PELIGRA LA VIDA DEL REFUGIADO SIRIO

Juez decidirá hoy si Diyab será alimentado

El magistrado García Guariglia recibió informe de forenses.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Una serie de activistas acompaña Diyab y dosifica la información. Foto: M. Bonjour

El juez penal Carlos García Guariglia decidirá hoy sobre la situación del refugiado sirio Jihad Diyab (que realiza una prolongada huelga de hambre y está al borde de la muerte), y la posibilidad de que sea alimentado.

Sobre las 19 horas de ayer García Guariglia recibió la opinión de la fiscal letrada de Séptimo Turno, Jacqueline Castelli, dijo el propio magistrado a El País, pero no quiso adelantar el contenido de la opinión de la representante del Ministerio Público. Explicó que está de turno y, por lo tanto, tiene otros varios asuntos a estudio, por lo que no podía expedirse ayer mismo.

Diyab entró el miércoles en coma como consecuencia de que hace un mes, aproximadamente, que está en huelga de hambre y que hace al menos una semana que no ingiere líquidos. Se lo hidrató el miércoles con suero, pero ayer pidió dejar de recibirlo y firmó un documento dejando en claro que esa es su voluntad. De todas formas, ayer estuvo lúcido aunque de forma intermitente.

Ayer García Guariglia tomó cartas en el asunto y pidió que tres médicos forenses (Guillermo López, Zully Domínguez y Beatriz Balbela) elaboraran un informe sobre el estado de salud del sirio, algo que hicieron tras visitarlo en las primeras horas de la tarde. La decisión judicial se tomó luego de que un escrito presentado por el asesor letrado del Ministerio de Salud, Gúmer Pérez, señalara que Diyab se encuentra en "estado grave". Los forenses concurrieron acompañados de policías que se retiraron cuando los médicos lo hicieron, aunque un agente se quedó en la vereda durante la tarde. García Guariglia recibió al caer la tarde el informe de los forenses.

Balbela confirmó a El País la entrega del informe, pero no quiso detallar su contenido.

En un comunicado, el Poder Judicial informó que los resultados del informe médico "aconsejarán al magistrado interviniente sobre el tratamiento a seguir para preservar la integridad del ciudadano sirio".

El miércoles integrantes de la comisión de Derechos Humanos del Sindicato Médico del Uruguay hidrataron con suero a Diyab luego de que este entrara en coma. Sin embargo, el gremio decidió dejar de atenderlo una vez que el sirio pidió que se le retirase el suero.

Julia Galzerano, una de las integrantes de la comisión, explicó que "nos retiramos porque no podemos seguir el protocolo que tenemos que seguir y es que al menos tome líquido (...) El paciente se puede negar al tratamiento y eso es un pilar de la parte legal nuestra. Le pudimos explicar eso, lo entendió, nos agradeció la atención, pero nos dijo que entendiéramos cuál era su situación", señaló Galzerano.

Los activistas que están en el apartamento de Diyab advirtieron que no hablarán con la prensa y que la información la darán a través de la página de Facebook "Vigilia por Diyab". Así lo dejó claro una activista llamada Alejandra.

La organización "Vigilia por Diyab" realizó otra concentración frente al apartamento de Diyab ayer de noche. El sindicalista Andrés Olivetti, que pasó la tarde allí, dijo que Diyab hablaba por lapsos breves pero luego se adormecía. El grupo se concentrará hoy sobre las 17:30 en la Plaza Libertad con velas y carteles, y desde allí marchará a la Cancillería y a la embajada de Estados Unidos pidiendo una solución para el excautivo de Guantánamo.

Hoy el entorno de Diyab está conformado por su traductor de árabe, el activista Andrés Conteris que vino de EE.UU. a acompañarlo y que ahora prefiere que hable la militante llamada Alejandra, el sindicalista Olivetti, la referente de Plenaria Memoria y Justicia, Irma Leites, y otro grupo reducido de personas. No lo han visitado los restantes cinco refugiados que llegaron de Guantánamo. A Conteris se lo puede ver con su computadora en el balcón del apartamento. El activista se comunica en inglés con Diyab que no habla español.

Ningún país hasta ahora acepta recibir al sirio.

Abogado dice que tiene "aversión a firmar".

El abogado de Diyab, Jon Eisenberg, sigue desde Estados Unidos casi minuto a minuto lo que está sucediendo, y comentó que le consta que en el grupo que rodea al sirio existían discrepancias respecto a si debía dejar clara su voluntad de no recibir atención médica ni ser alimentado, por escrito.

"Tiene mucha aversión a firmar cosas", señaló Eisenberg, que ayer estudiaba el alcance de la normativa uruguaya con respecto a las prerrogativas que tienen los pacientes de negarse a recibir asistencia.

El senador Luis Lacalle Pou recordó que elevó un pedido de informes respecto a si Uruguay y EE.UU. habían firmado algún documento cuando la administración del expresidente José Mujica asumió el compromiso en 2014 de recibir a seis excautivos de la cárcel de Guantánamo, y que la respuesta fue que "no se firmó absolutamente nada". "No parece lógico que un Estado asuma obligaciones con otro sin tener nada acordado formalmente", dijo.

Mientras tanto, el canciller Rodolfo Nin Novoa gestiona en Estados Unidos que algún país aliado de la administración Obama, si es posible árabe, acepte recibir al sirio de 45 años que estuvo detenido en Guantánamo desde 2002 a 2014.

La Cámara Baja de Estados Unidos aprobó ayer por 244 a 177 votos una iniciativa de la oposición republicana para suspender por lo que queda del año las transferencias al extranjero de presos de Guantánamo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)