LA GESTIÓN MUNICIPAL Y EL ESTADO

Intendencia quiere que el MSP le pague por servicios

Negocian pago de cápitas por metas de atención primaria cumplidas en las 24 policlínicas de la periferia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Intendencia apela al gobierno para no prestar los servicios que le corresponden. Foto: Archivo.

Hay funciones que cumple la Intendencia de Montevideo que no son parte de su cometido. El ejemplo más claro son las 24 policlínicas municipales, financiadas hasta ahora con el presupuesto municipal. Para disponer de más recursos, la administración del intendente Daniel Martínez negocia con el Ministerio de Salud Pública (MSP) el pago de una cápita por metas cumplidas.

Actualmente la red de policlínicas municipales está ubicada en barrios periféricos de Montevideo. El acceso a las prestaciones es libre y gratuito. Del presupuesto se hace cargo la intendencia, en tanto la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) se ocupa de proporcionar los medicamentos para los usuarios.

Las policlínicas de la Intendencia de Montevideo pasaron de atender 281.000 usuarios en el 2010 a 316.000 en el 2013. Esto también determinó un aumento del gasto orientado a la atención en policlínicas.

La directora de Salud de la Intendencia de Montevideo, Analice Beron, dijo a El País que se está negociando que el Ministerio de Salud Pública le transfiera recursos a la Intendencia asociados al cumplimiento de metas del primer nivel de atención. "Todavía no hay un acuerdo, porque recién se comenzó a hablar", explicó la directora. Las cápitas se pagarán no por usuario, sino por meta asistencial cumplida.

El MSP exige los controles de niños hasta los tres años, seguimiento de embarazadas, mujeres pesquisadas en violencia doméstica, adolescentes, adultos y adultos mayores controlados con su médico de referencia. Las mutualistas ya reciben el pago por metas cumplidas, sin embargo ASSE todavía no.

Beron comentó que la intendencia proseguirá con los acuerdos de complementación de servicios que tiene con ASSE y aseguró que no está pensado cerrar ninguna de las policlínicas ubicadas en los diferentes barrios periféricos de la ciudad de Montevideo.

Además de las policlínicas, la intendencia quiere que no se superpongan políticas sociales municipales y nacionales. "La idea es coordinar mejor y complementar para no gastar doble", dijeron fuentes de la intendencia.

En ese marco, la intendencia definió el pasaje del programa "Nuestros niños" —que instrumentó el exintendente Mariano Arana— al Ministerio de Desarrollo Social. "En el marco de las políticas públicas que a nivel nacional determinan que el organismo rector de las políticas de primera infancia es el INAU, y en concordancia con el rol que en el contexto de coordinación de las políticas sociales desarrolla el Mides, la Intendencia de Montevideo ha definido que los centros de educación inicial desarrollados a través del programa Nuestros Niños sean gestionados por el organismo que tiene competencia en la materia", asegura un comunicado.

Según informó la intendencia, el acuerdo asegura la continuidad de las prestaciones a los 1.500 niños que participan del programa, así como la totalidad de los puestos de trabajo de los 18 centros que se transfieren al modelo INAU-CAIF. Fuentes de la Intendencia explicaron que como existe una diferencia salarial entre lo que paga el INAU y lo que cobraban los funcionarios de la intendencia, la comuna se hará cargo del pago al personal que ya se encuentra trabajando para el programa Nuestros Niños.

Además hay otros servicios sociales que presta la intendencia de forma duplicada con el gobierno central como la atención a mujeres en situación de violencia doméstica. Estos servicios cuentan con seis horas de atención, dos días a la semana.

El dinero que destina la intendencia al cumplimiento de funciones que le corresponden al gobierno central fue tema de debate en la pasada campaña electoral. Para mejorar las cuentas de Montevideo, en el Frente Amplio se propuso crear un estatus legal específico como capital del país (Capitalidad) que permitiría contar con recursos extras para gastos.

Martínez y la herencia que le dejó Ana olivera

En la Intendencia de Montevideo, el desfasaje entre los egresos e ingresos anda en el orden de unos $ 700 millones anuales. Desde que asumió como intendente Daniel Martínez se propuso rebajar el déficit y recortar en esa misma cifra los gastos de la comuna. Para "equilibrar las cuentas" ordenó bajar 15% los gastos de todas las dependencias municipales y reducir las horas extras en 30%. Reducir el déficit a cero es una tarea que le llevará al menos dos años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)