FAMILIAS A LA ESPERA

Interior registra 11 menores ausentes

Cinco desapariciones ocurrieron en 2016; en seis meses de 2017 dan cuenta de dos casos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En horas pico hay 120 policías patrullando el barrio. Foto: F. Ponzetto

En los primeros seis meses de 2017, según el Ministerio del Interior han desaparecido dos menores: Wanda Salvatierra de 14 años, oriunda de Fray Bentos, que salió de su casa el 3 de mayo de este año y no regresó; y Aranza Macedo de 17 años, que desapareció de su casa en Montevideo el pasado 17 de abril. A pesar de que el Ministerio sigue dando como desaparecida a Macedo, la última actividad de su Facebook fue el pasado 29 de junio cuando subió una foto de ella junto a una amiga.

En 2016, de las 17 personas ausentes que se registraron, cinco de ellas eran menores. En un principio había dos más, pero sus fotos fueron retiradas de la página web del organismo porque levantaron la denuncia o fueron halladas, como sucedió en el caso de Andrés Pereira, el menor de 17 años que había desaparecido en 2014 y fue encontrado muerto hace unas semanas en Punta Espinillo. En total son 11 los menores que continúan ausentes.

Los restantes casos son: Noelia Gularte, desaparecida en marzo de 2001 cuando tenía 14 años; Alen Curbelo de 16 años, desaparecido en 2013; y Rodrigo Vidarte de 17 años, Yanina Cuello de 16, Nirvana Silva de 17 años y Esteban Córdoba, también de 17 años, todos desaparecidos en 2016.

A diferencia de lo que sucede con los mayores, para el Ministerio del Interior las personas menores de edad son todas ausentes involuntarias.

Entre los casos de menores que luego de años de permanecer desaparecidos no se tiene una sola pista, figura el de Juan Ignacio Pertusatti, que desapareció en noviembre de 2003, cuando tenía 9 años. Había salido en bicicleta a comprar un helado a pocas cuadras de su casa, en Puntas de Manga, y nunca más se lo volvió a ver.

Al rato de haberse ido, su madre comenzó a preocuparse porque Ignacio no volvía, por lo que le pidió a una prima del pequeño que fuera a buscarlo. Cuando llegó al almacén y le preguntó a la chica que atendía si había visto a "Papo", como solían decirle sus familiares, la mujer le dijo que ese día no había pasado por allí. En ese momento la familia comenzó a buscarlo por los alrededores y cuando no encontraron rastros del menor, la madre fue a hacer la denuncia a la Policía.

"Nos dijeron que se podía haber escapado, que esperáramos 48 horas para que él volviera. Nosotros insistimos en que era un niño que no solía salir mucho de la casa. Pero recién al otro día nos tomaron la denuncia; para mí ya era tarde porque ya se lo podrían haber llevado lejos", contó Silvia Pertusatti, hermana de Ignacio.

La primera búsqueda incluyó un rastrillaje por la zona con perros y también en el lago del Arroyo Manga, ubicado cerca de la casa en donde vivía Ignacio. Pero para su hermana, al menor se lo llevó su padre.

"La Policía nos preguntó si desconfiábamos de alguien y yo le dije que desconfiaba de mi padre porque él un día cuando cayó preso le dijo a mi madre que le iba a tocar lo que más le dolía y mi hermano era el más chico de nosotros. Él salió de la cárcel en 2003, el mismo año que desapareció Ignacio", contó Silvia en una entrevista al Canal M. "Pero la Policía nunca vino a decirme que habían buscado a mi padre y que él no lo tenía".

Hoy, 14 años después, Juan Ignacio tendría 23 años y su hermana aún lo espera. "He tenido la posibilidad de mudarme y no lo he hecho. Todavía tengo esperanza de que vuelva".

Historias repetidas.

Otro de los casos emblemáticos fue el de Karen Daniela Martínez, una niña que desapareció el 2 de junio de 1997 en el departamento de Rivera, cuando tenía 7 años. La menor había llegado de la escuela, se sacó la túnica y desapareció, dejando incluso la leche servida arriba de la mesa.

Gladys, la madre de la niña, contó que un policía le confió que su hija fue secuestrada, que estuvo 15 días en un barrio lejos de la ciudad y que finalmente se la llevaron a Argentina. También escuchó a alguien en el ómnibus revelar el nombre de la persona que la capturó.

Para la madre, detrás de la ausencia de su hija hay una red de trata de personas que le cambió el nombre y la condujo a olvidar su identidad. Hoy, dos décadas después, sigue sin tener noticias de su hija, que tendría 27 años.

Una de las últimas desapariciones de menores se produjo en diciembre del año pasado cuando Yanina Cuello, de 16 años, salió de su casa, cerca de las 23:00 horas, tras recibir una llamada telefónica. Nunca más volvió. "Nos dijo que iba hasta la plaza, y que volvía enseguida. A nosotros nos pareció raro porque hacía un rato que había llegado de allí junto con sus hermanas, y ya se estaba por acostar", contó a El País Nancy, la madre de la joven. "El padre la dejó ir con la condición de que volviera enseguida, pero nunca más regresó", agregó.

"No tenemos ninguna sospecha y la Policía no nos ha dado ningún dato hasta el momento, solo nos dicen que están investigando", explica. Según cuenta, hace un tiempo recibieron varios mensajes a través de Facebook de una persona desde México que le decía que tenía a su hija y que quería plata a cambio de ella, pero descubrieron que era mentira.

"Luego recibimos otro mensaje de una mujer que decía que había encontrado a la niña casi muerta hacía dos meses y que era mi hija porque tenía los mismos tatuajes", contó. En ese caso también era una mentira para intentar sacarle plata. Les han dicho asimismo que la han visto en varios lugares, como en la Semana de la Cerveza en Paysandú, pero "hemos ido a todos esos lugares y no la encontramos".

REACCIONES.

Atlántida - Rodrigo Vidarte. - 17 años.

Rodrigo Vidarte, de 17 años, desapareció el 8 de octubre de 2016 mientras se dirigía desde su casa, ubicada en Estación Atlántida, al Hospital Pasteur, donde estaba internada su madre. Según explicó su padre, ese día el joven había tenido actitudes raras: hablaba solo y había entrado gateando a su dormitorio, por lo que piensa que le pudo haber dado un brote psicótico.

Peñarol - Noelia Gularte - 14 años.

Noelia Gimena Gularte desapareció el 26 de agosto de 2001 cuando tenía 14 años. A las 17:00 horas se había retirado de la Escuela nº 166 ubicada en la calle Estrella Sur esquina Aparicio Saravia, pero nunca llegó a su casa. En ese momento la niña tenía el pelo lacio y rubio, llevaba lentes, iba vestida con una túnica blanca con moña y llevaba una mochila azul.

Carrasco - Alen Curbelo - 16 años.

Alen Curbelo salió de su casa de Carrasco Norte el 9 de junio de 2013. Iba a jugar al fútbol, pero nunca llegó a la cancha donde lo esperaban sus amigos. En ese entonces el adolescente tenía 16 años. Su hermana reclama que la Policía empezó a buscarlo tarde. Lo describió como un chico "familiero" y "tranquilo". Tiene en el antebrazo un tatuaje con la inscripción "mama".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)