POLÉMICA

Juristas y especialistas divididos por fallo sobre Valeria Sosa

Decisión sobre el caso de los hijos de Valeria Sosa generó polémica interna en la Justicia.

Homenaje a Valeria Sosa. Foto: Fernando Ponzetto

  •  
PABLO MELGAR17 feb 2017

En la tarde de ayer los alumnos del Centro de Estudios Judiciales (Ceju) querían saber los detalles del fallo de la juez Alicia Iris Vega sobre los hijos de Valeria Sosa. En clase, los futuros jueces interrogaron a sus docentes sobre las condiciones en que se llegó a decidir entregar los hijos de la mujer asesinada por su expareja a los padres del victimario.

Mientras tanto, varios jueces y fiscales sin relación con el caso se hicieron del fallo para comprender las características del proceso, según pudo saber El País tras consultar a varios magistrados.

Ayer se conoció el informe sobre la forma de proceder de la juez de Familia especializada. La primera investigación estuvo a cargo de la ministro del Tribunal de Apelaciones de Familia de Primer Turno, Lilián Bendahan, a pedido de la Suprema Corte de Justicia.

El informe señala que la juez actuó con "total ausencia de empatía", al tiempo que critica la decisión realizada vía telefónica con respecto al destino inmediato que tendrían los niños.

Además, el informe de la instructora cuestiona que la juez decidió con pocos elementos. En ese sentido, menciona que Vega no sabía que los niños habían presenciado el homicidio de su madre, algo que la propia juez señaló expresamente en su segunda sentencia.

El informe está siendo analizado por los ministros de la Suprema Corte de Justicia, según confirmó a El País el presidente del organismo Jorge Chediak. En caso de coincidir con la visión de la instructora, las máximas autoridades del Poder Judicial podrían llegar a resolver el inicio de una investigación administrativa.

Chediak aclaró que el caso de la guarda de los menores pasó a estar en manos de un Tribunal de Apelaciones de Familia que resolverá el asunto.

El presidente de la Asociación de Magistrados (AMU), Alberto Reyes, reconoció que la materia que trata Vega "es sensible y siempre polémica".

Consultado sobre si percibe un cuestionamiento a la figura del juez, Reyes señaló que "es el libre juego democrático". "Los fallos judiciales se pueden cuestionar, normalmente la crítica se hace dentro del proceso, a veces se mediatiza. No se puede rechazar los análisis de la decisiones, se puede sugerir sí, el cuidado de la cuestión jurisdiccional del que depende el funcionamiento de las instituciones", señaló Reyes.

En tanto, otros cinco magistrados, que pidieron no ser identificados, respaldaron a la juez Vega. Un juez a cargo de una sede departamental dijo a El País que no se le puede achacar a Vega "falta de empatía" como señaló la instructora Lilián Bendahan, porque "se puso en el lugar de los niños, los escuchó y tomó como base de su sentencia su opinión".

Otro juez recordó que estas sentencias tienen la condición de ser "Rebus sic stantibus" que significa "mientras las cosas sigan como están". "Eso quiere decir que en cualquier momento en que se advierta un cambio se procede de otra forma", dijo.

Presión.

Por su parte el ministro del Tribunal de Apelaciones de Familia, Eduardo Cavalli, señaló que "la gente ejerce el derecho a opinar pero el juez debe cerrar la puerta a los grupos de presión que legítimamente quieren influir y ajustarse al expediente; lo que importa es el bienestar de los niños".

"Antes se hablaba de la independencia judicial del sistema político, hay que ampliar esa visión a los grupos sociales que presionan; la sociedad espera que el juez se centre en lo que corresponde", dijo Cavalli.

Fiscal confía en revocar fallo.

La fiscal del caso, Diana Salvo, se basó en las pericias técnicas para solicitar que los niños terminaran con la familia materna.

"El fallo se basa en lo que dicen los niños. La psiquiatra dijo que los niños no están con un discurso genuino, no están en condiciones de resolver sobre su destino. Creo que hay posibilidades de que el Tribunal revoque la sentencia", dijo Salvo a El País.

El peso de la Policía en el futuro de los niños.

El ministro del Tribunal de Familia Eduardo Cavalli fue juez penal durante muchos años. Por sus manos pasaron cientos de casos relacionados con asuntos penales y de familia. Además, tuvo varios casos de amplia notoriedad pública hasta llegar a la destacada posición que ocupa en la actualidad, una de las más importantes dentro de la carrera.

En base a su experiencia, destacó a El País que casos como el de Valeria Sosa y sus hijos "siempre" ocurrieron. Recordó que en la época que era juez no se disponía de juzgados de Familia especializados como en la actualidad y que todo pasaba por el juez penal.

"Se disponía sobre el procesado y la víctima era como un ser invisible, y los niños se dejaban con quien más o menos la Policía decía que se los podía dejar. Eso está muy mal", admitió el jerarca.

En ese sentido, Cavalli mencionó que con relación a los menores se está "en medio de un avance" y "que estos asuntos son dolores de crecimiento ya que se está escuchando más a los niños y respetando sus derechos".

Advirtió que es posible que situaciones como la del caso Valeria se repitan.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.