FUNCIONARIOS EN CONFLICTO

"Jornadas de ruidos" contra las ratas en el BPS de Ciudad Vieja

Los roedores “cada vez más grandes” deambulan entre los funcionarios.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La sede del BPS con problemas de roedores está ubicada en Plaza Matríz. Foto: F. Flores

Cuando el reloj marcó las 11:30 en punto, el silencio que reinaba en el subsuelo de la sede del BPS en la Plaza Matriz, se cortó repentinamente. Los funcionarios comenzaron a golpear contra los escritorios las máquinas engrampadoras, los portalápices y cualquier otro objeto contundente que tenían a mano, además de encender la sirena de un megáfono, provocando un ruido ensordecedor.

Una veintena de personas que aguardaban a ser llamadas se miraban con cara de sorpresa y se preguntaban unos a otros qué estaba sucediendo.

"Están en conflicto por las condiciones de trabajo porque parece que hay ratas acá", le explicó un hombre a una señora que al escuchar la palabra rata abrió los ojos como platos sin poder ocultar su inquietud.

"Últimamente aparecieron ratas de gran tamaño, que no solo comen el papel de la oficina, sino que son un peligro, por los problemas de salud que pueden traer, por el asco que generan y porque pueden atacar", comentó una funcionaria.

Algunos que esperaban para hacer trámites se tapaban los oídos intentando minimizar el ruido, se colocaban auriculares o se levantaban de sus asientos para alejarse del barullo. El estruendo se extendió por cinco minutos.

Reclamos.

Cuando terminó la protesta ningún funcionario explicó al público porqué habían tomado esa medida, pero los carteles que colgaban por toda el área aclaraban los motivos.

"Señor contribuyente: las condiciones de trabajo son inaceptables y comprometen nuestra salud. Con estos ruidos recordamos a la administración que seguimos aguardando por soluciones", se podía leer en uno de ellos.

Las condiciones insalubres a las que se refieren tienen que ver con la presencia de roedores, insectos, malos olores y falta de ventilación en el lugar donde trabajan.

Por encontrarse en un subsuelo, los casi 60 funcionarios que trabajan en la Asesoría Tributaria y Recaudación (Atyr) del BPS y que atienden diariamente a unas 400 personas, tienen que soportar la presencia diaria de ratas, ratones y cucarachas.

"Hemos visto muchos roedores por los alrededores de los escritorios y otros muertos que desprenden un olor nauseabundo en todo el subsuelo, lo que hace que sea imposible trabajar", explicó uno de los delegados de esa área.

Tampoco hay comedor ni piletas donde lavar los cubiertos, "por lo que los funcionarios deben comen en el mismo lugar por donde andan los roedores. Es un peligro porque puede ser un foco de infección", agregó.

Jornadas de ruido.

Según afirman, los problemas vienen de 4 años atrás pero desde hace un mes, luego de "negociaciones infructuosas y ante la falta de respuestas efectivas" de las autoridades, los funcionarios se reunieron en asamblea y resolvieron declararse en conflicto. Por ello decidieron realizar las llamadas "jornadas de ruido" que duran 5 minutos cada una y se realizan cuatro veces al día: a las 10:30, a las 11:30, a las 13:30 y la última a las 15:00.

"Lo hacen para llamar la atención e informar a los compañeros de las plantas superiores y a los contribuyentes que están trabajando en malas condiciones", explicó el delegado sindical de BPS.

"No piden aumento de sueldo, tampoco se quejan por el hecho de que es el sector que más público atiende todos los días. De nada de eso se quejan. Solo reclaman que se les busque un lugar con condiciones de trabajo dignas", sostuvo.

"Las soluciones han sido parciales".

Los trabajadores de esa dependencia del BPS se reunieron con las autoridades pero, según explicaron, la solución que les dieron no los conformó. "Nos dieron una solución parcial: propusieron trasladar a un grupo de personas, pero aún seguiría trabajando una parte del personal en el subsuelo", contó el delegado sindical. Según dice, hace un tiempo se cambiaron todos los tubos de luz, se arreglaron los baños de caballeros "que eran vergonzosos", se construyeron más baños para damas "ya que había solo dos gabinetes para las 60 funcionarias del BPS" y se reciclaron a nuevo los pisos del uno al tres. "Pero el único lugar que quedó si arreglar fue el subsuelo", dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)