EL PRIMER DÍA SIN BORDABERRY COMO LÍDER

"El juego político quedó abierto"

Los dirigentes colorados buscan ahora alternativas para cubrir el vacío que deja Bordaberry.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los dirigentes de Vamos Uruguay Germán Cardozo y Walter Verri. Foto: F. Flores

Desde España, Pedro Bordaberry retuitea comentarios relativos a la inseguridad pública, el triunfo de Pablo Cuevas u opiniones del presidente argentino Mauricio Macri. A miles de kilómetros, en Montevideo, su decisión de no ser candidato y abandonar la política desató un torbellino en el seno del Partido Colorado.

El "hasta aquí llegué" del senador colorado, líder de Vamos Uruguay, dejó al sector mayoritario del partido sin referente —y sin candidato— pero además repercutió en toda el ala batllista del partido.

Bordaberry no quiere que nadie se haga la expectativa de que va a cambiar de posición, como sucedió años atrás con otros líderes políticos. Tampoco quiere que lo inviten a ningún acto político. "Lo mató el apellido", reconoció el expresidente Julio María Sanguinetti en El Espectador. Más allá de eso, su determinación le ha creado un problema al Partido Colorado.

En Vamos Uruguay se evalúa que nadie "da la talla" como candidato, y que la consecuencia de la salida de Bordaberry es que los grupos batllistas deben cambiar su estrategia porque ya no tienen contra quién confrontar. De ahí es que desde un lado y otro se haya admitido a El País que "el juego quedó abierto" para disputar la supremacía partidaria. Eso, para ambas partes, tiene lecturas buenas y malas. Sin candidato claro los votantes pueden sentir un desestímulo y de entrada votar a otro partido. Lo positivo es que el nuevo escenario puede generar un movimiento interno de refresco en el partido.

Sin marcha atrás.

A uno de los primeros que Bordaberry confió su decisión fue al senador Germán Coutinho, su compañero de fórmula en 2014, a quien conoció hace 17 años —mucho antes de fundar Vamos Uruguay— y al que le une una amistad personal. Después lo hizo con otros, como Max Sapolinsky, el secretario general de Vamos Uruguay. Y con legisladores. Varios dirigentes políticos conocían desde tiempo atrás la decisión de Bordaberry, inclusive alguna figura de "la cúpula" nacionalista, según dijeron a El País fuentes políticas.

Bordaberry comenzó a meditar el camino a seguir, viendo los números arriba de la mesa: en 2009 le ganó la interna al Foro Batllista y a la Lista 15 y como presidenciable llevó al partido del histórico 10,8% de apoyo obtenido en 2004 al 17%. Pero cinco años más tarde, en 2014, también con él como candidato, bajó al 12%. La consecuencia fue que obtuvo menos legisladores. Un año más tarde, su bancada se le redujo aún más con la deserción de Ope Pasquet, Fernando Amado y Valentina Rapela.

Algunos alejamientos fueron traumáticos, como el de Amado. En más de una ocasión llamó a Bordaberry "la piedra en el zapato" —y ayer hizo lo mismo— señalándolo como el impedimento para articular un diálogo para reorientar al partido tras la última elección.

Otra de las situaciones que afectaron políticamente a Bordaberry fue su fuerte enfrentamiento con el líder del Partido de la Gente, Edgardo Novick, a partir de la buena votación que alcanzó (más de 220.000 votos) en la elección departamental de 2015 cuando se presentó como uno de los tres candidatos para Montevideo por el Partido de la Concertación. Tras la elección Bordaberry trató de sumarlo al Partido Colorado, pero Novick se resistió. Eso produjo una triangulación en la que participó también Amado, al afirmar que uno de los grandes errores de Bordaberry fue abrir espacio político para Novick, que años atrás había adherido al Partido Colorado. A mediados de 2016, Bordaberry llegó a reconocer que "el tema de Novick fue un error, pero fue un error compartido", y no suyo en exclusiva. En septiembre de ese año, en Durazno, Bordaberry fue preguntado sobre la irrupción de Novick en el escenario político, y nuevamente lo atacó diciendo que "no se sabe todavía qué es", ni cuáles son sus intenciones a nivel político.

En el Parlamento, Novick le sacó un diputado a Bordaberry, cuando Guillermo Facello pasó a las filas del novel Partido de la Gente, creado por el empresario en noviembre de ese año.

Como contó en el mail que envió a sus legisladores, Bordaberry entiende que 20 años en la política siendo ministro y senador "es mucho". No dará marcha atrás y pidió a allegados que no lo inviten a actos o lanzamientos de sectores. Ahora se enfocará en retomar su actividad privada como abogado.

Hubo reproches varios que "desgastaron de a poco" a Bordaberry, contó a El País un allegado al senador. Entendió que su esfuerzo electoral de 2014 no fue correspondido. Al revés, lo criticaron, por lo cual comenzó a masticar la idea de hacer todo a un lado.

La despedida.

La familia y su entorno más cercano terminaron de convencerlo. Pero hubo un elemento más: comenzó a perder entusiasmo en el Senado porque empezó a ver que "empuja y las cosas no salen", comentó un informante colorado. Es más, Bordaberry piensa en ir cada vez menos al Parlamento dejando más tiempo a su suplente, la diputada por Salto Cecilia Eguiluz. La decisión de trasmitir su renuncia a la candidatura de la forma en que lo hizo fue para no generar un hecho político.

Más allá de la reunión de ayer de los legisladores de Vamos Uruguay, donde se trató de echar agua al fuego, acordándose continuar en unidad, en el sector se reconoce que no hay candidato. Desde que Bordaberry empezó a transmitir su decisión de irse para la casa comenzaron los llamados y se acordó que ahora políticamente nadie es más que nadie. "Ninguno da la talla; hoy no tenemos presidenciable", dijeron las fuentes.

El martes 25, toda la dirigencia o personas representativas de todo el país se reunirán en la casa del Partido Colorado para ver qué camino seguir tras los hechos consumados. Sapolinsky y Coutinho están convocando a todos para ver si se puede llevar adelante la idea de "mantenernos en el sector".

Una de las posibilidades que se manejará en la reunión es la de reorganizar al grupo permitiendo la apertura de varias corrientes para hacer crecer a Vamos Uruguay.

El miércoles por la mañana, Bordaberry envió un mail a varios dirigentes y legisladores a quienes no les contó en persona su decisión. Lo escribió en un tono coloquial y personal. "Este es un mail que me gustaría no tener que escribirte pero dado el estado público que tomó lo conversado con algunos compañeros te envío para que estés al tanto de todo. Es cierto que tomé la decisión, irreversible, de no ser candidato ni a presidente ni a senador en la próxima elección".

Bordaberry escribió que hoy está convencido que llegó el momento de dejar el paso a otros. "Siempre he creído que la alternancia es algo bueno en todas las actividades de la vida, pero en especial en la política. Me parece que es saludable para la Democracia y para los Partidos. En el 2015 lo anuncié y hoy te lo reitero: es necesaria una renovación en el Partido y en la política y para ello se necesita dejar los espacios para que otros los ocupen".

El senado.

Anunció que permanecerá en su banca hasta el fin de la legislatura. "Cumpliré, sí, mi compromiso con quienes me votaron y me colocaron en el Senado en la última elección confiándome por cinco años su representación. Pero comenzaré a dejar que mi suplente tenga más tiempo en él para facilitar la transición", explicó el senador.

Por último, afirmó: "He quedado en deuda contigo por tu generoso apoyo y por haberme confiado tu amistad. Ten la certeza que tú tienes la mía y en todo lo que pueda trataré de ayudarte desde la simple pero importante posición de ciudadano", escribió a sus correligionarios.

"Sigo creyendo en los principios de Libertad, República y atención prioritaria a quienes menos tienen", y agregó: "Cuando termine este período legislativo, ten la seguridad que podré mirar atrás con alegría así como corroborar que he defendido esos principios y que no me he apartado, ni un ápice, de la Constitución y de la ley".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)