UN CASO CON REPERCUSIÓN

Las llamadas de Pereyra y sus favores a la barra de Peñarol

Hinchas de Peñarol apelaron a ella cuando la Policía controló sus ómnibus.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pereyra: "intercedí y mejoró vínculos de hinchas con el Ministerio del Interior". Foto: A. Colmegna

La diputada del MPP y esposa del ministro del Interior, Susana Pereyra, admitió ayer que ha hecho gestiones ante el gobierno para la barra de Peñarol y dijo que desde que esto ocurre la relación de los hinchas con el Ministerio del Interior "ha mejorado". También estimó que en el expediente judicial que durante tres años investigó a los barrabravas de Peñarol, hay transcripciones de conversaciones que mantuvo con los hinchas. El País había informado que en una de las interceptaciones, un hincha advertía a otro que sus teléfonos estaban "pinchados" y decía saberlo porque Pereyra se lo había advertido. Las transcripciones de las escuchas no forman parte del expediente judicial archivado —y ahora público— y se encuentran en la caja fuerte de la sede judicial por orden de la jueza Ana Ruibal.

En el programa "La tarde en casa" de Canal 10, Pereyra negó que hubiera advertido a barrabravas de Peñarol que sus teléfonos estaban intervenidos.

Pereyra dijo: "Lo desmiento categóricamente. Esto no entra en la cabeza de nadie. Primero lo burdo del planteo de llamar a los hinchas de Peñarol para decirles que sus teléfonos están pinchados. Eso ofende la inteligencia". Enseguida agregó: "Pero además, yo no puedo acceder a esa información, es judicial. No sé si el ministro (del Interior) o el subsecretario de esa cartera acceden a esa información porque es una escucha que hace la Justicia".

No obstante, luego dijo que hubo dos llamadas suyas que estaban en el expediente judicial. "Hay llamadas del día que Peñarol jugó un partido internacional y salieron y había un atascamiento, una demora en la frontera. Y me llaman para decirme: mirá lo que nos están haciendo. Esas son las escuchas que hay", expresó la parlamentaria. Agregó que recibió una llamada de un empresario, que es hincha de Peñarol y que estaba con "Juanita, que es una señora mayor que iba en el ómnibus. No sé si él tenía o no pinchado el teléfono. Estamos acá hace horas, me dice".

Pereyra detalló otra llamada, esta recibida en oportunidad de que un ómnibus había sido detenido en la ruta por efectivos policiales. "Y hay otra (llamada) que me dicen: nos pararon varias veces, estamos acá demorados, ¿qué pasa?. Son procedimientos. Esas son las llamadas que hay en el expediente", reconoció la legisladora.

La investigación a los barrabravas fue iniciada en marzo de 2013 por el entonces juez penal de 13er Turno, Homero da Costa y el ex fiscal penal, Ariel Cancela. Se inició luego que a un traficante de drogas se le encontraran en su domicilio 50 entradas de obsequio para el partido Vélez-Peñarol. Este individuo declaró que había recibido las entradas de manos de un jefe de la barra aurinegra. A principios de este año, la fiscal penal Mariela Luzi entendió que no había novedades en la investigación y solicitó a Da Costa que archivara el expediente.

Como se le acercaba la fecha de su retiro, Da Costa resolvió que la jueza que lo suplantara, Ruibal, decidiera si había méritos o no para continuar con la indagatoria, que llegó a probar que los barrabravas escondían a prófugos de la Justicia en sus viajes internacionales y los sacaban o entraban al Uruguay burlando los controles fronterizos. Ruibal hizo lugar al pedido de la fiscal, desclasificó el jueves 4 el expediente y mantuvo reservadas todas las transcripciones de las escuchas telefónicas. En la misma entrevista, luego de haberlo dado como un hecho, Pereyra matizó sus comentarios sobre las escuchas telefónicas.

"Lo que ahora se puso en una caja fuerte son las escuchas para preservar las conversaciones de las personas. Y digo yo que son esas conversaciones" con los hinchas las que figuran. Reconoció que, en una oportunidad, intercedió ante el ex ministro de Transporte, Enrique Pintado porque la hinchada debía acompañar a Peñarol en el extranjero y los ómnibus no contaban con permisos. "Yo llamé, por sentido común, soy parte del gobierno y quiero que las cosas salgan bien", dijo.

Negativa.

La diputada del MPP, Susana Pereyra rechazó versiones periodísticas que señalaban que había avisado a barrabravas de Peñarol que sus teléfonos estaban "pinchados" por la Policía. "Esto no entra en la cabeza de nadie. Primero lo burdo del planteo de llamar a los hinchas de Peñarol para decirles que sus teléfonos están pinchados", expresó. Pereyra destacó ayer: "Por ser la esposa del ministro del Interior y ser parte de este gobierno quiero que las cosas salgan bien. Me involucro, contengo, es la población con la que trabajo".

Preocupa vínculo con hinchas violentos.

El senador de Vamos Uruguay, Pedro Bordaberry, dijo que debía ser muy cuidadoso al hablar sobre la vinculación de la diputada del MPP, Susana Pereyra, con la barrabrava de Peñarol. Tras advertir que la Justicia Penal investiga ilícitos, Bordaberry dijo que el Parlamento analiza responsabilidades políticas.

"Hay responsabilidad política si un ministro o una parlamentaria regala entradas a barrabravas. Si una legisladora le avisa a barrabravas que sus teléfonos están pinchados hay un desarreglo de la conducta política que genera responsabilidad que puede llegar a la expulsión ", dijo ayer a El País TV. Bordaberry solicitó informes al Poder Judicial para tener datos sobre el expediente judicial vinculado a los barrabravas aurinegros. La jueza penal Ana Ruibal archivó el expediente a pedido de la fiscal Mariela Luzi.

"No quiero ver el expediente para analizar si la Justicia actuó bien o mal. Quiero verlo para saber si alguien actuó mal desde el punto de vista político", aclaró. El parlamentario sostuvo que también se menciona en el expediente que el Ministerio de Transporte autorizó salidas del país a ómnibus de barrabravas que carecían de permisos. Agregó que también solicitó datos a dicha cartera sobre esos avales.

Bordaberry sostuvo que también pidió informes al Ministerio del Interior, ya que la propia esposa del ministro Eduardo Bonomi reconoció vínculos con hinchas mirasoles. "No digo que sea cierto, pero si tu mujer está pasando información a barrabravas del trabajo de la Policía, hay una omisión muy grande", dijo el legislador colorado. Agregó que si se comprueba que esos trascendidos periodísticos son verdades, "también hay una responsabilidad política muy grande de la legisladora del MPP (Susana Pereyra)".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)