CIUDAD EN CRISIS LABORAL

Juan Lacaze no ve nuevas opciones

Los trabajadores de Fanapel firman mañana las liquidaciones y cobrarán los despidos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Colonia tenía en 2016 solamente un 4,8% de desempleo. Foto: F. Ponzetto

Los alrededor de 300 trabajadores de la cerrada Fanapel firmarán el próximo martes sus liquidaciones y el 22 de mayo comenzará a correr el cronograma para el cobro de las cuotas de sus despidos que terminará el 22 de agosto. El grupo argentino propietario de Fanapel ya retiró miles de kilos de papel que habían quedado adentro de la fábrica y se llevará la maquinaria una vez que termine el pago de los despidos. Las máquinas son mantenidas con personal jerárquico. Los trabajadores dicen que nada hace pensar que Fanapel no vaya a cumplir sus obligaciones con los ex obreros. Los trabajadores percibirán en promedio US$10.000 cada uno.

Luego de esa fecha, y más allá de que el gobierno anunció distintas iniciativas para Juan Lacaze, todo es incertidumbre ya que no aparecen opciones laborales para la deprimida localidad coloniense, que es un bastión electoral del Frente Amplio y que tenía en 2011, cuando se hizo el último censo, 12.816 habitantes.

Marcelo Olaverry, quien presidió el sindicato de la emblemática papelera fundada en 1898, lo resume así: "medidas de laburo inmediatas poco y nada". "Vos mirás para adelante y viene complicada la mano", dice.

El próximo 26 de abril comenzarán en Juan Lacaze los cursos de capacitación del Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop). Olaverry y otras treinta personas ya realizaron cursos en instituciones privadas. Además, él, al igual que otros 60 lacazinos, se anotaron para hacer trabajos mecánicos durante el par de semanas de mayo durante las cuales se realizará el mantenimiento de la planta de celulosa Montes del Plata, en Conchillas, a unos 110 kilómetros de Juan Lacaze. Luego volverán a percibir el seguro especial por un año que el Poder Ejecutivo dispuso para los trabajadores de Fanapel.

"Se nota en el consumo que la gente se retrajo mucho. Es un efecto contagioso. En invierno siempre hay más gastos. Algunos se han ido a vivir con los padres para no pagar alquiler", contó Olaverry.

El también ex trabajador papelero Alberto Grimoldi contó que algunos ex trabajadores de Fanapel se fueron a Maldonado y Montevideo y varios consiguieron trabajos en el frigorífico Tarariras aunque con sueldos más bajos que los que percibían en la papelera. "Hay mucha gente tirando currículum", dijo.

Ya se realizaron dos reuniones en Montevideo de la comisión que busca soluciones para Juan Lacaze y próximamente se hará otra en la ciudad pero Grimoldi reconoce que todo lo que se planifica "es de largo aliento".

Un proyecto que el gobierno planea impulsar con una inversión de US$2 millones es la extensión y repavimentación del muelle del puerto de Juan Lacaze para que pueda recibir un ferry con unos 70 camiones que llegaría desde Argentina como hace años hizo la embarcación "Platense". Un grupo inversor busca financiamiento del Banco República para construir la embarcación en China. Juan Domínguez, vicepresidente de la Administración Nacional de Puertos, dijo a El País que el proyecto no será de rápida concreción porque debe licitarse. A menos que aparezca la posibilidad de que Juan Lacaze capte alguna carga granelera funcionaría con los 5 metros de calado que tiene en la actualidad, señaló. La posibilidad de captar más cargas no parece demasiado viable en la medida en que está cerca Nueva Palmira, puerto granelero por excelencia.

Un puerto casi paralizado

Las obras del puerto de Juan Lacaze ya están presupuestadas por la ANP. El puerto no tiene casi actividad y solamente recibe al buque "Ancap IX" que transporta combustible. Su muelle tiene 100 metros y es considerado corto. En 2008 el puerto movilizó 340.000 toneladas y en 2016 solamente 150.0000. Para captar cargas más importantes necesitaría ser dragado.

La textil continúa como puede

La principal fuente de trabajo que le queda a Juan Lacaze es Granja Pocha que fabrica el dulce de leche Colonial y que emplea a unas 100 personas.

Con intermitencia, sigue funcionando la cooperativa textil Puerto Sauce, que es la sucesora de Agolan, cerrada en 2013. La cooperativa recibió recursos del Fondo de Desarrollo (Fondes) y están vinculadas a ella 114 personas. Johnny Solahegui, directivo de la cooperativa, reconoció a El País que "tenemos problemas financieros enormes para cubrir los costos nuestros". Los trabajadores de la cooperativa estarán este mes y el próximo en el seguro de desempleo porque es la temporada baja pero en junio volverían a producir.

"Para prender la luz ya tenemos $34.000 de gastos diarios, $700.000 por mes. Por eso queremos cambiar de franja tarifaria", señaló. Según Solahegui, hay demanda por los productos de lana y cáñamo de la cooperativa en particular en Brasil. " Pero los productos demoran tres o cuatro meses en fabricarse y dos para cobrarse y tenemos pagos fijos por mes Los precios subieron porque Brasil está mejor. Puede haber márgenes buenos ", asegura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)