Abre en 2016

Otro liceo público-privado crece en el barrio Puntas de Manga

La construcción en pleno barrio Puntas de Manga es gigantesca. De dos pisos. Con ocho salones, comedor, gimnasio, laboratorio, dos baños para varones y dos para niñas. Patio es lo que sobra, hectáreas y hectáreas de terreno; cancha de fútbol 11, cancha de fútbol 5, cancha de básquetbol.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Espigas. Se construye en el terreno de la Fundación Retoño. Foto: Ariel Colmenaga

El liceo Espigas, institución de gestión privada en medio de la polémica, abrirá sus puertas en 2016. El edificio estará pronto en septiembre. Atenderá a 75 alumnos separados en tres primeros.

Cuatro millones de dólares son los que la Fundación Retoño invierte para este "nuevo sueño", como lo define su presidenta y fundadora, Nina von Maltzahn, que nació en Estados Unidos, se crió en Suiza y llegó a Uruguay por primera vez en 1970, cuando su marido, que diez años antes había sido nombrado director del laboratorio Roche para Sudamérica, decidió radicarse en el país.

Retoño adquirió en el año 2002 el terreno de 10 hectáreas ubicado en Av. de las Instrucciones 4568. El objetivo era generar proyectos de carácter social. El primer acuerdo lo hicieron con el Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay (INAU), así fue que se instaló en el lugar un CAIF y un Club de Niños, donde se le da apoyo a quienes asisten a las escuelas de la zona. También está instalado en el predio un consultorio para el primer nivel de atención, donde, entre otras cosas, se dan las vacunas antitetánica, contra la gripe y contra el virus del papiloma humano (HPV).

Pero la fundación quiso ir a más y pensó en tener su primer liceo público de gestión privada que abrirá el año próximo. Ya tiene a sus primeros 75 alumnos seleccionados. "Los elegimos por sorteo, sin ninguna preselección, los que se anotaron participaron", explicó Nina.

La elección de los alumnos se hizo de la siguiente manera: autoridades de Retoño visitaron a fines del año pasado cuatro escuelas públicas de la zona, hicieron el llamado, se anotaron 87 niños, hicieron un sorteo con ellos presentes y ante un escribano público, y de allí salieron 75. Los demás quedaron en una lista de espera en caso de que algún alumno decida no ir (cosa poco probable) o se mude del barrio.

Consultada sobre las críticas que suelen hacer los sindicatos a estas instituciones, Nina fue clara: "Aquí no hay nada que genere dudas, se hizo un sorteo entre los niños que viven acá, no fuimos ni a Pocitos ni a Carrasco, fuimos adonde hay carencias, queremos ayudar".

Preparación.

La novedad de la nueva institución es que, a diferencia de los otros centros de gestión público-privada, y del sistema educativo en general, la preparación de los futuros alumnos se inicia antes de que pasen a primero de liceo.

Desde marzo, los 75 elegidos están yendo a la Fundación Retoño. El plan, llamado proyecto Simiente, es nivelar sus conocimientos para que cuando lleguen a primero de liceo estén preparados académicamente, pero también acostumbrados a un régimen por el cual tienen más de una maestra.

Uno de los grandes problemas que se les suele achacar a las autoridades del sistema educativo es que el pasaje de sexto de escuela (donde hay una sola maestra) a primero de liceo (donde pasa a haber 13 profesores) es demasiado violento para que el niño pueda asimilarlo.

La propia directora general de Primaria, Irupé Buzzetti, dijo la semana pasada en una entrevista con El País: "Lo que pasa es que en la escuela están contenidos y luego se van a una institución a 15 cuadras de la casa, que en vez de 250 alumnos tiene 3.000. Los que van desde una escuela de tiempo completo, también se quedan sin la comida".

La Fundación Retoño trata de solucionar esto al generar un plan por el cual los alumnos reciben, según el horario, desayuno, almuerzo y merienda. Tienen varios profesores, porque además de una maestra que los ayuda en las materias del currículo de primaria, tienen clases adicionales de computación, inglés y arte. El predio también cuenta con una chacra para que los alumnos aprendan a cultivar.

"De esta manera los chicos van entrando en el hábito de ir a una institución doble horario, en la que tienen distintos profesoras y más materias que las que exigen los programas oficiales", explicó Nina.

El colegio Espigas es para Ciclo Básico, de primero a tercero de liceo. Como el año próximo el edificio va a quedar grande, le van a ceder a UTU el espacio para que instale allí, provisoriamente, un ciclo básico agrario.

UNA INICIATIVA QUE SE MULTIPLICA.

1 - Jubilar, el pionero.

El liceo Jubilar Juan Pablo II se fundó en 2003. Fue el primer público de gestión privada. Recibe 400 alumnos al año. Entre ellos, 120 adultos que quieren terminar el Ciclo Básico, en un plan que compacta 3 años en 1.

2 - Impulso, su tercer año.

Se fundó en 2013. Recibe 100 alumnos por año, aunque las vacantes que se abren no suelen ser más de 80, dado que los hermanos de los estudiantes que ya asisten pueden inscribirse sin sorteo. Cuenta con 300 alumnos.

3 - Providencia, su segundo año.

Abrió en 2012. Recibe a unos 60 alumnos por año. También cuenta con un Club de Niños (un centro de educación complementaria para niños en edad escolar). Los que van al Club luego pueden pasar directamente al liceo.

4 - Francisco llega a Paysandú.

El liceo Francisco está inspirado en el Jubilar. Allí empezaron a estudiar esta semana 50 adolescentes que viven en barrios de contexto crítico. El Papa les regaló una tablet que van a subastar para conseguir fondos.

5 - Pinos y Anima, tecnológicos.

Los Pinos prepara la creación de un ciclo básico tecnológico para Casavalle, que empezaría a operar en 2016. En tanto, un grupo de profesionales planea abrir ese año la institución Anima, con un bachillerato tecnológico.

6 - Liceo obrero de la FOEB.

Liceo público de gestión privada para hijos y trabajadores del sindicato de la bebida, que estaría operativo en 2016. Este sería de doble turno y en él se enseñaría también oficios. No cuenta con el visto bueno del Pit-Cnt.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)