MUJER ESTAFABA JUBILADOS

Jueza pide no cobrar a un anciano estafado

Sugiere que BPS no descuente crédito pedido para una mujer.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Según asociaciones de jubilados y pensionistas se rompió diálogo con gobierno. Foto: archivo El País

El 30 de junio de 2017, Eugenia A. conoció en la calle a Juan M., de 81 años. Luego de iniciar un diálogo, supo que el anciano concurría a una iglesia.

"Yo te conozco de la iglesia", dijo la mujer. Juan le señaló que no la ubicaba de ese lugar.

Con esa sencilla estratagema, Eugenia obtenía la confianza de ancianos solitarios. Luego entablaba una relación con las víctimas y posteriormente les sacaba dinero, el que repartía con su pareja, Tito V.

A Juan, Eugenia le dijo que trabaja en la Intendencia de Montevideo y que enfrentaba dificultades económicas urgentes. Mediante engaños, logró que el hombre la acompañara hasta la ciudad de La Paz (Canelones) donde tramitó un préstamo de $ 100.000 contra la jubilación del anciano, a descontar a razón de $ 7.000 por mes. De esa suma, Eugenia le entregó $ 8.100 a Juan y utilizó el resto en su provecho. También dio $ 15.000 a su pareja.

A partir de ese momento, Eugenia evitó cualquier contacto con Juan. Un domingo, día en que ambos habían acordado encontrarse en la iglesia, Eugenia le dijo que debía trabajar en la Intendencia de Montevideo.

En el expediente quedó probado que Tito V. recibió parte del dinero producto de la estafa elaborada por Eugenia. También se supo que el individuo acompañó a Juan en varias gestiones luego del engaño inicial que la víctima había sufrido, señala el documento.

La jueza penal Fanny Canessa procesó ayer con prisión a Eugenia tras entender que había incurrido en delitos de estafa. También remitió a prisión a Tito V. por un delito de encubrimiento.

En el auto de procesamiento, la magistrada señaló que ambos procesamientos se dispondrán con prisión por las especiales características.

Canessa ordenó que se envíe un oficio "muy urgente" al BPS informando que el préstamo otorgado a Juan M. fue como consecuencia de una maniobra realizada por la estafadora en perjuicio del pasivo y pidió que se remita fotocopia del auto de procesamiento de Eugenia y de su pareja.

La intención de la magistrada es que el BPS tenga toda la información para decidir una eventual condonación de la deuda a la víctima del ilícito.

En la calle.

A fines de 2016, Eugenia contactó en la calle a Miguel Ángel G., de 72 años. Eugenia sabía del interés de Miguel Ángel en jubilarse.

Eugenia le dijo que conocía a una persona en el BPS que podía ayudarlo a obtener la jubilación. A partir de ese momento se inició una relación entre ambas personas.

Días más tarde, Eugenia le solicitó $ 12.500 a Miguel Ángel y, posteriormente, sumas que oscilaban entre los $ 1.000 y $ 6.000. Además, Eugenia hizo que el denunciante tramitara tres tarjetas de crédito a su nombre; adquirió dos celulares e, incluso, realizó una compra en un hipermercado de una cocina a nombre de Miguel Ángel que este desconoció ante el Juzgado aduciendo que jamás concurrió a ese comercio. En el expediente judicial, al que tuvo acceso El País, quedó probado que, con la estratagema de ayudarlo a obtener su jubilación, Eugenia obtuvo beneficios indebidos en perjuicio del denunciante por una suma superior a $ 100.000.

Cuento del tío.

Cuenta la leyenda que a comienzos del siglo XX los inmigrantes hacia la región eran engañados por astutos estafadores. Solían escuchar que un tío lejano, en su país de origen, les había dejado una abultada herencia. El facilitador —o estafador— pedía una "ayuda" para costear el viaje, suma que, prometía, devolvería al llegar a Sudamérica. Pero ese viaje nunca se concretaba y el inmigrante perdía la plata. Así surgió la frase "el cuento del tío".

Es una historia que, con modificaciones y medios más sofisticados, sigue haciendo de la confianza, la inocencia y la ambición los pilares fundamentales para delinquir.

Solo el Departamento de Investigaciones de Delitos Financieros de la Policía uruguaya recibió 900 denuncias en los últimos cinco años por presuntas estafas.

Aquí va una muestra de que aquella falsa herencia del tío está más vigente que nunca.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)