Acusaciones contra todos

Invitó a ex compañeros y no fueron

Héctor Amodio Pérez llegó al aeropuerto de Carrasco a las 10:30 de la mañana de ayer, acompañado por su mujer. El objetivo era presentar un libro que propone echar por tierra el relato oficial del MLN y limpiar su imagen tras haber sido culpado de la caída de la guerrilla.

Amodio abandonó el país el 13 de octubre de 1973 junto a su compañera Alicia Rey, luego de pactar con los militares. El MLN, que lo condenó a muerte, lo considera el responsable de la derrota del movimiento por haber entregado la cárcel del pueblo. Sin embargo, ya en 2009, Julio Marenales había admitido en una entrevista con el periodista Gerardo Tagliaferro que quien entregó la cárcel del pueblo fue Adolfo Wassen. "Fue un error del compañero, dijo entonces Marenales. ¿Por qué ante la misma circunstancia lo que para uno fue un error para mí es una condena a muerte?, señaló Amodio a El País previo a su llegada.

"A Mauricio Rosencof, Eleuterio Fernández Huidobro, Julio Marenales, José Mujica, Jorge Zabalza, Efraín Martínez Platero, Marcelo Estefanell, todos ellos involucrados en mayor o menor grado en la historia oficial, les pido que asistan a la conferencia de prensa", añadió. Ninguno de ellos fue ayer a la presentación del libro.

Huidobro "sabe que es mentira".

"¿Qué cambiaría de su vida?", le preguntaron, y respondió que todo desde sus tiempos de estudiante en adelante. Y se quejó de haber estado cuarenta años en la clandestinidad. Primero por haber tomado la opción de convertirse en parte del MLN, reconoció durante la presentación de Palabra de Amodio. La historia de los Tupamaros. Y después, por tener que esconderse, señaló de sus propios compañeros. "Me acusan de la caída de la cárcel del pueblo cuando saben que es mentira", declaró.

Amodio dice en el libro y lo repitió en la conferencia de ayer, que el propio Eleuterio Fernández Huidobro tiene plena consciencia de que él no es un traidor. Dijo que el propio integrante de la guerrilla Adolfo Wassen, le confesó al hoy ministro de Defensa que fue él quién "entregó" a la llamada cárcel del pueblo.

También habló de su familia en Uruguay, con la que no se lleva bien. De que lo hicieron deshacerse de todas las pruebas que se había llevado del batallón Florida y que demostrarían, advirtió, su inocencia. Afirma que lo instaron a que guardara silencio por todos estos años, hasta 2013, donde volvió otra vez a la palestra pública. "Mi familia me destruyó", sintetizó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)