PABLO MIERES

"Invitando a Novick, Vázquez quiso clavarles un cuchillo a los partidos"

El senador del Partido Independiente está armando un espacio socialdemócrata, que reúna todas las opciones de centroizquierda y que sea una opción de gobierno al “agotado” Frente Amplio.

En ese espacio Mieres incluye sectores de los partidos Nacional y Colorado, como batllistas y wilsonistas, y del Frente Amplio, como el ala seregnista. En entrevista con El País, Mieres es crítico con el planteo del empresario Edgardo Novick, a quien ve como un “líder emergente” de un movimiento todavía en proceso. Pero aún es más crítico con sectores radicales del Frente Amplio, como los que se identifican con el expresidente José Mujica, hoy senador del MPP.

—Las encuestas le dan una intención de voto en el entorno al 3% al Partido Independiente, más o menos lo mismo que obtuvo en las elecciones de 2014. ¿Capta votos del Frente Amplio o de los partidos tradicionales?

—Somos una opción que los defraudados del Frente Amplio ven con interés. Pero sé que el partido tiene un punto débil y que es su tamaño, su capacidad de ser una alternativa de poder. En 2017 cumplimos quince años de vida. Sentimos que hay sintonía con otros sectores y por eso hay que construir una alternativa distinta. El partido se siente responsable de haber provocado un diálogo entre el gobierno y la oposición en el tema de la seguridad. Algún aporte de todo eso va a surgir. Esos ciudadanos desilusionados, desencantados, que apostaron a una cosa y hoy ven que el Frente Amplio los defraudó, pueden ver en nosotros una alternativa. Sobre todo si somos capaces de construir una opción mayor.

—¿Cómo debe actuar la oposición ante un gobierno con mayorías parlamentarias?

—Siempre creí que el concepto de oposición hay que decirlo en plural. No hay una sola oposición sino más de una, y no todas iguales. Hay tres: una a la izquierda del Frente Amplio, que es la Unidad Popular; otra que va desde la izquierda moderada hacia la derecha donde hay una postura socialdemócrata, y otra más liberal que está presente en los dos partidos tradicionales donde además se ubica también este fenómeno emergente que es Edgardo Novick; y luego nosotros con sectores de los partidos tradicionales como wilsonistas, batllistas y seregnistas en un espacio socialdemócrata que podamos convertir en una alternativa real.

—¿Cómo ve la irrupción de Novick en política?

—Es un empresario por ahora sin estructura partidaria que tuvo una muy buena votación en las departamentales de 2015 y que una encuesta muestra a la par del Partido Colorado. Está tratando de construir una alternativa y bienvenido sea en una democracia plural. El tiempo va a decir cuál será su proyección.

—El presidente Tabaré Vázquez lo emparejó con los líderes de la oposición en las reuniones de la Torre Ejecutiva por el tema seguridad pública.

—Eso me pareció curioso. Está claro que es una picardía del presidente Vázquez. Él, que es tan formal y cuidadoso de la institucionalidad, sin embargo no tomó en cuenta que la invitación a Novick era a una persona que carece de representación institucional. No es presidente de ningún partido sino un líder emergente de algo que podrá surgir en el futuro. Nadie es tonto: Vázquez quiso clavar un cuchillo a los partidos tradicionales.

—¿Si hubiera un balotaje en 2019 el Partido Independiente volvería a dejar en libertad de acción a sus votantes como hizo en las dos elecciones anteriores?

—Pensamos que es posible construir una alternativa que pelee, que esté en la disputa como un frente de centroizquierda con representantes de distintos partidos. Es claro que el Frente Amplio está agotado.

—¿Cómo marcha el proyecto de alianza socialdemócrata? ¿Es una propuesta diferente a la del senador blanco Jorge Larrañaga?

—Está claro que es otra cosa. Larrañaga plantea la necesidad de coordinar desde ahora para llegado el momento tener acuerdos en varios temas. No es un acuerdo electoral sino programático. Estos acuerdos ocurren espontáneamente cuando hay coincidencias, pero no hay que forzarlos. No me gusta la idea de que el campo opositor se construya en algo que sea "todos juntos contra el Frente". Una cosa es construir una coalición coherente, como queremos nosotros para gobernar, y otra es el rejunte para votar. Esa coalición coherente es formada por gente que viene de otros partidos y con la que pensamos igual. Hablo de una coalición socialdemócrata.

—¿De qué forma se presentará esta nueva expresión política?

—Un nuevo lema que se va a tener que crear. En ese lema habrá varias listas al Senado, una será de batllistas, una de wilsonistas, otra de seregnistas, otra del Partido Independiente. Todos sumando bajo una candidatura única como dice la Constitución. El Uruguay necesita una opción de centroizquierda, desmarcada de un Frente Amplio que está cada vez más colonizado por los sectores mujiquistas, y por tanto más radicales. Hay que darle a la gente una opción de centroizquierda con democracia, sensibilidad social, mercado, competencia, pero un Estado que evite un exceso de inequidades. La diferencia con ese sector mujiquista es que nosotros creemos que en Venezuela hay dictadura, y ellos creen que si es de izquierda no importa.

—¿Ya ha hecho contactos fuera de su partido?

—Venimos avanzando. Hemos organizado seminarios con el Espacio Abierto del diputado Tabaré Viera. Invitamos gente a participar como el exsubsecretario de Educación Fernando Filgueira, al exdirector de Educación Juan Pedro Mir, y al sindicalista Richard Read. Habrá otros invitados como el diputado frenteamplista Gonzalo Mujica.

“El FA se ha agotado como opción de gobierno”

Pablo Mieres valora positivamente el año y medio que lleva en el Senado, la primera legislatura en que el Partido Independiente ocupa una banca en esa Cámara. “Ha sido un período vivido muy intensamente. La experiencia en el Senado ha sido positiva. Estuve en la investigadora de Ancap; ha sido un logro importante la aprobación del proyecto que corrige un error de la ley de inclusión financiera al postergar el pago electrónico en lugares de menos de 2.000 habitantes, para que la gente no deba trasladarse a otras ciudades para cobrar. Son cosas que uno siente que ayudan a la gente. Este es un período cambiante, muy dinámico, a diferencia de lo que ha sido el gobierno del Frente Amplio desde 2005. En este gobierno tanto la ciudadanía como los partidos vemos que hay cambios. Lo principal es que el Frente Amplio se ha agotado como opción de gobierno, más allá de haber hecho algunas cosas positivas. Hay sensación de cansancio, falta de agenda, de iniciativas. Las irregularidades como en Ancap, hubo despilfarro de dineros públicos, la sensación de que el Frente defiende lo indefendible abroquelado en su poder sin ver la realidad internacional”, sostuvo Mieres.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)