CRECE LA POLÉMICA

Maduro atacó a Almagro y se ganó la crítica de Mujica

“Lo respeto a Maduro, pero está loco como una cabra”, dijo el senador.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Maduro y Almagro en el centro de una fuerte polémica política. Foto: EFE

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, volvió ayer a insultar al secretario general de la OEA, Luis Almagro, al que trató de "agente de la CIA" y "traidor". Venezuela le quema las manos a la coalición de izquierda, donde se empiezan a escuchar voces críticas hacia su aliado chavista, incluida la del expresidente José Mujica, quien dijo ayer que Maduro está "loco como una cabra".

El enfrentamiento de Maduro con Almagro tuvo su punto más álgido cuando el presidente venezolano lo trató de "traidor" y lo amenazó con revelar todos "sus secretos".

"Almagro ríndete. Es un traidor desde hace tiempo, yo se lo dije a Pepe Mujica. En algún momento contaré su historia", expresó Maduro.

El jefe de Estado venezolano señaló que el excanciller uruguayo se "secará". "Te secarás Almagro. Estás seco", dijo.

Sus comentarios merecieron la respuesta por carta del excanciller, que negó ser un "agente de la CIA" y un "traidor". "No soy traidor (...) Pero tú sí lo eres, presidente, traicionas a tu pueblo y a tu supuesta ideología con tus diatribas sin contenido, eres traidor de la ética de la política con tus mentiras y traicionas el principio más sagrado de la política, que es someterte al escrutinio de tu pueblo", subrayó Almagro.

El duro cruce entre Maduro y Almagro se produce en momentos en que el secretario general de la OEA evalúa, a petición de la oposición venezolana, invocar la Carta Democrática para forzar a que los 34 países miembros del organismo continental tengan que abordar la situación política y social de Venezuela.

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, compareció el pasado 5 de mayo en la OEA para tratar de cerrar la puerta del intento de Almagro y ayer en Twitter lo trató de "escoria imperial".

La polémica entre Maduro y Almagro tuvo repercusión en la interna del Frente Amplio, donde algunos se encargaron de cuestionar el silencio que a nivel oficial había generado la noticia. "¿El FA no tiene nada que decir? ¿La bancadas, la dirección política, el Plenario Nacional, nada?", preguntó con ironía en Twitter el dirigente sindical Richard Read, exintegrante de la dirección del astorista Frente Líber Seregni.

"¿El FA no tiene nada que decir sobre los insultos de Maduro contra un compañero (Almagro)? Siempre los principios adelante", escribió el publicista Esteban Valenti en Twitter, también exreferente del astorismo. A lo que agregó: "Lo de Maduro contra Almagro es una condecoración democrática, un imbécil con ínfulas de dictador, insultando".

Con el pasar de las horas, los cuestionamientos a Maduro fueron tomando fuerza a la interna del Frente Amplio, donde algunos sectores como el Movimiento de Participación Popular (MPP) habían evitado las críticas al chavista Partido Socialista Unido de Venezuela.

Por la mañana, Mujica reiteró a Telenoche su "adiós" a Almagro, que ya lo había expresado por carta, publicada en Búsqueda hace unos meses. Más tarde se contradijo al afirmar que "Almagro no es ningún traidor, es un abogado" y "Maduro está loco como una cabra".

"A mí no me dijo nada Maduro y además yo no voy a hacer lo que me diga. Almagro no es ningún traidor, es un abogado, es un esclavo del derecho. Yo discrepo con Almagro en algunas cosas, pero también discrepo con Maduro", afirmó.

Por primera vez, con estas declaraciones, Mujica marcó distancia con respecto a Maduro. "Le tengo gran respeto, pero eso no vale que no le diga estás loco, estás loco como una cabra. El problema no es Almagro, el problema es Venezuela y tratar de arreglar las cosas económicas", subrayó.

En el astorismo se escucharon voces críticas contra Maduro y de respaldo a Almagro. Una de ellas fue la del diputado José Carlos Mahía (Asamblea Uruguay), quien dijo a El País que las declaraciones del mandatario venezolano "son una locura y solo merecen no hacerle caso por el nivel de beligerancia".

"Tengo la impresión que la inestabilidad del gobierno de Venezuela es lo que explica declaraciones tan fuera de tono como que solo deberían ser afirmadas si se tuvieran sólidas pruebas que sostuvieran afirmaciones tan temerarias. En cuanto a Venezuela pienso que nuestra mayor contribución debería estar en que todos tengan garantías institucionales", subrayó.

En la misma línea, el diputado Jorge Pozzi (Nuevo Espacio). señaló que "esta actitud del presidente Maduro, de hacer agresiones a diestra y siniestra sin jamás demostrar nada, merecía la respuesta que nuestro compatriota le hizo", afirmó. Al tiempo que dejó en claro el respaldo al excanciller del MPP "en todos sus términos".

Por su parte, el diputado Gonzalo Mujica (Asamblea Uruguay) dijo ayer a El País que Maduro "está pasando de la desesperación al misticismo o siempre fue un místico disfrazado de hombre de izquierda". Según dijo, el presidente venezolano "está cayendo en el delirio burdo de que todo el que se contrapone a él es un agente del imperialismo".

"Creo que simplemente lo que está pasando en Venezuela es que el régimen se cae y se derrumba y lo otro es que al otro día que se caiga, entran no menos de 20 pedidos de extradición de Estados Unidos por narcotráfico y son todas figuras del narcotráfico", señaló. Además opinó que si no se habla de corrupción "no se explica" lo que pasa en Venezuela.

EL FA Y EL CHAVISMO.

Vázquez / Chávez.

El fallecido Hugo Chávez llegó al poder en Venezuela en 1999 y hacia 2005 se había transformado en referente de parte de la izquierda latinoamericana. El Frente Amplio se solidarizó con Chávez cuando fue brevemente derrocado en un golpe de Estado en 2002. El 1° de marzo de 2005 Chávez estuvo para la asunción de Tabaré Vázquez, con el que rápidamente firmó un acuerdo para que Uruguay comprara petróleo venezolano en condiciones ventajosas. En 2004 había 30 empresas locales que vendían al país caribeño, en 2014 eran 69.

Mujica / Maduro.

El expresidente José Mujica tenía una estrecha relación con Chávez e impulsó que Venezuela ingresase al Mercosur. Este país invirtió en la fábrica Envidrio, en Alcoholes del Uruguay y el Bandes sustituyó a la cooperativa Cofac. También donó US$ 17 millones para el Hospital de Clínicas. Pero ya entonces el embajador uruguayo en Venezuela, Gerónimo Cardoso, advertía de la corrupción que notaba en el chavismo. Mujica viajó al velatorio de Chávez y permaneció de pie largo rato al lado del féretro, y le dio todo su apoyo a Nicolás Maduro.

El fin del idilio.

El idilio del Frente Amplio con el chavismo empezó a diluirse cuando Vázquez asumió por segunda vez en marzo de 2015. El gobierno ya no calló sus críticas ante la represión del gobierno de Maduro. El presidente venezolano se enfureció cuando el vicepresidente Raúl Sendic dijo que no tenía pruebas de que Estados Unidos estuviese conspirando contra su gobierno. Todavía en julio pasado, Uruguay firmó un acuerdo con Venezuela para colocar allí productos lácteos, pollo, soja y arroz. Pero Venezuela demoró en pagar las importaciones de leche y queso, lo que generó mucha inquietud en la industria láctea. Mientras tanto, Ancap y Petróleos de Venezuela jamás lograron que empezasen a andar proyectos para extraer de manera conjunto crudo en la zona de la Faja del Orinoco, en el este de Venezuela.

VAIVENES.

Relación de Almagro con el MPP y Maduro.

El sector del presidente José Mujica se mantiene en silencio sobre la crisis en Venezuela y la polémica con el excanciller y exsenador del Movimiento de Participación Popular (MPP), Luis Almagro. La relación entre el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) y el MPP se volvió cada vez más fría.

Más allá del malestar que existe con Almagro por su posición crítica con respecto a Venezuela, en ningún órgano del MPP se analizó la desvinculación del excanciller del sector. Fuentes del MPP aseguraron que no hubo planteos en el ejecutivo del sector y tampoco en la dirección nacional, aunque son evidentes las discrepancias existentes.

Al ser consultados por El País, la mayoría de los legisladores del MPP prefirieron el silencio. Hace menos de un año diputados y senadores del sector celebraban la asunción de Almagro en el máximo sillón de la OEA.

De origen blanco, Almagro se integró al Centro Artiguista por los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (Cadesyc), asociado al MPP. Antes de conocer al expresidente Mujica, Almagro cumplió funciones en las embajadas de Irán y Alemania. En 2005 y cuando estaba al frente de Ganadería, Mujica lo designó director de la Unidad de Asuntos Internacionales del ministerio.

En 2007, fue nombrado embajador en la República Popular China y tan solo tres años más tarde fue designado canciller de la República. Cuando todos lo cuestionaban, Almagro recibía el apoyo incondicional de Mujica y sus compañeros del MPP.

Mientras era canciller, Almagro publicó en su cuenta de Twitter varias fotos abrazando a Maduro. La última fue publicada el 12 de abril de 2015, en ocasión de la Cumbre de las Américas.

Ni bien asumió en la OEA, Almagro se reunió con el líder opositor venezolano Henrique Capriles, un gesto que enfureció a los chavistas. De ahí en más el enfrentamiento se hizo cada vez más fuerte entre el régimen de Maduro y Almagro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)