La víctima acusa a guardias de seguridad ante la Justicia

Joven médico denuncia golpiza en local bailable

Un joven médico y docente denunció ayer a El País que en la madrugada del pasado sábado resultó agredido por personal de seguridad de una pista ubicada en el complejo Punta Pocitos de la rambla.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Prefectura solicitó filmaciones al local donde el médico fue casi asfixiado.

Jorge Martín Bentancort, Grado 2 en Medicina Interna, había acudido junto a otros docentes a una fiesta benéfica de estudiantes del piso 8 del Hospital de Clínicas, organizada con el fin de reunir el dinero para comprar unos lockers o estanterías.

En un momento de la noche, cuando estaba en las cercanías del baño, un guardia de la seguridad lo sorprendió apretándole el cuello en forma brutal, casi estrangulándolo y le hizo una llave doblándole el brazo izquierdo.

Mientras se sentía cada vez más asfixiado, otros guardias —por lo menos tres— le dieron varios golpes en la frente, en el ojo derecho y en la nariz. Jorge Martín Bentancort perdió el conocimiento, debido a los traumatismos en el cráneo. 

El afectado sufre una difonía progresiva por los hematomas. Foto: Ariel Colmegna.
El afectado sufre una difonía progresiva por los hematomas. Foto: Ariel Colmegna.

Los guardias lo arrastraron cerca de cien metros hacia la puerta de salida y después lo tiraron en las afueras del local bailable. Cuando cayó sobre las maderas de la entrada, recuperó el conocimiento, pero le faltaba el aire. Algunos de los presentes lo asistieron. La víctima es asmático, lo que complicó su recuperación aun parcial.

Durante los incidentes, en el que intervinieron varios estudiantes para intentar detener la paliza, una guardia también habría agredido a algunas jóvenes. Según Bentancort, los guardias explicaron luego que lo habían confundido con otra persona. Poco antes, una joven había presentado a los guardias una queja debido a que alguien se sobrepasó con ella. Tenía las características físicas del médico y hasta el mismo color de camisa.

Llamado de auxilio.

Tras el incidente, se llamó al 911 y los policías se comunicaron con la Prefectura de Trouville, con jurisdicción en la zona. 

De inmediato fue solicitado el traslado de Bentancort en una ambulancia del SUAT hacia el Círculo Católico, de donde es socio. Por los hematomas en el cuello debió ser trasladado con protector cervical y le sangraba la nariz. En la mutualista quedó internado varias horas, mientras se realizaban las tomografías necesarias.

Bentancort, quien presentó una denuncia penal, así como una demanda civil ante la Justicia, está ahora en su domicilio pero se agudizó la inflamación del cuello, y sus cuerdas vocales apenas le permiten contar la historia a El País.

El informe del médico forense establece que las lesiones fueron muy graves. Tiene dificultades para girar su cabeza y podría ver afectada la carrera docente en la medida que la disfonía continúe como consecuencia de un edema.

Horacio Maglione, encargado de prensa de Punta Pocitos, dijo a El País que el complejo está al margen de las fiestas bailables organizadas en los salones. Damián Chagas, quien arrendó uno de ellos a los estudiantes, dijo que no tuvo nada que ver con el evento en sí ya que los propios jóvenes vendieron las entradas para la fiesta. Chagas agregó que solo le correspondió contratar a la empresa de seguridad Garstian, que cumple con todas las autorizaciones.

La empresa de seguridad responde.

El propietario de la empresa de seguridad Garstian, Richard García, dijo a El País que para la fiesta destinó a ocho guardias varones y una mujer. Desconoce si alguno de sus empleados fue responsable de las lesiones al médico, aunque interrogó en el lugar a varios de los guardias y personal de puerta. Añadió que continuará con el seguimiento de la denuncia del agredido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)