GUANTÁNAMO

Jihad Diyab espera reencontrarse con su familia el viernes

El 16 de septiembre se celebra el día del musulmán. La hija del exrecluso de la prisión de Guantánamo se casará el próximo mes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
JIhad Diyab al regresar a su casa el pasado sábado. Foto: Francisco Flores.

El exrecluso de la cárcel de Guantánamo, el sirio Jihad Ahmad Diyab, contó en una entrevista a La Diaria que  le reza a Alá para que el viernes 16 de septiembre, cuando se conmemora el Día del Musulmán, pueda reencontrarse con su familia en Turquía.

Respecto a su estado de salud, Diyab dijo que "a veces no sé qué es lo que estoy haciendo. Me duele todo el cuerpo, particularmente los riñones. Siento tanto, tanto frío, y me siento muy débil. Mi cuerpo no está bien", manifestó el sirio, quien desde hace 28 días hace una huelga de hambre para que le permitan reunirse con su familia.

Diyab es visitado de forma periódica por Alejandra de Bittencourt, integrante del grupo "Vigilia por Jihad Diyab", y por Christian Mirza, interlocutor entre el gobierno y los exreclusos de Guantánamo.

MIrza dijo a El País que mantienen los contactos con Diyab por las gestiones que realiza el gobierno para encontrar un país que lo reciba, pero aclaró no poder revelar el estado de avance.

Diyab ha planteado en reiteradas oportunidades que no quiere quedarse en Uruguay porque quiere reunirse con su esposa e hijas. La esposa de Diyab (quien tiene 45 años) se comunicó con él en la tarde del viernes por Skype y ratificó que no quiere venir a Uruguay. Se encuentra en Ankara, la capital turca, junto a las tres hijas que tuvo con el sirio, una de las cuales se casará el próximo mes. Un hijo de Diyab murió durante la guerra civil siria.

“Oh, Alá, el matrimonio de mi hija va a ser el mes que viene y no podré ir, y estoy triste por eso. Y los extraño mucho”, dijo a La Diaria el exrecluso de Guantánamo.

El viernes Diyab estuvo varias horas en el noveno piso del Hospital de Clínicas pero se negó a recibir atención médica, y las autoridades del centro debieron acceder a que volviera en un taxi al apartamento donde duerme.

Las autoridades del hospital dispusieron que solamente lo podían acompañar en la habitación dos personas, una de las cuales es un traductor de árabe, y ese fue el motivo que llevó a Diyab a querer retirarse del hospital según dijeron los acompañantes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)