INSEGURIDAD EN LA CIUDAD DE LA COSTA

Madre de Salinas: "Mi hija se traumó por los ladrones"

La Escuela N° 295 a merced de delincuentes; cinco hurtos en dos semanas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
A los ladrones les sirve todo, útiles de los niños, leche o garrafas. Foto: F. Flores

Hartos de los robos en la Escuela 295 de Salinas norte, un grupo de padres resolvió tomar medidas y anunció que, ante otro hecho delictivo, cerrarán con candado el portón del centro educativo hasta que las autoridades de Primaria o la Policía les garantice la seguridad del local y de sus hijos, dijo a El País Cecilia Martínez, presidente de la Comisión Fomento de la escuela.

En menos de 10 días la escuela padeció varios robos. En la madrugada del martes desaparecieron 70 litros de leche cruda, el viernes los delincuentes robaron parte del tejido y rompieron vidrios; el miércoles anterior se llevaron un DVD, varias computadoras y los útiles escolares de los dos grupos de preescolares. Y la lista de hurtos sigue desde las vacaciones estivales y Turismo.

El martes, a la hora de la salida de los niños, los padres se reunieron para definir medidas que lleven a frenar los robos. Algunos de ellos dijeron que sus hijos están "traumados" por los continuos robos. "Mi hija no se anima a salir al patio de casa porque cree que puede haber ladrones", aseguró una madre.

Cada vez que hay un robo los niños se lo cuentan a los padres. Una alumna de preescolar contó a su madre que ya habían atrapado a los ladrones porque había sonado la alarma. Sin embargo, no hay noticias de los delincuentes más allá de que sonó la alarma, según confirmó el padre de la alumna.

Las maestras de los preescolares pagaron de su bolsillo los materiales hurtados.

En la escuela saben que los ladrones ingresan por el fondo rompiendo o levantando el tejido perimetral. En ese lugar hay un terreno baldío que, por falta de mantenimiento, se ha vuelto una jungla. Por allí los delincuentes ingresan al centro educativo sin ser vistos por los vecinos desde la calle.

Cecilia Martínez dijo que los padres no están autorizados a realizar actividades de recaudación dentro del local escolar. También afirmó que las docentes no pueden hacer comentarios a los medios y que las denuncias las debe presentar el Consejo de Primaria.

Reclamos.

Los padres recibieron al presidente de la Comisión de Seguridad de Salinas, Sergio Ribeiro, quien explicó los posibles pasos a seguir e invitó a la movilización que tendrá lugar el próximo sábado en la Interbalnearia.

La asamblea resolvió presentarse ante el comisario de la Seccional 22ª para reclamar la reposición del servicio de vigilancia 222 con que contaba la escuela hasta el año anterior.

Algunos padres, madres y niños subieron en la caja de la Chevrolet 3100 de Ribeiro y otros montaron en sus motos. En pocos minutos, y tras sortear decenas de pozos, llegaron a la seccional donde se encontraron con un grupo de policías de la Guardia Republicana que se preparaban para salir a patrullar por la zona.

El comisario aceptó que cinco personas ingresaran a su despcho para evaluar la situación. Ante los padres y vecinos de la escuela el jerarca afirmó que no estaba en condiciones de resolver la presencia del agente del servicio 222 pero que podría reforzar el patrullaje durante la noche en el barrio, según señaló la presidente de la Comisión Fomento a El País.

"Nos dijo que en las seccionales no se hacen esos trámites y que él va a elevar la solicitud para ver qué nos pueden mandar. Con respecto a los robos nos dijo que tienen a alguien identificado. Nosotros le dijimos que vamos a seguir peleando por el 222", aseveró.

El consejero de Primaria Héctor Florit confirmó a El País que el martes la escuela 262 de Salinas norte también fue robada. En el lugar hay seguridad privada. Ahora el organismo se encuentra estudiando la contratación de un 222 para la 295.

Primaria contrata 12.000 horas mensuales a empresas de seguridad. El Codicen desarrolló un sistema de alarmas.

Espontáneo

Los padres de la Escuela 295 de Salinas fueron a buscar a sus hijos el martes y se enteraron que por quinta vez, en 10 días, los ladrones habían entrado al centro educativo. En una improvisada asamblea, resolvieron ir todos juntos a la comisaría de la zona, donde había apostados varios efectivos de la Republicana, para reclamar la reposición del servicio 222, con el que contaban el año anterior.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)