VIDEO

Un libro que puede cambiar la vida y la salud de los niños del Cerro

Un grupo de pediatras decidió organizar una biblioteca en el medio de un centro asistencial para que los niños más vulnerables tengan acceso a libros. Diana Sastre, una de las médicas, cuenta en primera persona de qué se trata.

Diana Sastre es pediatra. Nació en Tacuarembó y según ella, a los 15 años entendió que quería hacer algo por los demás. Comenzó a estudiar medicina y supo que sus pacientes serían los niños. "Yo hice el internado en el Saint Bois y veíamos niños y adultos. Adultos complicados que venían, los restaurábamos y a la semana volvían con las mismas cosas. Y ahí yo dije, lo que me gusta es trabajar con los niños porque justamente hay más posibilidades de cambiar conducta", cuenta convencida.

Son las diez de la mañana de un lunes frío de este invierno que no se va. La policlínica de ASSE en el Cerro está repleta. Para llegar a pediatría hay que atravesar varias salas de espera y un pasillo con poco espacio. Un cartel advierte cuáles son los medicamentos que faltan. Hay muchos pacientes. Muchos. Cruzando un patio están los consultorios para niños. Allí están Diana y su equipo. Hace 14 años que atiende en el Cerro.

Unos 1.800 niños se asisten en la policlínica cada mes". Tenemos familias monoparentales, con tres o cuatro niños a cargo solo de la mamá. Con situaciones de violencia, de abandono", dice.

Diana Sastre, pediatra de la policlínica del Cerro. Foto: Florencia Barré
Diana Sastre, pediatra de la policlínica del Cerro. Foto: Florencia Barré

Desde hace tiempo había algo que se estaba reiterando y preocupaba a los médicos: cada vez más niños repetían la escuela y cada vez más madres no sabían leer ni escribir. Los niños venían faltos de estímulos y la mayoría nunca había visto un libro.

Diana y su equipo advirtieron de la situación, buscaron ayuda en las instituciones, pero las puertas no se abrieron. Se chocaron con un sistema y tiempos institucionales y políticos que no son los que un niño en situación vulnerable necesita. Cuenta que se reunieron con integrantes de todos los partidos políticos, pero no lograron mucha atención. "Hay un desajuste entre lo que dice la fuerza política, nuestro actual gobierno, para el cual es prioridad la infancia, y las autoridades así nos lo han transmitido y después cuando se van a ejecutar y distribuir los dineros, vemos que no hay un acompañamiento", agrega.

Cansados de insistir, finalmente decidieron pensar en una iniciativa que partiera de los propios médicos y buscar la ayuda del barrio y de otras instituciones. Desde diciembre del año pasado, y con el apoyo del Sindicato Médico, comenzaron a organizar una biblioteca dentro de la policlínica. Crearon un programa de estimulación de lectura, que ayuda a los niños a superar los problemas de aprendizaje. Cada niño puede llevarse un libro luego de la consulta. Y lo devuelve a la consulta siguiente.

Hoy siguen aceptando donaciones de libros y voluntarios para las lecturas. Los martes, con la colaboración del Programa de Lectura del MEC, varios escritores se acercan al Cerro para compartir un libro con los niños que esperan a su pediatra. "El país se retrasa, y se retrasa porque hay una gran iniquidad. ¿De qué dependen estos niños? El pronóstico educativo depende de la educación de sus padres y sus padres tienen primaria incompleta. Si habrá que trabajar", concluye Diana. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)