Nuevos vientos

Paz en la "guerra de puertos"

Macri levantó prohibición de transbordos en Uruguay del último gobierno kirchnerista.

"Podés venir cuando quieras a Anchorena", le dijo Väzquez. Foto: Fernando Ponzetto

  •  
ANCHORENADANIEL ISGLEAS08 ene 2016

La fotocopia de un decreto de la Presidencia de la Nación argentina firmado por Mauricio Macri fue la primera "señal de buena voluntad", según la evaluación del gobierno uruguayo, de la intención de reconstruir las relaciones entre ambos países tras años de frialdad impuesta por los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández. El decreto puso fin a la prohibición a los buques argentinos a realizar transbordos en terminales portuarias uruguayas, implementada por la expresidenta argentina en noviembre de 2013.

Macri escogió a Uruguay para estrenar sus visitas de Estado. Antes de asumir el 10 de diciembre, Macri había estado en Brasil y Chile, y su única salida hasta ahora como presidente en funciones había sido a la cumbre del Mercosur en Paraguay. El gesto no pasó desapercibido para el presidente Tabaré Vázquez que lo consideró una "deferencia" hacia el Uruguay y una clara muestra de "empatía" entre ambos pueblos.

Vázquez le trasmitió en la reunión de ayer en Anchorena que los dos países deben "tratarse como hermanos, fraternamente" porque tienen mucho en común. Ambos estuvieron reunidos algo más de dos horas, almorzaron cordero e intercambiaron regalos. Vázquez obsequió a Macri una piedra de ágata azul sobre una base de metal dentro de una caja de terciopelo azul.

Macri quedó abrumado por la belleza de la residencia de Anchorena y sus parques. Tanto que Vázquez lo invitó a recorrer el lugar. Pero el mandatario argentino se excusó porque tenía una audiencia en Casa Rosada a las 16 horas. "Pero podés venir cuando quieras a descansar con tu familia", invitó Vázquez. "Mirá que te tomo la palabra…", respondió Macri.

El abrazo que se dieron cuando se encontraron ayer fue una fuerte señal de que las cosas tienden a mejorar en el Río de la Plata.

Los puertos.

Macri apareció en la estancia de Anchorena con un regalo de Reyes para la economía uruguaya: el miércoles 6 aprobó un decreto eliminando la prohibición de que los barcos con carga argentina de exportación hicieran transbordos en puertos de países del Mercosur con los que Argentina no tuviera vigente un acuerdo de carga. Uruguay es el único país que no cumplía con esa condición, lo que en los hechos significó que las cargas argentinas de exportación, principalmente frutas y pescado, tuvieran que dejar de usar las instalaciones de Terminal Cuenca del Plata y Montecon en el puerto de Montevideo.

La prohibición de transbordos en los puertos uruguayos resuelta por el último gobierno K fue "muy poco feliz", reconoció ayer Macri.

La histórica guerra de puertos entre Uruguay y Argentina, que no viene de la época K sino de la época de al colonia, parece encaminarse a un tiempo de paz.

La reunión estuvo casi exenta de protocolo. Poco antes de las 13 horas Vázquez se paró en la puerta de la residencia presidencial esperando saludar a su homólogo. Traje claro, camisa celeste y pantalón azul. Minutos más tarde Macri bajó del helicóptero de la Presidencia argentina en mangas de camisa. Alguien le avisó a Vázquez y se quitó el saco. Ambos quedaron de camisa celeste y pantalón azul.

El mandatario argentino llegó acompañado de su canciller, Susana Malcorra, el jefe de Gabinete Ministerial, Marcos Peña, el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzón, el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo, y el designado embajador de Argentina en Uruguay, Guillermo Montenegro.

Del otro lado, acompañaron a Vázquez el canciller Rodolfo Nin Novoa, el secretario de la Presidencia Miguel Ángel Toma, el embajador uruguayo en Argentina Héctor Lescano y el director general para Asuntos Políticos del Ministerio de Relaciones Exteriores, Martín Vidal.

El comienzo.

Una vez vuelto a Buenos Aires, Macri compartió comentarios sobre su visita a Uruguay en las redes sociales: "Llegó la hora de superar los desencuentros del pasado y mirar juntos hacia el destino común que siempre tuvimos", escribió en Twitter. Y acompañado por la foto del abrazo, añadió: "Estuve en Uruguay, nuestro país hermano, con el presidente Tabaré Vázquez".

En un mensaje ante los medios de prensa de ambos países, Macri apostó a que "esta complementación sea el principio de mucho más".

Tras la reunión y abonando el buen clima, Vázquez dijo ante los medios de ambos lados del Plata que "los dos gobiernos han asumido que las relaciones entre Uruguay y Argentina deben estar a la altura de los pueblos, con relaciones fraternas, de hermanos".

Cuando ambos mandatarios ingresaron a la sala de conferencias de la estancia presidencial, Vázquez invitó a Macri a colocarse en el atril con la bandera uruguaya y él se ubicó en el que tenía la enseña argentina. Vázquez repiqueteó en su mensaje: "debe haber una mejor relación".

TCP felicita a los presidentes.

En rápida reacción, el operador portuario Terminal Cuenca del Plata (TCP) felicitó a los presidentes Mauricio Macri y Tabaré Vázquez por la medida tomada sobre el trasbordo de cargas en los puertos uruguayos.

"A partir del acuerdo entre ambos presidentes el flujo de mercadería podrá retomar su cauce normal que no es más que aquel que brinde mejores condiciones de eficiencia, precio y calidad de servicio", dijo la empresa.

"Siendo TCP la única terminal especializada de contenedores, cuya creación estuvo orientada precisamente a crear el mercado de contenedores de trasbordo en el puerto de Montevideo, fue quien debió soportar el mayor costo debido a la pérdida de la carga argentina. Deseamos que a partir de este acuerdo ambos países puedan retomar la senda del diálogo para desarrollar en conjunto la natural complementariedad logística entre sus puertos", concluyó TCP.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.