EL ASEDIO DEL OCHLEROTATUS ALBIFASCIATUS

Las lluvias trajeron una invasión de mosquitos

Esta especie soporta el frío a diferencia de las más comunes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En varias zonas de la capital se pudo observar una masiva presencia de mosquitos. Foto: AFP

Las intensas precipitaciones que se registraron en los últimos días, no solo han provocado inundaciones en distintos departamentos del país, sino que han traído una invasión de mosquitos del tipo Ochlerotatus albifasciatus.

Se trata de una especie conocida como "charquero" o "el mosquito de las inundaciones" y tiene la particularidad de ser resistente a bajas temperaturas.

"Prefieren los veinte grados a los treinta en los que están cómodas otras especies", explicaron los expertos en el tema. Según dicen, esta masiva presencia de mosquitos es un fenómeno "totalmente normal", como consecuencia de las lluvias e inundaciones.

Como todo mosquito, el Ochlerotatus albifasciatus se desarrolla en criaderos naturales como en las orillas de los charcos y pese a que sus ciclos de vida tienen entre 10 y 14 días y comienzan a extinguirse en momento de sequía, las lluvias continuas y el clima propicio pueden hacer que los huevos se reproduzcan nuevamente. Incluso, con ciertas condiciones de humedad, pueden llegar a conservarse más de un año. "Los huevos eclosionan con las lluvias, las larvas se desarrollan en una a dos semanas y, cuando las condiciones lo permiten, los adultos emergen todos juntos formando estas invasiones", explicó la doctora en ciencias biológicas Patricia González.

No es transmisor.

A diferencia del conocido Aedes aegypti, esta especie no es considerada vector del dengue o la chikungunya, pero las picaduras de las hembras producen inconvenientes en el ámbito urbano y efectos más severosen las áreas rurales (donde afectan la producción ganadera y lechera).

Si pica a las personas puede producir las alergias típicas de esos insectos, pero la situación es completamente distinta cuando el mosquito pica a vacas o caballos. En estos casos puede transmitir una virosis que provoca encefalitis, llevando a la muerte a los animales. Este tipo de mosquito hembra, ingiere sangre entre 2 y 4 veces al día, lo cual incrementa el riesgo.

Las autoridades de la Intendencia de Montevideo están atentas a la situación y han aclarado que hasta el momento se ha verificado su presencia únicamente en las ciudades y no en zonas rurales.

Por ahora no tienen pensado realizar fumigaciones, lo que puede cambiar si el mosquito prolifera aún más.

Argentina.

El fenómeno también está presente en el vecino país, donde la presencia de este tipo de insectos, puede observarse en plazas, parques y jardines de Buenos Aires.

Es una de las treinta especies que habitan en esas zonas urbanas, y pueden llegar a vivir incluso en las zonas más frías como Tierra del Fuego o en el glaciar Perito Moreno.

Vestimenta.

Para evitar las picaduras del mosquito Ochlerotatus albifasciatus, los expertos recomiendan la utilización de prendas con mangas largas y piernas cubiertas al momento de salir al exterior.

Hogares.

En el caso de las viviendas, la mejor forma de prevenir la presencia de estos mosquitos en los hogares es colocar mosquiteros en aberturas y ventanas.

Repelente.

Sobre todo cuando se está al aire libre, es fundamental la utilización de repelente (autorizado por el MSP) en los lugares donde está la piel expuesta e incluso sobre las prendas de vestir.

Por la mañana.

En los hogares los expertos recomiendan la utilización de espirales y tabletas repelentes, sobre todo en el horario donde hay más presencia de mosquitos, que en el caso del Ochlerotatus albifasciatus es de mañana.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)