Aniversario urbano. Testigo y protagonista de la historia de Montevideo, cumple 170 años

18 de Julio, mucho más que una avenida

Nació para ser protagonista de la historia de un país y no una figura de reparto. Desde sus orígenes supo de los vaivenes del surgimiento de Uruguay como Estado independiente. Fue también uno de los primeros símbolos de la nación recién creada.

Arco en Plaza Libertad o Cagancha con 33 orientales. FOTO: Archivo El País
18 de julio. FOTO: Archivo El País
Avenida 18 de julio en zona comercial. FOTO: Archivo El País
18 de Julio y Yaguarón. FOTO: Archivo El País
Vista de 18 de julio desde el Obelisco. FOTO: Archivo El País
Vista de 18 de julio desde el Obelisco. FOTO: Archivo El País
18 de julio y Julio Herrera. FOTO: Archivo El País
18 de julio y Río Negro. FOTO: Archivo El País
18 de julio y Ejido. FOTO: Archivo
18 de Julio y y Julio Herrera y Obes. FOTO: Archivo El País
18 de julio y Plaza Cagancha. FOTO: Archivo El País
Navidad 18 de julio
Diego Fischer

Como el Camino Real se la conoció en los tiempos de la colonia y era la vía principal de acceso a una Montevideo encorsetada por sus murallas, vestigios de los tiempos en que Argentina, Brasil e Inglaterra se disputaban el dominio del Río de la Plata. Es la avenida 18 de Julio o, simplemente, "dieciocho", como le decimos los montevideanos. En estos días cumple 170 años de vida y sigue siendo un retrato del país.

Tiempo atrás.

Fue el general Manuel Oribe, siendo Presidente de la República, y su Jefe de Policía, Andrés Lamas, quienes convocaron en 1837 a un grupo de distinguidos ciudadanos para cambiar el nomenclátor de Montevideo y ordenar y proyectar la Ciudad Nueva.

Las murallas de la Ciudadela fueron demolidas en 1839 y poco después se puso en marcha el plan topográfico de la Ciudad Nueva, diseñado por el ingeniero italiano residente en Buenos Aires Carlos Zuchi quien, a su vez, mejoró y amplió el proyecto realizado por el uruguayo José María Reyes. Zuchi tenía visión y credenciales; entre las obras más notables que dejó figura el Teatro Solís. Lo cierto que casi simultáneamente con el diseño de la Ciudad Nueva se aplicó el nomenclátor cuyos autores definieron como "esencialmente nacional y americano" porque primaba el "espíritu de fraternidad que debe ligar a los Departamentos con la Capital", obligando a dar el nombre de estos a calles importantes, además del de batallas contra los españoles (Cerrito y Piedras), el recuerdo de los 33 Orientales, las efemérides nacionales -25 de Agosto, 25 de Mayo y 18 de Julio- "día glorioso en que todos los orientales juraron fidelidad a la Constitución de la República como Estado libre e independiente".

No obstante su nacimiento y casi inmediato bautizo, "la calle del 18 de Julio", como así se la llamó en un comienzo, debió aguardar el fin de la Guerra Grande (1839-1851), las revueltas que le siguieron y sus casi siempre concomitantes crisis económicas, para que a uno y otro lado de su trazado empezaran a construirse edificios importantes.

Una figura clave en su historia y en el de toda la ciudad fue la del ingeniero uruguayo Juan Alberto Capurro que, recién llegado de estudiar en Turín, fue contratado por el gobierno de la época para que realizara el primer plan catastral de Montevideo. El trabajo le insumió casi dos años y en 1867 Capurro lo presentó. Entonces la ciudad se extendía hasta la calle de los Médanos (Barrios Amorín). Hoy, el trabajo de Capurro, es una obra de consulta para los arquitectos y urbanistas que quieren saber cómo fue pensada Montevideo.

Avenida.

La calle del 18 de Julio se recibió de "avenida" en 1912, por un decreto de la Junta Administrativa. Para entonces estaba totalmente adoquinada y era transitada por tranvías de caballito, que poco tiempo después y paulatinamente serían reemplazados por tranvías eléctricos. Las grandes edificaciones empezaron a abundar y a crecer en altura; al tiempo que junto a Sarandí, eran las dos únicas vías que conocían desde hacía más de una década el alumbrado eléctrico.

Historia.

Pero 18 fue y es mucho más que la arteria principal de Montevideo: es una parte muy importante no sólo de los montevideanos sino de los uruguayos todos. ¿Quién no tiene una historia que lo ate con ella? Nuestros, abuelos y padres, se volcaron a ella con una alegría desbordante el 25 de agosto de 1944 cuando los Aliados liberaron de la opresión nazi a París. Era el principio del fin de la Segunda Guerra Mundial y sobre 18, desde el Cordón hasta la Plaza Independencia, un pueblo amante de la libertad celebró el primer gran golpe a un régimen oprobioso. Cinco años más tarde, el 16 de julio de 1950, volvería a colmarla para festejar la hazaña de Maracaná.

Testigo y protagonista de la historia fue recorrida en coches descapotables por el presidente Franklin Roosevelt y su anfitrión Gabriel Terra, en la década de 1930; por Charles De Gaulle y su imponente estampa, en los 60. También supo de personajes oscuros como Augusto Pinochet que, en 1973, junto al dictador Juan María Bordaberry, paseó su siniestra figura mientras desde las azoteas de los edificios personal militar disfrazado de civil arrojaba enormes cantidades de papel picado.

Dieciocho, la de los cafés, las confiterías y un cine por cuadra y por acera, que como su vecina de enfrente, la avenida Corrientes, durante varias décadas nunca durmió. Dieciocho, la de las grandes tiendas como Caubarrere, Angenscheidt o el London París. Dieciocho, la avenida en que mujeres y hombres se vestían con sus mejores galas los sábados y domingos para caminarla y ver vidrieras. Dieciocho, la que vio con tristeza como se iba desmoronando el Uruguay democrático; la que festejó la liberación de Wilson Ferreira y su histórico discurso en la explanada Municipal, y la que estalló en una fiesta cuando el retorno de la democracia, en marzo de 1985. La avenida que se sumaba al festejo de los hinchas de un cuadro de fútbol y la que hoy sufre por los saqueos de los barrabravas de esos mismos equipos. Dieciocho, iluminada, limpia, elegante, sin vendedores ambulantes ni carritos de hurgadores. No es un sueño. Fue una realidad hasta hace poco más de 25 años.

(Datos históricos tomados de "La calle del 18 de Julio" de Carlos Pérez Montero, Editorial El Siglo. Montevideo 1942).

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.