FIBROSIS QUÍSTICA

Joven de 17 años requiere trasplante urgente de pulmón

Debe usar oxígeno permanente; su situación empeora.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Gentileza Micaela Martínez

Micaela Martínez tiene 17 años y desde hace dos, se encuentra en lista de espera para recibir un trasplante de pulmón.

Cuando tenía 7 días de nacida fue diagnosticada con fibrosis quística, una enfermedad hereditaria degenerativa, causada por un gen defectuoso que lleva al cuerpo a producir un líquido anormalmente espeso y pegajoso que se acumula en las vías respiratorias y en el páncreas, y puede ocasionar infecciones pulmonares potencialmente mortales, además de serios problemas digestivos.

Según expresa Micaela, a partir de allí "todo ha sido internaciones y peleas por vivir".

Una de las infecciones que contrajo —cuando tenía 8 meses y debido a la fibrosis quística— fue producida por un pseudomona, una bacteria que provoca que los pulmones se tapen y se deterioren.

Por esa causa, desde hace dos años, Micaela debe usar oxígeno permanentemente y requiere un trasplante de pulmón de manera urgente para poder vivir y mejorar su calidad de vida.

Desde que contrajo la infección, Micaela debe someterse a un tratamiento con antibióticos por 15 días, para aplacar o dormir la bacteria, ya que no es posible eliminarla por completo.

Pero luego de un tiempo, la infección vuelve a surgir y Micaela debe volver a internarse y someterse al mismo tratamiento. La situación va empeorando. "Recientemente Micaela tuvo un episodio de hemoptisis, que son vómitos de sangre, y fue necesario internarla en CTI", contó su hermana Laura a El País.

Allí permaneció unos días hasta que fue dada de alta y volvió al sanatorio para continuar con el tratamiento.

Pero el pasado domingo, tuvo nuevamente otro episodio de vómitos de sangre. "Nosotros sabíamos que los pulmones de Micaela estaban complicados, pero la doctora nos dijo que la situación había empeorado. Por eso pasó de estar en lista de espera a estar en lista de urgencia", explicó su hermana.

Esperanza.

Hace dos meses parecía que lo que Micaela había esperado por tanto tiempo, por fin había llegado. Recibieron una llamada avisándoles que había un pulmón disponible para trasplantárselo. Pero la alegría duró poco: a la hora y media volvieron a llamar a su familia y le dijeron que el pulmón no estaba en condición de ser trasplantados. "Nos habían advertido que eso podía suceder", explicó su hermana.

Pero a pesar de todo ello, según cuenta Laura, la joven "tiene muchas ganas de superarse y anímicamente está bien".

Su optimismo se puede ver en su página de Facebook Para que Mica siga respirando. En una de sus fotos expresa: "Algún día diré… no fue fácil, pero lo logré".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)