El horizonte de la industria láctea

Lácteas no van a pagar intereses por crédito

Vázquez dijo que la ayuda es ”como para tirarse de cabeza”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Vázquez dijo que crisis láctea es causada por el derrumbe de los precios internacionales. Foto: Presidencia

El gobierno anunció que hará todavía más atractivo el paquete de ayuda para la industria láctea porque la asistencia crediticia, además de los tres años de gracia ya anunciados, no tendrá intereses. La noticia fue recibida con gran beneplácito por las empresas.

Los detalles los explicaron en Paysandú a las cuatro empresas a las que Venezuela adeuda US$ 93 millones, el subsecretario de Economía, Pablo Ferreri, el ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre, el subsecretario, Enzo Benech y el presidente del Instituto Nacional de la Leche, Ricardo de Izaguirre.

El crédito será por US$ 66 millones, de los cuales aproximadamente US$ 44 millones irán para Conaprole y el resto se distribuirán entre Calcar, Claldy y Pili en función de los montos que les adeuda Venezuela. El gerente general de Claldy, Erwin Bachmann, dijo a El País que la iniciativa es "muy bienvenida" y puede representar una ayuda "brutal". Esta semana la industria recibirá detalles del Banco República respecto a la forma en que se instrumentará la ayuda. Claldy todavía no ha cobrado un dólar de Venezuela.

Hugo Pareschi, gerente general de Calcar comentó a El País que "de las crisis se sale con plazos y tasas bajas y acá se están cumpliendo esas dos condiciones por lo que estamos muy conformes con esta solución para enfrentar una situación muy complicada". En el caso de Calcar, cobró 500 toneladas de queso de las 1.375 que envió, por lo que recibió pagos por aproximadamente el 36% de lo embarcado. La empresa Pili de Paysandú recibió el 80% de lo que exportó.

Fuentes al tanto de la instrumentación de la ayuda dijeron a El País que Conaprole necesitaría US$ 50 millones, pero que recibirá algo más de US$ 40 millones: por disposiciones internas el Banco República no puede prestarle la primera cifra mencionada. La mayor empresa láctea de Uruguay cobró el 40% de lo que exportó a Venezuela. La solución que instrumentó el gobierno no contempla los US$ 27 millones que Venezuela ya le adeudaba antes de que los presidentes Tabaré Vázquez y Nicolás Maduro suscribieran un acuerdo para la exportación de alimentos uruguayos a Venezuela.

Pero ninguno de los actores involucrados se atreve a decir todavía que la industria vaya a poder mantener el precio que le paga a los tamberos gracias a la asistencia que recibirá. Ese aspecto es clave porque el gobierno no quiere nuevas reducciones de esos valores que ya no cubren los costos de los tamberos. Conaprole es la empresa que más paga a los productores (hoy alrededor de $ 8 el litro) mientras que Claldy, Pili y Calcar pagan alrededor de $ 6.

El crédito tiene tres años de gracia porque se supone que ese es el plazo en el cual se revertiría el muy bajo nivel actual de los precios internacionales de los lácteos.

El presidente Vázquez dijo ayer en Paysandú que se pretende que vayan US$ 15 millones para empresas menores y US$ 42 millones para Conaprole. "Es un crédito que estoy seguro que si se lo ofrecen a cualquiera, se tiran de cabeza para agarrarlo porque es a pagar en seis años, con los primeros tres sin pagar nada ni amortizar ni pagar intereses". De todas formas, Vázquez sostuvo que el sector lechero no está en crisis porque Venezuela no paga sino porque en un año y dos meses el precio internacional de la leche cayó 60%. El gobierno ofreció la solución crediticia porque le da gran importancia al sector lechero pese a que las exportaciones a Venezuela no pagadas eran negocios privados, explicó. Vázquez reiteró que en los próximos días puede haber novedades respecto a nuevos pagos de Venezuela.

Otro grupo de empresas (fábricas de pintura, de neumáticos, laboratorios) sigue sin tener noticias de los US$ 74 millones que les adeuda el gobierno de Maduro.

Plantas de Conaprole.

Por otro lado, el sindicato Federación de la Industria Láctea analizará hoy el anunciado cierre por un mes de dos plantas, una en Rincón del Pino (San José) y otra cerca de Mercedes. El dirigente Heber Figuerola dijo a El País que el sindicato reclama que se prescinda de las empresas tercerizadas. El cierre involucraría a unos 150 trabajadores, aunque como se adelantarían licencias solamente irían a seguro de paro unos treinta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)