SIEMPRE HABRÁ UNA AVENTURA

Intrépido viajero en globo cruzó Uruguay en 5 horas

Ruso Fedor Konyukhov intenta dar vuelta al mundo en menos de 13 días.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Reuters

Desde que Phileas Fogg dio la vuelta al mundo en 80 días, en la novela homónima de Julio Verne (1872), las travesías en globo alrededor del mundo han batido varios récords. El aeronauta suizo Bertrand Piccard junto al británico Brian Jones completaron la primera circunvalación al mundo, sin escalas, en marzo de 1999. El millonario estadounidense Steve Fossett (ver aparte) fue el primer hombre en dar la vuelta al mundo en un globo en solitario y sin escalas en el año 2002. Lo hizo en 13 días.

Ahora, un aventurero ruso de 64 años, Fedor Konyukhov, está intentando batir el récord y espera culminar su vuelta al mundo en solitario en menos de 13 días, a bordo de su espectacular globo "Morton".

Tras haber despegado de Australia el 12 de julio, con rumbo al Este, antenoche el globo surcó los cielos uruguayos, ingresando por la frontera de Fray Bentos y sobrevolando Paysandú, Durazno, Cerro Largo y Treinta y Tres, hasta internarse en el Océano Atlántico. La travesía duró casi cinco horas.

Un aficionado residente en Durazno captó la presencia del globo de Konyukhov cuando se encontraba sobre la localidad de La Paloma, próxima a la represa del Rincón del Bonete. Iba siguiendo su trayectoria en la página de flightradar24, un sitio de Internet que muestra en tiempo real todos los vuelos registrados por los radares del mundo. El ícono del globo "Morton" se destacaba en el territorio uruguayo entre otros cuatro vuelos comerciales que, cerca de las 9 de la noche del lunes, cruzaban el espacio aéreo. Los datos del vuelo indicaban que viajaba a 7.000 metros de altura y a una velocidad de 104 kilómetros por hora. En menos de media hora, el globo ya se encontraba sobre Tupambaé, en Cerro Largo.

Barras de cereales y agua son lo único que lleva a bordo del globo. Foto: Reuters
Barras de cereales y agua son lo único que lleva a bordo del globo. Foto: Reuters

Sacerdote audaz.

La biografía de Fedor Konyukhov, nacido en Ucrania, es tan curiosa como su afición a la aventura. Viajero, capitán de yate y sacerdote ortodoxo, en 1983 se convirtió en el miembro más joven de la Unión de Artistas de la desaparecida URSS.

Su foja de récords como aventurero solitario es bien extensa. Konyukhov es la única persona que ha llegado a los puntos extremos del planeta. Viajó al Polo Norte y al Polo Sur, alcanzó dos veces la cima del monte Everest y también dio la vuelta al mundo en barco por el Cabo de Hornos. Cruzó Groenlandia con un trineo tirado por perros y —quizás su hazaña más notoria— atravesó el Atlántico en una embarcación de remos en apenas 46 días.

El globo en el que está emprendiendo esta travesía mide 51 metros de alto y 18 de ancho. Para viajar a más de 7.000 metros de altitud, Konyukhov va provisto de una mascarilla de oxígeno en el interior de una cabina cerrada y lleva un equipo especial para soportar temperaturas de 3 grados centígrados dentro de la góndola, y hasta -40° en el exterior.

En algunos portales rusos (si el traductor de Google es fiable) se informa que por su condición de religioso, Konyukhov lleva en el globo "una cruz con las reliquias de 60 santos" y también unas partículas que la tradición ortodoxa asegura que son "de la Corona de Espinas y de la Cruz del Señor".

Antes de partir, en una entrevista que concedió a un medio ruso, dijo que iba a alimentarse principalmente de "barras de cereales y agua" durante los 13 días que durará la travesía.

"No podré tomar té ni café en el globo, y prácticamente no podré dormir".

Una anotación en el blog dedicado a seguir las peripecias de Konyukhov, antes del cruce de la Cordillera de Los Andes el 17 de julio, reseñaba que "Fedor durmió 2 horas por día en total, en cuatro intervalos de 30 minutos".

Una semana atrás.

El viaje comenzó el martes 12 de julio pasado desde el aeropuerto de Northam, en el Oeste de Australia a las 7:30 hora local. El plan es completar 35.000 kms de vuelo por el Hemisferio Sur para concretar la vuelta al mundo en globo.

La noche del lunes, mientras cruzaba territorio uruguayo, a su derecha era visible por GPS el balneario de Punta del Este, que Konyukhov ya conoció como puerto de recalada en 1999, durante la regata en solitario Around Alone.

En un reporte de ayer de tarde en el sitio oficial de la travesía se indicaba que el globo "Morton" cruzó el territorio de Chile en una hora y cinco minutos, y el cruce de la cordillera le llevó dos horas tras sobrevolar el Aconcagua.

La travesía de Argentina se completó en la jornada del 18 de julio, en 9 horas y 20 minutos. La noche cayó sobre el globo de Fedor cuando estaba en cielo uruguayo y el cruce desde el río Uruguay hasta la frontera con Brasil se cumplió en 4 horas 50 minutos.

Los organizadores del vuelo agradecieron a los controladores de tráfico aéreo de Santiago, Buenos Aires y Montevideo por su "impresionante profesionalismo", ya que el "Morton" estaba volando —dijeron— "a través de las rutas aéreas con más tráfico de Sudamérica". Un elogio generoso, por lo menos en lo que concierne a Uruguay. A esa hora tardía había en la pantalla un solo vuelo —TAM JJ 8039 con destino a Río— que acababa de despegar de Carrasco.

Travesía.

Fedor Konyukhov —ruso, sacerdote ortodoxo, artista y aventurero solitario— partió a bordo de su globo aerostático "Morton" desde Australia, el 12 de julio pasado (arriba). Ayer de noche, en el sitio web flightradar24 , que rastrea en tiempo real todos los vuelos del mundo, se registraba el paso de su globo por el centro de Uruguay, sobre el departamento de Cerro Largo, en dirección al Océano Atlántico. El aeronauta confía en llegar a su destino, en Australia en menos de cinco días, para batir el récord.

La primera vuelta al mundo en solitario.

El millonario y aventurero estadounidense Steve Fossett (nacido en 1944 y declarado muerto en 2008), fue el primer hombre en dar la vuelta al mundo en un globo en solitario y sin escalas. Partió, como Fedor Konyukhov, desde Northam (Australia) el 19 de junio de 2002 y regresó a tierra el 2 de julio de ese mismo año.

Antes lo había intentado cinco veces y una de ellas casi le cuesta la vida, al caer su aeronave desde 8.000 metros de altura.

Después de haber culminado su hazaña en globo, logró el récord de la vuelta al mundo a vela sin escalas, a bordo de un catamarán.

Su inclinación hacia la aventura se despertó desde niño, cuando era miembro de los boy scouts. Más tarde hizo mucho dinero como consultor de inversiones y agente de bolsa, y dedicó su fortuna a financiar sus aventuras, que duraron hasta su muerte.

El 3 de septiembre de 2007, cuando pilotaba un monomotor sobre el desierto de Nevada, no regresó a la base. La Patrulla Civil Aérea lo buscó sin éxito hasta que 6 meses después, el 15 de febrero de 2008, un juez de Chicago lo declaró muerto. El 2 de octubre de 2008 se encontraron los restos de su avión en un área de lagos de California.

El Orbitery "la última odisea del Siglo XX".

El 21 de marzo de 1999 dos viajeros conquistaron lo que muchos llamaron "la última odisea del siglo XX". El suizo Bertrand Piccard y el británico Brian Jones completaron la primera vuelta al mundo en globo sin escalas, y además batieron el récord de permanencia en vuelo (21 días) y de distancia recorrida (45.755 kilómetros).

Con el "Brietling Orbiter III", despegaron de Chteau dOex, en los Alpes suizos, y aterrizaron en un oasis de Egipto después de circunvalar la Tierra. Pasaron por el norte de África, Arabia, la India y el sur de China, y durante casi una semana, con mucha suavidad, sobre el océano Pacífico. Se les acabó la calma cuando al llegar a los 7.000 metros de altura, en América Central ingresaron en una espiral de vientos. Felizmente, gracias a los meteorólogos que les aconsejaron descender 2.000 metros para tomar corrientes favorables, pudieron zafar del peligro.

Dos siglos antes, en 1783, los hermanos franceses Joseph y Jacques Etienne Montgolfier efectuaban el primer vuelo a bordo de una cesta suspendida de un globo de aire caliente. El vuelo duró 10 minutos y recorrió poco más de 1,5 km.

Aunque últimamente la vuelta al mundo en globo se ha convertido en un deporte para millonarios, durante mucho tiempo los aerostatos desempeñaron un papel histórico en la investigación científica.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)