SITUACIÓN SANITARIA EN EL LITORAL

Intendencia de Salto sin dinero para los militares

Mañana sábado, terminarán su trabajo; les deben US$ 73.000 y los basurales aparecen todos los días.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Lima busca fórmula legal para poder pagarle a los soldados. Foto: El País.

La sombra de la duda asalta a los 120 soldados que recogen basura en Salto. La promesa del intendente frenteamplista Andrés Lima de pagarles $ 300 por hora trabajada en esa tarea pende de un hilo y los efectivos de las Fuerzas Armadas podrían quedarse sin cobrar.

¿Cuál es el problema? El intendente Lima no encuentra un mecanismo legal para afrontar el pago. Los soldados respondieron de inmediato a la orden del presidente Tabaré Vázquez y están trabajando desde el lunes 11 en la recolección de la enorme cantidad de basura acumulada en los barrios salteños, lo que se ha agravado por varias razones: las consecuencias de la crecida del río Uruguay cuyas aguas recién están bajando, la ola de calor que abrasa a Salto, y la invasión de mosquitos que el calor y la mugre traen consigo.

La incertidumbre de si cobrarán extra o no, como sucedió cuando por el paro de Adeom el Ejército debió recoger la basura en Montevideo, en las horas previas a fin de año, está minando la moral de los efectivos, según admitió un sargento a El País. Para peor, desde el Ejército se confirmó que como no se trata de un contrato laboral entre la Intendencia salteña y los soldados para recoger la basura, en caso de no cobrar no pueden reclamar nada. Desde el punto de vista reglamentario están "cumpliendo una orden", se explicó a El País.

Los 120 efectivos están trabajando desde las 8 de la mañana a las 12.30, cuando paran para almorzar. Reanudan a las 14 horas y terminan a las 20. Son 10 horas y media de labor a $ 300 por persona. Cada soldado debería embolsar $ 3.150 por día. En seis días de trabajo —está previsto que lo hagan hasta mañana sábado— serían $ 18.900. Ese dinero por menos de una semana de trabajo es bastante más que los $ 12.000 que perciben en la unidad por un mes al servicio. Para soldados con ese nivel de ingresos, es una diferencia relevante.

Pagarle a los 120 efectivos le costaría a la Intendencia salteña en total $ 2.268.000, el equivalente al cambio de hoy a US$ 73.161. En Salto se explicó a El País que la Intendencia hoy no cuenta con ese dinero en caja. Una de las soluciones que maneja el intendente Lima es pedir un adelanto de las partidas que el Poder Ejecutivo entrega a los gobiernos departamentales, pero eso requiere un mecanismo legal que en estos momentos se está buscando.

Tiran de nuevo.

En cuanto al operativo Salto Salud y Sociedad, como lo denominó la comuna, llevaba recolectado hasta ayer unos 400 viajes de camiones que son trasladados hasta el vertedero municipal. Mañana sábado será el quinto y último día de esta inédita tarea en el departamento.

Las cuadrillas de limpieza conformada por 120 militares y 30 municipales se han encontrado con contratiempos para afrontar el retiro de los deshechos por pinchazos en las ruedas de las retroexcavadoras por la masiva presencia de metales y clavos que han arrastrado las aguas, y el desgaste físico propio del esfuerzo.

En varios sitios que los militares han acondicionado, la imprudencia de algunos vecinos lleva a que al amanecer nuevamente se haya formado el basural. Algunas personas vuelven a arrojar bolsas de basura en presencia de los efectivos o en cuanto se van las máquinas y camiones.

"Hoy (por ayer) ya vino dos veces la policía a advertir a la gente que no tire más basura en los lugares limpios, pero se va el patrullero y lo hacen de vuelta. Nosotros no podemos ni advertir ni discutir con los ciudadanos", dijo un militar molesto porque un hombre se burlaba después de la intervención policial. "Parece que hay mucha gente que no sacaba la basura desde la creciente del 59, porque acá hay mugre del tiempo de mi abuelita", dijo otro soldado a El País.

Mosquitos, ola de calor y basura

Los militares continuaron ayer la recolección de la basura en las calles de Salto, agobiados por el calor y los mosquitos. Ayer trabajaron en las inmediaciones de las calles Atahualpa y Paraguay por el norte y por el sur, en el barrio La Estrella y las proximidades del local del Centro Regional de Profesores, lugares en los cuales se formaron montañas de basura. Seguirán hasta la noche del sábado y después no se sabe.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)