FOTOGALERÍA

Lago soñado demandará un mes más de trabajos

La licitación para las lanchitas y los juegos náuticos quedó desierta, pero la IMM hará otro llamado.

Los trabajos continúan en islas del lado con obreros de la IMM. Foto: Fernando Ponzetto
Los trabajos continúan en islas del lado con obreros de la IMM. Foto: Fernando Ponzetto
Los trabajos continúan en islas del lado con obreros de la IMM. Foto: Fernando Ponzetto
Los trabajos continúan en islas del lado con obreros de la IMM. Foto: Fernando Ponzetto
Los trabajos continúan en islas del lado con obreros de la IMM. Foto: Fernando Ponzetto
Los trabajos continúan en islas del lado con obreros de la IMM. Foto: Fernando Ponzetto
Los trabajos continúan en islas del lado con obreros de la IMM. Foto: Fernando Ponzetto
Los trabajos continúan en islas del lado con obreros de la IMM. Foto: Fernando Ponzetto
Los trabajos continúan en islas del lado con obreros de la IMM. Foto: Fernando Ponzetto
Los trabajos continúan en islas del lado con obreros de la IMM. Foto: Fernando Ponzetto
Los trabajos continúan en islas del lado con obreros de la IMM. Foto: Fernando Ponzetto
Los trabajos continúan en islas del lado con obreros de la IMM. Foto: Fernando Ponzetto
Los trabajos continúan en islas del lado con obreros de la IMM. Foto: Fernando Ponzetto
Los trabajos continúan en islas del lado con obreros de la IMM. Foto: Fernando Ponzetto
Los trabajos continúan en islas del lado con obreros de la IMM. Foto: Fernando Ponzetto
Los trabajos continúan en islas del lado con obreros de la IMM. Foto: Fernando Ponzetto

Dentro de veinte días comenzarán a realizarse las pruebas para bombear el agua en el principal lago del Parque Rodó, que en parte está perimetrado por las avenidas Gonzalo Ramírez y Julio Herrera y Reissig. La inauguración de las nuevas obras estaba prevista para mayo pero habrá que esperar a las postrimerías de julio. Lo último a determinar fue el sitio de emplazamiento de las bombas de agua.

Mientras tanto, una vez terminadas todas las tareas de albañilería en los muros de contención, prosigue en estos días un despliegue reparador similar en las islas.

En principio, en la apertura del lago no marcarán su presencia tradicional las lanchitas. Eso se debe a que quedó desierto el llamado a ofertas realizado recientemente por licitación.

Los pliegos de ésta serán modificados para atraer a interesados en un próximo llamado que hará la Intendencia de Montevideo.

La concesión comercial prevista en primera instancia estaba destinada a emprendedores que quisieran instalar atracciones acuáticas, como ser el arrendamiento de deslizadores, botes con remos, góndolas y otros de similares características.

Por la concesión otorgada, se había fijado un canon y varias prestaciones, desde el mantenimiento de las áreas verdes hasta la limpieza de la totalidad del lago, de los residuos orgánicos como inorgánicos depositados en la superficie. Se establecía incluso el precio por las atracciones acuáticas, que no podría superar los $ 100 por persona y por cada media hora.

Sorpresas y retrasos.

En los cálculos primarios fue fijado un presupuesto de 4 millones de dólares pero las obras demandarán por lo menos otro millón.

No bien comenzó a trabajarse en el lago ya vaciado de agua se constató que el fondo estaba por debajo del nivel del caño de salida natural. Para solucionar ese problema hubo que nivelar todo el terreno y establecer un piso más firme, con un tendido de balasto.

Otro imprevisto fue el muy mal estado de los muros de contención, tanto en el lago como en las islas. A lo largo de una importante cantidad de metros, esas paredes se hallaban en condiciones críticas, en algunos tramos los ladrillos se habían desmoronado. La argamasa que los unía estaba hecha polvo. Asimismo se encontraban destrozadas todas las bombas, razón que dejó las aguas del lago estancadas durante años.

En volquetas y camiones, se ha sacado más de seis mil metros cúbicos de sedimentos. Y en esta labor también aparecieron contratiempos. El nivel de contaminación de esos sedimentos exigió desistir de llevarlos a un cercano predio de Punta Carretas y decidir transportarlos hasta la usina de Felipe Cardoso. Debido a que los suelos han permanecido fangosos por el ingreso permanente de agua de la napa, la IMM a través de su propio servicio de Obras por Administración debió arrendar máquinas de orugas, retroexcavadoras o retrocargadoras, algo que también dilató lo planificado.

DESPUÉS DE 18 AÑOS SIN LIMPIEZA.

Entre islas y bocas de tormenta.

Desde inicios de noviembre hasta el presente, por día trabajan en el lago de 6 a 7 obreros de la IMM, entre maquinistas, camioneros y operadores de las bombas. Las patologías del lago terminaron agudizándose por la falta de un mantenimiento sostenido. La última limpieza se había efectuado en 1998. Hasta el lago entran las bocas de tormenta de una calle interna del parque, por donde se cuelan hojas o ramas, además de las que caen en invierno desde las decenas de árboles circundantes y se pudren en las aguas, generando el lodo al cual contribuyen los peces y las aves.

No bien se dasagotó el lago en noviembre de 2016, aparecieron en su fondo fangoso elementos impensados: tanques de metal, envases y bolsas de plástico, un carrito de supermercado, sillas, un inodoro, una baliza, el cajón de una máquina registradora, restos de palmeras y hasta lanchitas hundidas. Una sucesión de contratiempos llevó a que desde entonces no pudiera cumplirse con los plazos de finalización de obras, febrero primero y después mayo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)