CAUTELA DIPLOMÁTICA

Mantienen en suspenso embajador en Venezuela

Maduro ya dio el beneplácito para el diplomático Fajardo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La violencia reinante en Venezuela parece ser el motivo de la prórroga. Foto: EFE

El canciller Rodolfo Nin Novoa dijo hace un mes que el gobierno no tenía apuro en designar el nuevo embajador en Venezuela, por la crisis política y social que atraviesa el país caribeño. La embajada funciona con un encargado de negocios hace más de un año. Sin embargo el Poder Ejecutivo tiene resuelto que el diplomático Alberto Fajardo sea quien ocupe la embajada, y tiene el beneplácito y aceptación del gobierno de Nicolás Maduro.

A pesar de esto Fajardo dijo ayer a la agencia de noticias Sputnik que no tiene claro si el gobierno uruguayo designará un nuevo embajador en Venezuela. "El proceso no avanzó después de que Venezuela diera el beneplácito y no sé si va a avanzar", explicó Fajardo.

Según explicó el diplomático a la agencia, no ha recibido mayor información de parte del gobierno sobre la decisión. Hasta el momento el Poder Ejecutivo no ha enviado la necesaria venia al Parlamento para que la Cámara de Senadores apruebe su designación.

"No tengo mayor información de cuándo se va a avanzar. (…) Lo que se conoce públicamente, las diferencias que ha habido con el Gobierno de Venezuela", dijo que están afectando la posibilidad de designación o de la solicitud de venia.

Ante la salida de Óscar Ramos de la embajada uruguaya en Caracas, en febrero 2016, el gobierno uruguayo propuso a Carlos Barros para suplantarlo, pero el nombre no recibió el beneplácito del gobierno de Maduro.

Sin embargo Fajardo sí recibió la aceptación del gobierno venezolano, cuando el embajador de ese país en Montevideo visitó al canciller Nin Nova a fines de mayo.

Las diferencias y distanciamiento entre el gobierno de Maduro y el liderado por el Frente Amplio se iniciaron a comienzos de mayo cuando Maduro acusó al canciller uruguayo de coordinar acciones con el departamento de Estado de los Estados Unidos con el fin de derrocar al régimen chavista.

Las declaraciones públicas enfurecieron al presidente Vázquez, quien públicamente le solicitó que le pidiera disculpas y que de no hacerlo no le volvería a hablar.

Las disculpas de Maduro nunca llegaron, pero el gobierno uruguayo decidió dejar a un lado el enfrentamiento y apostar por evitar las diferencias para aportar a que Venezuela solucione sus conflictos internas. Así lo expresó públicamente Vázquez durante la pasada gira por Europa.

"Nosotros nos opusimos a aislar a Venezuela por lo que queremos al pueblo venezolano. Una medida de aislamiento a Venezuela en este momento le va a perjudicar mucho más que el tender una mano para lograr una mesa de diálogo, de encuentro, de buscar una convivencia y solución pacíficas del diferendo tan dramático que vive ese país", dijo el jefe de Estado en Ginebra el lunes 5.

El presidente Vázquez ha remarcado una y otra vez que no pretende entrometerse en los asuntos internos de otros países. Y que si bien le preocupa mucho lo que ocurre en Venezuela, lo único que puede aportar Uruguay es su disposición a ayudar el diálogo, pero que una declaración condenatoria no solucionaría nada.

A pesar de eso los cancilleres del Mercosur (Argentina, Brasil Paraguay y Uruguay) se reunieron y emitieron una declaración solicitando la urgente liberación de los presos políticos y que el país se apegue nuevamente al respeto de las instituciones democráticas. El bloque comercial regional no celebra una Cumbre de Jefes de Estado desde diciembre de 2015. Está previsto que el próximo mes los presidentes del bloque se junten en Mendoza y Argentina traspase la presidencia pro témpore a Brasil. Venezuela continúa suspendida.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)