Continúa operativo retorno de los sanduceros

Las inundaciones costaron en Paysandú $ 19 millones

Hasta ahora se destinaron 19.000 horas-hombre de trabajo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fueron 6.700 los sanduceros que debieron abandonar sus viviendas. Foto: A. Sánchez

La Intendencia de Paysandú presentó ayer el balance de lo actuado desde que se atendió la emergencia por las inundaciones. Sin tener en cuenta el operativo retorno, en el que se continúa trabajando, se gastó 19 millones de pesos en recursos humanos, materiales, aportes económicos y combustible. En esa cifra se suman aportes de la Intendencia, el Mides, el Batallón Leandro Gómez, Ancap, Prefectura, la dirección departamental de Salud, UTE, OSE, Bomberos y el Ministerio del Interior.

Al monto mencionado hay que agregarle lo que deberá invertirse para recuperar infraestructuras privadas y públicas, calles y alumbrado público arruinados y paseos públicos afectados. Hasta ahora, se destinó más de 19.000 horas-hombre de trabajo.

El 18 de diciembre habían sido evacuadas las primeras familias y se pusieron en marcha los protocolos de emergencia.

Fueron 6.700 los sanduceros que tuvieron que dejar sus viviendas, de los cuales 1.500 se alojaron en los lugares que dispuso el Centro Coordinador de Emergencia de Paysandú.

Alrededor de 1.000 evacuados se instalaron en carpas y campamentos. Por primera vez, todos los centros de estudios de las zonas comprometidas fueron puestos a disposición de las familias evacuadas.

Se repartieron más de 1.000 canastas de alimentos por parte de Promoción Social y el Mides; se entregaron 300 colchones y más de 1.500 kits de limpieza en dos días, a través de la tarea de una ONG adventista.

A todo esto debe sumarse las exoneraciones decididas por UTE, OSE, Antel, DGI y BPS, que en números aún no han sido comunicadas.

Brigadas.

Se conformaron cuatro grupos de trabajo: la logística requirió más de 20 camiones y 10 camionetas, varios lugares de alojamiento y depósitos para albergar pertenencias de los damnificados. A nivel social se conjugaron esfuerzos con el Mides y Promoción Social de la Intendencia.

Un tercer grupo tuvo a su cargo los controles sanitarios, gestión dirigida desde la Intendencia con apoyo del centro asistencial Comepa, ASSE y la Cruz Roja, cuyos médicos y voluntarios conformaron brigadas para las giras efectuadas por los lugares de alojamiento de la población evacuada. Asimismo se mantuvieron abiertas y funcionando a pleno las policlínicas municipales.

El cuarto grupo se encargó de la elaboración y distribución de alimentación. Estuvo a cargo de efectivos del Batallón General Leandro Gómez y Promoción Social, con el aporte de alimentos del INDA.

Retorno.

Ahora se desarrolla el plan retorno, para lo que han sido fundamentales Paseos Públicos e Higiene, Prefectura y Bomberos, a fin de evitar cualquier tipo de inconveniente de riesgo sanitario. De la misma manera, es clave la tarea de UTE para evitar riesgos eléctricos así como el aporte del Sinae facilitando la contratación de cooperativas sociales y del servicio de barométricas, que permiten ir limpiando y reacondicionando la zona afectada.

El Intendente Guillermo Caraballo, durante la presentación del informe que se hizo ayer en el Salón Rojo del Palacio Municipal, explicó que se mantiene el alerta en tanto permanece el fenómeno de El Niño, aun cuando no existe confirmación de una nueva inundación por parte de la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)