SIN SALIDA

Junta de acreedores liquidó a "La Spezia"

El sindicato quiere su venta “en bloque” y mantener empleos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los trabajadores quieren evitar el retiro de bienes y preservar la unidad productiva. Foto: M. Bonjour

Una muy concurrida junta de acreedores de la fábrica de pastas "La Spezia" dispuso su liquidación al rechazar la propuesta de convenio que había hecho la empresa. Ahora el síndico actuante deberá elaborar los pliegos con los que poner a la venta la empresa como bloque.

Aunque los trabajadores creen que esa posibilidad es remota y que lo más probable es que se venda por partes. Ya los 120 trabajadores están en el seguro de paro. La tradicional fábrica de pastas había funcionado durante casi ocho décadas.

Ayer los trabajadores se reunieron con la Comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara de Representantes donde analizaron la posibilidad de cobrar los salarios de marzo aunque Leonardo Saldías, uno de ellos, reconoció que es complicado que eso pueda ocurrir. "Sabemos que están los fondos, pero los salarios no se han visto priorizados", señaló. El punto será analizado hoy en otra reunión con la Dirección Nacional de Trabajo.

El sindicato de "La Spezia" quiere plantear la posibilidad de que se prorrogue el seguro de paro al grupo de trabajadores que comenzó a percibirlo sobre fines del año pasado al que se le está por agotar el plazo del subsidio.

Un grupo de trabajadores está instalado en Libertad y Bulevar España, donde tenía su casa central la empresa, "en custodia de los bienes que son la garantía de cobrar parte de los créditos laborales", dijo Saldías. "Estamos cuidando las maquinarias y los vehículos. Igual la deuda es seis veces mayor que los activos. Estamos muy complicados", reconoció Saldías. Los trabajadores di- cen que se les adeudan unos US$ 800.000. Unos US$ 300.000 se los debe "La Spezia" a acreedores privados.

Los diputados oficialistas Gerardo Núñez (comunista) y Luis Puig (Partido por la Victoria del Pueblo) señalaron que impulsarán la aprobación de una ley de insolvencia patronal que permita atender estas situaciones lo cual es bien visto por los trabajadores, aunque, como dijo Saldías, "para nosotros llega tarde".

La ley de "insolvencia patronal" es impulsada desde el año pasado por el Pit-Cnt y apunta a generar un fondo con aportes empresariales destinado a asegurar que los trabajadores cobren todos los créditos laborales cuando cierra una empresa. A priori, las gremiales empresariales mostraron su desconfianza hacia la iniciativa.

Los trabajadores también tienen pendientes de cobro licencias y aguinaldos de 2016 y 2015. La gran mayoría de la plantilla de "La Spezia" estaba compuesta por personal femenino. El sindicato se opuso el mes pasado a que se vendiera por separado la marca de la empresa, lo que hubiese generado unos US$ 300.000.

Los trabajadores quisieran que la venta de la empresa se realice de manera que se mantenga la "unidad productiva" lo que permitiría mantener los puestos de trabajo. Una eventual subasta por partes es la opción más desfavorable, consideró Saldías. Ya se ha producido el retiro de algunos bienes como licuadoras y microondas, se lamentó.

La empresa arrojó pérdidas durante cuatro años en los cuales sus costos se incrementaron mucho, adujeron sus dueños. El 30 de agosto del año pasado comenzó a ser administrada por un síndico. Sus deudas llegaron hasta los $ 70 millones. Tiene obligaciones impagas con el Banco de Previsión Social (BPS) y la Dirección General Impositiva (DGI).

La empresa había llegado a tener un restaurante (cerrado hace algunos años) 18 locales y puntos de venta en Disco y Devoto. No utilizaba conservantes ni colorantes, ofrecía 46 opciones de pasta fresca y diez salsas. También había desarrollado líneas especiales para celíacos e hipertensos, pastas integrales y una línea Kosher.

La empresa fue fundada por los hermanos Bonfiglio, inmigrantes italianos que la bautizaron "La Spezia" en recuerdo del puerto del norte de Italia de ese nombre. Los trabajadores creen que la empresa llegó a su fin por mala administración.

Las razones del cierre.

Los costos salariales de la empresa pasaron de representar aproximadamente el 35% de sus costos a alrededor del 65%. El salario promedio de sus trabajadoras era de $ 20.000. La empresa también debió enfrentar la creciente competencia de la pasta importada y afrontar los importantes costos derivados del esfuerzo que hizo por estar presente en los locales de los supermercados Disco y Devoto (un total de 21 que implicaban que había personal destinado a las cadenas de frío y al traslado de la mercadería).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)