tarjeta, yo los defiendo".

Un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo y de la Intendencia de Montevideo realizado en 2012 determinó que la Cuenca de Casavalle, junto a la Cuenca del Pantanoso y Punta Rieles, son las zonas de la capital que requerían de una atención prioritaria en sostenibilidad, medioambiente, desarrollo urbano y uso eficiente de los fondos públicos. En la jurisdicción de la Seccional 17, que abarca al barrio Marconi, se registraron 31 homicidios en 2015. Fue la zona que registró más casos. Se denunciaron 1.697 rapiñas, un promedio de cinco por día. El alto nivel de asesinatos en la zona se verifica desde hace al menos diez años.

Una investigación realizada por la socióloga Fabiana Espínola reveló que el 25% de los jóvenes de entre 15 y 24 años de Casavalle no estudia, ni trabaja, ni busca empleo. El promedio de jóvenes montevideanos en esta situación es de 10%.

En la zona de la Cuenca Casavalle hay 17 escuelas públicas y 14 centro CAIF, además de liceos y centros de formación en oficios. Trabajan varias organizaciones no gubernamentales. Las policlínicas barriales suelen atender a madres, que frecuentemente son jefas de hogar, con problemas de adicciones.

El País intentó ayer consultar a jerarcas del Ministerio de Desarrollo Social para que evaluaran la marcha de las iniciativas de esa cartera para la zona. En la secretaría de la viceministra Ana Olivera se indicó que la funcionaria no hace declaraciones a la prensa.

En 2012 un estudio de la empresa Equipos Mori señaló que el 17% de los encuestados de Casavalle decía que su casa había sido robada alguna vez. Un 45% utilizaba ómnibus para ir a trabajar y el 66% era asalariado.

Usuarios del Panes: casi la mitad sigue en la pobreza.

Un trabajo del Banco de Previsión Social (BPS) indica que parte importante de quienes recibieron prestaciones del Panes continúan en la pobreza. Un trabajo denominado "Características de los beneficiarios de programa de asistencia alimentaria", elaborado por la socióloga Leticia Pugliese en enero de este año, indica que el 42% de las personas que van a comedores o merenderos vivió en un hogar que recibía prestaciones monetarias del Panes hace siete años, cuando existía ese programa, y hoy se encuentran todavía en situación de extrema pobreza. Los tipos de hogares en los que están más representados los usuarios de comedores y merenderos gratuitos son aquellos en los que no existe un núcleo conyugal. El 20,2% aproximadamente de los usuarios no logró terminar la escuela.

"El FA se olvidó de la gente", dijo Larrañaga.

En el marco del ciclo "Larrañaga y la gente, juntos", el senador de Alianza Nacional Jorge Larrañaga participó anoche de una reunión con vecinos de Piedras Blancas.

Larrañaga dijo que se debe recuperar la "paz social". "Marconi, Piedras Blancas y tantos barrios más de la periferia de Montevideo son la prueba fehaciente del fracaso de un modelo frenteamplista que tanto en lo nacional como en lo departamental se olvidó de la gente para concentrarse en su propia fuerza política. El Estado central y el gobierno departamental están ausentes en los barrios de Montevideo. No hubo bonanza para Piedras Blancas", sostuvo.

Larrañaga aprovechó para reiterar la necesidad de una adecuación normativa en materia penal, haciendo que los delitos de drogas sean inexcarcelables.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)