VEA EL VIDEO

Luis Lacalle Pou venció a Larrañaga y rompió con todos los pronósticos

Luis Lacalle Pou fue la sorpresa en la noche de las elecciones internas y competirá con Tabaré Vázquez y Pedro Bordaberry por la Presidencia de la República. Tras una arrasadora campaña venció a Jorge Larrañaga, cuyo futuro es una interrogante.

02 jun 2014

Pasadas las 23 horas, con su esposa y tres hijos sobre el escenario armado frente a la Casa del Partido Nacional, Lacalle Pou ofreció un discurso cargado de emoción y cerró una noche que hace un año, cuando las encuestas le daban un 7% de intención de voto, parecía imposible. Minutos después de abiertas las urnas, Factum y Cifra, en ese orden, anunciaron que Lacalle Pou sería el ganador de la interna en el Partido Nacional.

Era la gran sorpresa de la noche. En forma simultánea, se confirmaba lo obvio: que Tabaré Vázquez en el Frente Amplio y Pedro Bordaberry en el Partido Colorado habían ganado con amplia ventaja.

Cuando aún faltaban dos horas para que terminara la jornada electoral, en el comando de Lacalle Pou se manejaban resultados de una encuesta a boca de urna que le daban una ventaja, pero primaba la mesura entre los dirigentes.

Cuando la información fue confirmada, la sede explotó y el ahora candidato único emergió entre abrazos. Según la Corte Electoral, al cierre de esta edición Lacalle obtenía un 56% de los votos en el Partido Nacional contra un 44% de Larrañaga.

"La gente manda más que los políticos y termina tomando estas decisiones", dijo Lacalle Pou a las 22 horas, en su primera alocución tras confirmar que la tendencia era irreversible y minutos después de que Larrañaga admitiera la derrota.

Lacalle Pou afirmó que el hecho de haber sido electo para representar al Partido Nacional en la elección nacional de octubre implica que sobre sus hombros habrá "toneladas de responsabilidad", pero remarcó: "Sentimos que tenemos la espalda ancha y quizás la sabiduría del grupo fue reunirse con gente diferente, gente distinta".

Larrañaga había votado bien en varios departamentos del interior, pero la estructura política del Herrerismo y Aire Fresco en Montevideo y Canelones marcaron la diferencia.

En el comando de Larrañaga los rostros fueron cambiando su semblante con el correr de las horas. El exintendente y senador tenía no solo confianza sino la seguridad de que sería el triunfador pese a las advertencias de las últimas encuestas, indicaron a El País fuentes cercanas a Larrañaga.

Confirmar la derrota fue un "duro golpe" para Larrañaga, que admitió en una breve reunión con sus colaboradores más cercanos que estaba "dolido" y que era momento de "tomar distancia" para "pensar muy bien lo que vamos a hacer". Participantes de la reunión dijeron que Larrañaga estaba "conmovido" y "sorprendido" por el desenlace. Habló con sus dos hijos mayores y sobre las 21.45 horas, en el hotel que eligió para esperar los resultados, apareció en público y asumió la derrota en un discurso cargado de contenido político, tanto por lo que dijo como por lo que deslizó sin profundizar, y también por lo que omitió expresar. "Yo soy el responsable de la derrota y la asumo totalmente", dijo el líder de Futuro Nacional. También dijo que felicitaba "con hidalguía" a Lacalle Pou.

Si no puede ver el video haga click aquí

"Se terminó para mí, pero la lucha continúa. Nosotros tenemos que ser hijos de las urnas y dar la lucha hasta el final por el partido que integramos, el partido de la libertad y la esperanza para que sea la alternativa para miles de uruguayos", afirmó Larrañaga.

"Voy a subir por última vez las escaleras del Directorio del Partido Nacional para darle un abrazo (a Lacalle Pou) y con mi dignidad y mi conciencia que es mía y así la siento", agregó en una alocución que se extendió por unos siete minutos.

Ese "última vez" quedó retumbando en los oídos de sus asesores y compañeros de sector que, consultados por El País, no supieron precisar cuál es el real alcance de tales palabras.

El líder de Futuro Nacional recordó que fue candidato presidencial en 2004, perdió la interna con Luis Alberto Lacalle en 2009 y aceptó ser candidato a vicepresidente. "Pensé que en este 2014 podía tener una mejor suerte", afirmó.

Sin embargo, Larrañaga marcó que esta vez "exclusivamente" él elegirá "la trinchera desde donde luchar", con lo que descartó cualquier posibilidad de integrar la fórmula con Lacalle Pou. Dijo que pensará en Río Negro -donde tiene su chacra- y junto a sus hijos, cómo encarará el futuro, pero remarcó que seguirá "luchando, como no puede ser de otra manera, por el Partido Nacional".

Luego, en la sede del Partido Nacional, Lacalle Pou llegó y saludó a sus correligionarios, fundamentalmente los integrantes de la columna herrerista y, en especial, estrechó en un fuerte abrazo a su padre Luis Alberto Lacalle.

Minutos después ingresó Larrañaga acompañado por senadores y diputados que integran su sector. Abrazó a Lacalle Pou, le palmeó la espalda, volvió a abrazarlo y se hablaron brevemente al oído.
Luego, le anunció: "Nos vamos, suerte, suerte". Lacalle reconoció el valor de Larrañaga y afirmó que lo quiere trabajando por el Partido Nacional para lograr la victoria en las próximas elecciones nacionales.

Lacalle Pou, con 40 años y tres períodos como diputado, será el candidato más joven en competir por la Presidencia. Anunció anoche que hacia octubre mantendrá el estilo de su campaña que denominó "por la positiva" y se caracterizó por evitar la confrontación y ofrecer propuestas de gobierno.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.