NUEVO ROL PARA EXPRESIDENTE

Lacalle pide aprovechar interés chino en la región

El exmandatario, en un nuevo libro, ve un escenario distinto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Visión de Lacalle: EEUU dejó un espacio y las cancillerías deben ser inteligentes. Foto: F. Ponzetto

América Latina se encamina a una época de desideologización en la que deberá actuar con pragmatismo para aprovechar al máximo la presencia de un nuevo actor en la región como es China, sostiene el expresidente Luis Alberto Lacalle en su nuevo libro "América Latina, entre Trump y China, el cambio esperado", que se presentará el 1° de junio a las 19 horas en el hotel Hyatt Centric Montevideo.

Participarán de la presentación de la obra el excanciller durante el gobierno de Lacalle, Sergio Abreu, y el periodista Alfonso Lessa.

A Lacalle le hubiera gustado incluso que el libro se hubiera llamado "Game-Changer", una expresión en inglés que podría traducirse como "punto de inflexión", o "cambio en las reglas de juego".

Lacalle explicó a El País que en su libro desarrolla la idea de que "el aislacionismo que plantea el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, la finalización del modelo castrista y el avance chino colocan a nuestro continente en una encrucijada en la cual aparece un nuevo gran jugador". "Es un hecho de la realidad. No lo podemos calificar ni de bueno ni de malo. Los Estados Unidos con Trump vuelven a una posición digamos que muy norteamericanocentrista. Esta tendencia no es nueva. Deja un espacio y en ese espacio aparece China. Y frente a ello, las cancillerías de nuestros países tienen que actuar con inteligencia", sostiene el exmandatario.

"Creo que la presencia internacional china es distinta de la de las grandes potencias de la historia. En su manera de encarar la influencia en el mundo tiene características chinas, valga el pleonasmo. Tienen la sensación de que el tiempo es sin límite, de que hay tiempo para todo. China tiene 4.000 años de edad. Es un país que nadie sabe cuándo empezó. Cuando el hombre empezó a relatar la historia, China ya estaba. Creo que con una política inteligente nosotros podemos recibir inversiones muy importantes y mejorar nuestra presencia en el mercado para agregar valor a la soja o eliminar los aranceles a la carne. Las inversiones, en la medida que cumplan las leyes del país, me parecen muy importantes. Se está planeando una inversión en La Paloma, para explotar la anchoíta, han comprado frigoríficos, han comprado el dique flotante en Montevideo. Hay un nuevo jugador y para un país chico el que haya dos parroquias, para ir a rezar entre comillas, siempre es mejor que una sola parroquia", plantea Lacalle.

Libre comercio.

Al expresidente no se le escapa la ironía de que ahora China parece la campeona del libre comercio, papel que antes tenía Estados Unidos. "Hay todo un capítulo en el que hablo de la inversión de roles. Si uno no hubiera sabido que era el presidente chino el que dio el discurso del foro de Davos, hubiera pensado que lo había dado un empresario de Estados Unidos, de Europa o un político europeo. Pero era el chino que increíblemente está diciendo que el comercio abierto sirve, cosa que a nosotros nos interesa (...) El presidente Trump está con esa visión de que el comercio libre no es bueno. A nosotros nos sirve el comercio internacional. Lo que quiero provocar es una reflexión, con una visión muy abierta, para que nos demos cuenta de que hay oportunidades en esa bipolaridad que antes no existían", agregó.

Lacalle cree que fue un gran logro que China se integrara a la Organización Mundial del Comercio y que al retirarse del TPP (Acuerdo Transpacífico) Estados Unidos "se va de un escenario en el que era principal actor y ahí China se va a meter cada vez más, y Chile y Colombia, México y Perú van a seguir sus relaciones con ella".

"Sostengo que en nuestras tierras viene un tiempo nuevo de gran pragmatismo. Para eliminar la inflación, la pobreza, fomentar el comercio, no hace falta ni socialismo ni neoliberalismo, sino un sentido pragmático. Va a ser menos doctrinal la política, menos aferrada a ideologías", considera Lacalle.

Ese pragmatismo debe llegar a la política exterior uruguaya. "Hace 12 años que tenemos un gobierno que no hace otra cosa que encerrarse en el Mercosur y que no busca otras cosas que seguir a lo que digan en Brasil, Argentina y Venezuela. Falta un poco de pragmatismo en la política exterior. Y dentro del Frente Amplio, al canciller (Rodolfo Nin Novoa), que quiere hacer esa apertura, le tiran del saco para abajo. Las contradicciones terribles son dentro del Frente respecto a la política exterior y la política económica", opina.

Para el expresidente se terminó definitivamente el castrismo revolucionario en América Latina. "El desastre de Venezuela creo que va a ponerle una lápida a todo ese intento político-filosófico", sentenció.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Edinson Cavani festejando su gol número 151 con la camiseta del PSG

Cavani no quiere hablar del récord de Zlatan

Max caracteres: 600 (pendientes: 600)