CONSEJOS DE SALARIOS DEL SECTOR PRIVADO

Lanzan hoy nueva ronda salarial sin modificaciones de las pautas

Consultoras señalan que el mercado laboral está signado por la tecnología.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Murro. En la pasada ronda salarial, gobierno no acompañó 40% de acuerdos. Foto: EFE

Cinco de los principales asesores en recursos humanos advirtieron ayer en un foro organizado por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social que el mercado laboral actual y el que se viene están signados por la tecnología, robots y competencia global. Además plantearon que para los nuevos trabajadores lo importante no pasa por el salario sino por la flexibilidad horaria —"no solo para ir al médico sino a la defensa de tesis de un amigo"—, empleos que impliquen hacer carrera en el corto plazo, proyectos con desafíos y autonomía.

Las pistas parecieron un llamado de atención previo a la instauración del Consejo Superior Tripartito del sector privado, que se hace hoy para el inicio de la tercera etapa de la sexta ronda salarial, con 109 grupos, la más grande, y que se encuentra marcada por la puja entre el Pit-Cnt y el gobierno por las pautas salariales.

Según dijo el ministro Ernesto Murro, en el 40% de los acuerdos firmados en la ronda que se extendió entre 2015 y el primer semestre de 2016 el Poder Ejecutivo o votó en contra, o se abstuvo, o votó con una de las partes o lo hizo solo (una de las partes se abstuvo y la otra votó en contra).

Ayer Murro dijo a El País que los insumos presentados por las consultoras serán tomados en cuenta por el gobierno aunque afirmó que parte de estos se están canalizando a través de mesas de trabajo como la instrumentada por el Pit-Cnt y el sector industrial sobre la reducción de la jornada laboral y otras comisiones a nivel ministerial sobre cómo regular las nuevas tecnologías como Uber.

"Esto es bueno para la negociación colectiva. Es bueno para la gestión humana de las empresas y son aportes técnicos que nos van a ayudar a elaborar un diagnóstico para tomar acciones", dijo Murro. "Hacemos estas cosas para ver la realidad y ver cómo nos paramos ante ella y cómo la transformamos en base a lo que tiene como objetivo el gobierno", agregó.

Robots.

La realidad planteada ayer por las consultoras fue resumida al cierre del evento por Geraldine Delfino, de PwC: "La tecnología y los robots nos persiguen". Es que la mención a la automatización y la tecnificación recorrió todas las presentaciones. El director de Advice, Federico Muttoni, dio un paso más e hizo una consulta a la empresa Rethink Robotics por su robot Baxter. La empresa le contestó que el costo del mismo es de US$ 25.000 más un service y que podrían comenzar a llegar al país en seis meses. Y le informó que también podría contratar a Sawyer, "el hermano que trabaja más y sale más barato". "Y estos no hacen paros ni se les paga salarios", dijo Muttoni, quien citando un estudio del IEEM mencionó que el 54% de los puestos en Uruguay podrían ser automatizados en 20 años. "No podemos parar el mundo y bajarnos (...) La ola de la tecnología va a llegar y más vale que nos agarre en la tabla remando. Tenemos que estar juntos empresa y trabajadores, la realidad es que el trabajo cada vez es menos seguro", dijo Muttoni.

Gonzalo Incasuriaga, de Ferrere, sostuvo que en ese contexto "el trabajador comodín es cada vez más valorado. La predisposición a adaptarse a jugar en todos los equipos, es una ventaja comparativa de los uruguayos". Incasuriaga mencionó que "hace 12 años trabajamos con gente que tiene otros valores y otra cabeza" y el mercado tampoco es el mismo ya que "se desdibujan los límites de las industrias" al punto que "52% de las empresas Fortune 500 han desaparecido desde los 2000. Esto muestra la velocidad con la que están pasando las cosas".

María Volpi, de KPMG, a su turno dijo que las demandas de las empresas también han cambiado: "Las empresas demandan proactividad, trabajo en equipo, relacionamiento interpersonal, creatividad, flexibilidad y adaptación, liderazgo, visión sistémica". Pero planteó que no son solo los jóvenes los que han cambiado el perfil del trabajador sino que "otras generaciones comparten la alta rotación, la menor tolerancia ante situaciones de malestar laboral, importancia del balance de la vida personal y el trabajo, lo que hace que cueste cubrir posiciones de sábado y domingo incluso de medio día".

Con ese panorama, Verónica Melián, de Deloitte, planteó que las empresas tienen un desafío en generar una cultura de trabajo para el desarrollo y para eso habrá que "rescatar historias positivas que refuercen el mensaje".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)