Serán indagados unos cincuenta empresarios y trabajadores de comercios

Investigan mega estafa con tarjetas de créditos clonadas

Una estafa millonaria con tarjetas de créditos internacionales clonadas es investigada por la Justicia especializada en Crimen Organizado. Serán indagados aproximadamente medio centenar de comerciantes y trabajadores de supermercados.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Empresas de crédito con pérdidas millonarias por accionar de estafadores que clonan tarjetas .

Según fuentes del caso, la investigación surgió meses atrás a raíz de un testimonio de un indagado en el Juzgado de 2° Turno, Pedro Salazar, por un caso de contrabando de celulares donde fueron procesados varios comerciantes de plaza.

Ese individuo reveló en la sede de Salazar la existencia de una maniobra multimillonaria con tarjetas clonadas y presunto lavado de dinero en el país. Parte del expediente con dicho testimonio pasó al juzgado de Crimen Organizado de 2° Turno, a cargo del magistrado Néstor Valetti. El fiscal del caso es Gilberto Rodríguez.

En las actuaciones judiciales, que comenzaron el martes 5, Valetti inició indagatorias a comerciantes y trabajadores de conocidas firmas, quienes usaron las tarjetas clonadas en su propio beneficio por montos elevados.

Según fuentes del caso, se presume que las tarjetas de créditos internacionales fueron clonadas en Paraguay y traídas a Uruguay por delincuentes guaraníes y franceses, cuya identidad se desconoce hasta ahora.

El martes pasado declararon siete comerciantes —entre ellos varios procesados por el juez Salazar por un delito de contrabando—. La indagatoria duró 12 horas. Ayer testificaron cinco personas vinculadas a comercios de plaza. Un escribano, que declaró en calidad de testigo, mostró a Valetti los escritos de compras de propiedades supuestamente efectuadas con dinero extraído con las tarjetas clonadas. De esa forma, el profesional presentó pruebas de que no tenía ninguna vinculación con la maniobra delictiva.

En las próximas dos semanas continuarán las indagatorias a personal vinculado con firmas de plaza para determinar si estaban o no involucrados en la mega estafa.

En esta primera etapa, la investigación se centra en cuantificar la maniobra. Las tarjetas clonadas fueron utilizadas en decenas de compras de electrodomésticos y alimentos. También se presume que pudieron ser utilizadas para la extracción de dinero en efectivo.

Durante las indagatorias efectuadas ayer por el juez Valetti y el fiscal Rodríguez, con la participación de prestigiosos abogados que defendían a comerciantes, se supo que algunas compras fueron de entidad y que, en algunos casos, superaron los límites de créditos de dichos plásticos.

También se constató que en un solo día se efectuaron reiteradas compras con las mismas tarjetas en conocidos comercios de plaza.

La investigación, que es realizada por la Dirección de Crimen Organizado e Interpol y dirigida por el juez Valetti, también apunta a conocer el origen de las tarjetas clonadas.

Una de las hipótesis manejadas por fuentes del caso es que Valetti deberá enviar exhortos internacionales a Paraguay para establecer si las mismas fueron clonadas en ese país. También se analiza enviar el expediente a la Secretaría de Antilavado para que determine si se trata de un caso de lavado de activos o no.

Millonarios.

La clonación de tarjetas de créditos se conoce con el nombre de "Skimming"

La mayoría de los métodos de clonación ya son conocidos por la Policía. Por ejemplo, un empresario norteamericano concurre a un restaurante en Europa. El mozo, junto con varios cómplices, le realizan una copia de la banda magnética utilizando un aparato casero. También se le sustraen la contraseña. Posteriormente, esa información es volcada a una computadora. Luego estos individuos venden esos datos a organizaciones delictivas generalmente rumanas o búlgaras, quienes extraen la mayor cantidad de dinero posible con las tarjetas antes de que el propietario de las mismas detecte el ilícito y lo denuncie.

Hackers usan programas informáticos que les permiten rastrear la red y obtener numeraciones de tarjetas de crédito y sus contraseñas.

Otro tipo de maniobra más burda es colocar adentro del cajero una cámara que filme la contraseña utilizada por el propietario de la tarjeta para retirar dinero y una ranura falsa que copia la banda magnética. Este sistema fue utilizado en Uruguay por dos delincuentes colombianos, quienes fueron identificados y procesados por la Justicia en 2013.

A mediados de 2011, efectivos de Crimen Organizado fueron alertados de que en cajeros de Punta Carretas ocurrían reiterados retiros de dinero utilizando tarjetas europeas. Tras un seguimiento fueron detenidos ocho búlgaros.

En el hotel tenían 500 tarjetas clonadas.

En la cárcel tras vida de lujo.

Un hacker brasileño, experto en clonación de tarjetas de crédito de ejecutivos, hoy se encuentra alojado en el penal de Libertad luego de un pasaje por varias cárceles uruguayas.

Su vida parece de película. A los 19 años viajó a Estados Unidos a estudiar tecnología en una conocida universidad. Allí supo que podía conseguir a través de Internet o mediante contactos en hoteles los números de tarjetas internacionales utilizadas por ejecutivos de multinacionales. Un año después, el joven vivía una vida de lujo con sus amigos en hoteles de primer nivel y viajando a países de Europa, Asia y América Latina sin gastar un centésimo de su bolsillo. La diversión se sustentaba con las estafas mediante la clonación de tarjetas de crédito de ejecutivos.

A principios de 2013, el hacker se alojó en un conocido hotel de Carrasco. Venía por la rambla en un auto de alta gama alquilado.

Totalmente ebrio, el hacker pasó de largo de su hotel. Entonces giró en redondo y subió la vereda de la rambla por varios metros. Lo detuvo un patrullero. Cuando levantaron el asiento del auto, los agentes encontraron tarjetas de crédito clonadas, cédulas y pasaportes falsos. Fue alojado en el penal de Las Rosas (Maldonado). Allí obtuvo 30 números de tarjetas internacionales a través de contactos en hoteles de primer nivel. Junto con un recluso, también fue procesado por esta causa.

La Policía brasileña cree que este hacker estafó en tres años a 400 multinacionales por más de US$ 4 millones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Edinson Cavani festejando su gol número 151 con la camiseta del PSG

Cavani no quiere hablar del récord de Zlatan

Max caracteres: 600 (pendientes: 600)