Indagan a integrantes del crimen organizado

Mafias regionales están en Uruguay

Jueces especializados investigan tráfico de drogas, lavado de activos y estafas por Internet.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Unas 10 personas fueron remitidas a la cárcel por traficar armamento. Foto: A. Colmegna.

El narcotraficante Paulo Vieira De Mello, segundo líder del Comando Vermelho, y también conocido como Magrao o Dos Patinhos, compraba como uno más en un supermercado comercial de la Ciudad de la Costa.

Un policía de particular de la Brigada Antidrogas lo reconoció. "Ese es Magrao. ¿Qué hace acá?", preguntó el oficial.

Siguió al mafioso hasta su casa en San José de Carrasco. Poco después, un operativo de la Brigada Antidrogas capturó al traficante, quien pensaba establecer una base para administrar sus "negocios" en Paraguay, Bolivia y Brasil.

En abril de 2015, la Policía realizó la Operación San Miguel que finalizó con el procesamiento con prisión de dos agentes por parte del juez especializado en Crimen Organizado de Primer Turno, Néstor Valetti, por traficar 84 armas a Brasil a través de la ciudad de Rivera. Su colega de Segundo Turno, Adriana de los Santos, también procesó a dos personas por la misma causa, quienes figuraban como propietarios de dos pistolas Glock, armas que fueron encontradas en Brasil junto con un cargamento de 400 kilos de cocaína. Las Glock fueron usadas para el homicidio de un narcotraficante de alias "Xandi".

En agosto de 2015, la Policía Federal detuvo en la barra de Chuy a un policía uruguayo que traficó 70 pistolas automáticas Glock y fusiles a Brasil.

Tráfico de armas y de personas, lavado de dinero en Uruguay, falsificación de tarjetas internacionales de crédito, contrabando o falsificación de mercaderías de grifas internacionales, fraudes bancarios, contratación de delincuentes especialistas en robos de autos de alta gama, son algunas de las amenazas externas a la seguridad interna de Uruguay.

El Penal de Libertad aloja a delincuentes brasileños, argentinos, paraguayos, colombianos, asiáticos y de otras nacionalidades que integran mafias extranjeras y cometieron delitos en Uruguay.

Los dos juzgados especializados en Crimen Organizado investigan en este momento a grupos delictivos internacionales y regionales que operan desde hace tiempo en el país. El 18 de diciembre pasado, en un acto por el 186 aniversario de la Policía realizado en la Plaza Independencia, el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, intentó contextualizar lo que ocurre en Uruguay a partir de lo que acontece en la región porque, sostuvo, no se puede pretender que el país escape a lo que pasa en la comarca.

En este sentido, destacó que 40 de las 50 ciudades más violentas del mundo son latinoamericanas y siete de los ocho países más inseguros del mundo son latinoamericanos o caribeños. En Brasil hay un homicidio cada 10 minutos y presenta la séptima tasa de muertes por asesinato más alta del mundo, apuntó.

El ministro cuestionó a quienes atribuyeron la bonanza económica de los últimos años a un simple "viento de cola", pero no reconocen la influencia que la región puede tener en la violencia en Uruguay.

El 27 de octubre, en la comisión de Presupuesto integrada con Hacienda de la Cámara de Senadores, el director nacional de Policía, Julio Guarteche, dijo que la fuerza tiene coordinadores en la frontera con Brasil y Argentina que se comunican directamente con las policías de esos países para identificar el movimiento delictivo en la frontera y definir estrategias.

Un juez que debió investigar a mafias internacionales de tráfico de cocaína a Europa y otros delitos, coincidió con Bonomi al señalar que existen expedientes judiciales en Uruguay que prueban la trasnacionalidad del delito.

Poderío.

Un fiscal que analizó el funcionamiento interno de organizaciones internacionales desbaratadas en Uruguay, dijo a El País que los traficantes de drogas utilizan muchos recursos materiales y humanos para traficar grandes cargamentos de drogas

Recientemente, un operativo realizado en Paso de los Libres, Argentina, la Policía de ese país confiscó en dos estancias cinco aviones en pistas clandestinas. Los investigadores estimaron que los aviones trasladaban marihuana para Uruguay y Brasil.

Según expedientes judiciales a los que tuvo acceso El País, desde Argentina llega a Uruguay cocaína y pasta base proveniente de Colombia y Bolivia y por la frontera con Brasil arriba marihuana originaria de Paraguay. También fue incautada pasta base de Perú.

Gran parte de la cocaína que llega a territorio uruguayo tiene como destino Europa. Con la colaboración de fuerzas de otros países, la Policía uruguaya realizó detenciones e incautaciones de estupefacientes en el Aeropuerto de Carrasco, en el puerto de Montevideo y hasta en veleros capitaneados por uruguayos.

Más dinero para interior.

El ministro del Interior Eduardo Bonomi contará con $ 1.344 millones adicionales para este y el próximo año. De estos, $ 567 millones son para este año y $ 777 millones para 2017. La nueva Policía incluye 1.000 efectivos en las calles que recibirán una compensación especial de $ 10.000, pero también más tecnología y extensión de tobilleras a todo el país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)