CRISIS CARCELARIA

Justicia dispuso que se aplique plan para presos desnutridos

Se hizo lugar a recurso de amparo presentado por Comisionado de cárceles

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los reclusos mantienen síntomas de "estrés postraumático" y siguen débiles. Foto: El País

El juez Alejandro Martínez de Las Heras hizo lugar al recurso de amparo que el Comisionado Parlamentario para el sistema Carcelario, Juan Miguel Petit, presentó sobre los siete reclusos que estaban alojados en el Módulo N° 8 del Comcar y fueron diagnosticados de malnutrición por privación de alimentos.

El País informó el sábado en Qué Pasa sobre el caso de Víctor, Luis, Walter, Cristian, Nicolás, Gustavo y Luis, quienes no comían desde hacía semanas o incluso meses, debido a que sus mismos compañeros de celda se apropiaban de la comida que les correspondía.

El abogado y docente Juan Ceretta, de la Clínica de Litigio Estratégico de la Facultad de Derecho de Udelar, patrocinante de Petit en esta acción de amparo, señaló ayer a El País que el amparo planteaba dos pedidos: "Que en un plazo de 72 horas se mejorara la alimentación, la higiene y una serie de elementos fundamentales para estos reclusos, y por otro lado que se condenara al Ministerio del Interior a realizar un plan individualizado de recuperación de los reclusos".

En 24 horas, seis de los reclusos fueron reubicados en el módulo 4.

A un séptimo recluso se le encontraron varias heridas, traumatismo de cráneo, fractura de antebrazo izquierdo y quemaduras, además de síntomas de malnutrición.

Su historia habla incluso de "tortura". A él lo derivaron a una cárcel de San José pero, según un informe de ASSE al que accedió El País, el miércoles pasado el recluso aún estaba en el módulo 8. Los presos aumentaron entre dos y ocho kilos 23 días después del diagnóstico.

Luego de conocerse el caso, el juez Martínez de Las Heras decidió amparar parcialmente la demanda de Petit y la Clínica de Litigio Estratégico, condenando al Ministerio del Interior a que "diseñe y efectivice un programa de tratamiento individual de acuerdo a lo previsto por la regla 94 sobre reglas mínimas de las Naciones Unidas para el tratamiento de reclusos", lo que se conoce como "reglas Mandela".

Ceretta explicó a El País que se trata de una serie de normas aprobadas por la ONU para el tratamiento de las personas privadas de libertad, denominadas de esa forma en homenaje al expresidente sudafricano, que estuvo 27 años preso por su lucha contra la segregación racial (apartheid) en su país.

La regla 94 establece que "cuando la duración de la pena lo aconseje, tan pronto como sea posible tras el ingreso del recluso en prisión y después de un estudio de su personalidad, se establecerá un programa de tratamiento individual que se basará en la información obtenida sobre sus necesidades, capacidad e inclinaciones particulares".

Un comunicado del Ministerio del Interior dio cuenta que el dictamen del juez Martínez establece que "como surge de autos, la autoridad carcelaria en conocimiento de la situación de emergencia que padecían los reclusos comprendidos en el accionamiento y de las que se informa en las historias clínicas agregadas... tomó medidas concretas... a los efectos de revertir la situación, medidas que abarcan el cambio de módulo y la mejora sustancial en la alimentación, suministro de materiales de higiene y abrigo y asistencia médica".

El juez dio un plazo de 30 días a la secretaría de Estado para cumplir con este plan, y 90 días para "rendirle cuentas al comisionado parlamentario (sobre) qué tal viene marchando eso", explicó Ceretta.

El plan individualizado implica "no solo lo básico como alimentación o abrigo, sino también educación, trabajo, cultura, etcétera".

El abogado dijo que ahora habrá que esperar si la cartera apela la resolución del juez, ya que se trata de un fallo en primera instancia. En caso de que el fallo quede firme "lo que resta es esperar el cumplimiento por parte del Ministerio del Interior respecto a estos siete reclusos".

Ceretta consideró que se trata de "un paso muy importante" porque "nuestro sistema carcelario, respecto a las reglas Mandela, deja bastante que desear. Estamos por primera vez ante una sentencia de un juez que condena al Ministerio del Interior a respetar las reglas Mandela, es un paso importantísimo".

"En el caso del Comisionado (Petit), también, porque es la primera vez que utiliza este mecanismo de las acciones de amparo, y para nosotros como Facultad también porque nos asociamos con el Comisionado para trabajar en este tema, nosotros tanto como el comisionado quedamos muy contentos con este resultado", señaló.

Entre los siete reclusos afectados se detectó que algunos eran analfabetos y se los ingresó al programa de alfabetización que el Codicen tiene para los privados de libertad. Asimismo se va a evaluar su participación en torneos de fútbol y básquetbol y, cuando se recuperen —porque aún están muy débiles—, se los invitará a jugar al rugby por el plan Pelota al medio.

Enroque.

A todo esto, el director Nacional de Rehabilitación, Gonzalo Larrosa decidió realizar un enroque de los comandos del Comcar y del Penal de Libertad. Una fuente de este organismo penitenciario dijo a El País que el comando del Comcar, dirigido por Marcio Dávila, pasará a ocuparse de la dirección del Penal de Libertad. En tanto, el comando del Penal de Libertad, cuyo titular es Henry Fagúndez, pasará al Comcar.

El Comcar aloja a 3.800 presos. En tanto que el Penal de Libertad a 1.300.

"El cambio se debe a un desgaste sufrido por las autoridades del Comcar. Deben atender la situación de 3.800 presos. El cambio estaba definido desde hace bastante tiempo. No tiene relación con los casos de presos con desnutrición. Si fuera un relevo, todo el comando se va para la casa y no es este el caso", explicó la fuente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)