comunicado

La Intendencia busca al chofer de Uber agredido, para multarlo

La comuna emitió un comunicado reiterando que "rechaza el funcionamiento" de Uber en Montevideo por considerar que está "actuando por fuera de la normativa y no ha demostrado voluntad de diálogo".

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Viajar en los servicios públicos es más caro desde el mes de abril. Foto: F. Ponzetto

la Intendencia de Montevideo difundió hoy jueves un comunicado señalando que se encuentra “en procura de individualizar al conductor que habría admitido trabajar para Uber, para iniciar el proceso sancionatorio que corresponda”.

El comunicado no hace alusión en ningún momento al fallo de la jueza de 9° Turno Blanca Rieiro, quien procesó al taxista que persiguió y emboscó al chofer de Uber por un delito de “justicia por mano propia”. Los policías que actuaron en el caso confirmaron que el trabajador fue “encerrado” por varios taxistas en la avenida Arocena de Carrasco.

También en sede judicial, el denunciante declaró que el taxista le dijo “vos trabajás para Uber y nos estás robando, te vamos a reventar”, y que le golpeó su vehículo con los puños durante el primer “piquete” que le hizo en Punta Carretas.

La Gremial Única del Taxi (Cpatu) ha redoblado sus quejas en los últimos tiempos hacia la Intendencia, exigiéndole que fiscalice la actividad de Uber, que considera “ilegal” y que le está “robando” el trabajo a los taxistas.

A continuación el comunicado completo: 

La IM rechaza el funcionamiento de la empresa Uber por fuera del orden jurídico departamental y nacional. Además declara su voluntad para buscar una solución en el marco del respeto, por lo que queda a disposición del Poder Legislativo para aportar a la elaboración de una ley que regule aplicaciones informáticas que brinden servicios de transporte público.

La empresa continúa actuando por fuera de la normativa y no ha demostrado voluntad de diálogo con previa suspensión del servicio. Si bien utiliza una aplicación, esta deriva en un servicio de transporte de pasajeros que tiene regulación específica. Por tal razón, rechazamos la continuidad de la actuación de la empresa por fuera de los ordenamientos jurídicos departamentales y nacionales.

Debido a hechos de pública notoriedad, la Intendencia de Montevideo está en procura de individualizar al conductor que habría admitido trabajar para Uber para iniciar el proceso sancionatorio que corresponda.

Es preocupación de la Intendencia solucionar la situación instalada desde que comenzó a operar la empresa Uber. Con relación a los cuestionamientos planteados por la Gremial Única del Taxi, aclaramos que corresponden a diferentes organismos que no integran la órbita del gobierno departamental. La voluntad de diálogo y de avanzar en la mejor solución para el trabajo y los usuarios de los servicios de transporte público siempre tiene que ser en un marco de respeto, evitando situaciónes que puedan derivar en lesiones a los derechos de lo involucrados.

La Intendencia de Montevideo, en el entendido de que la empresa Uber lesiona diferentes aspectos de las normativas departamentales y nacionales, trasladó oportunamente el tema al Congreso de Intendentes. También se han realizado gestiones con el gobierno nacional para tener un abordaje global. Actualmente se encuentra en el Parlamento Nacional una iniciativa legislativa de regulación de las aplicaciones y como Intendencia estamos a disposición del Poder Legislativo para brindar los aportes que sean requeridos.

Muy pocas multas.

En diciembre, la Intendencia aplicó un puñado de multas a choferes de Uber. Uno de ellos relató a El País que mientras manejaba uno de sus dos vehículos registrados recibió un pedido de viaje desde la calle San Martín, en la esquina del Macromercado. “El que solicitaba el viaje era un tal Nico, fui y apenas se subió me dijo que lo llevara hasta la puerta del Hotel Radisson”, explicó.

El chofer aseguró que cuando llegó a la puerta del Hotel Radisson “me estaban esperando tres inspectores de tránsito y dos policías”. Rato después de ser multado, se dio cuenta que la sanción no correspondía con el número de chapa del vehículo que estaba manejando cuando fue detenido por los inspectores de la Intendencia.

“La multa que me pusieron fue a mi otro auto, el que también tengo registrado en Uber, pero que estaba en casa estacionado”. Esto, según el chofer, dejó al descubierto que la comuna montó una escena para sancionar a quienes trabajan con Uber y que tenían la multa preparada antes de aplicarla.

El conductor declaró que “al otro día me llevo la sorpresa de que el inspector que me multó y un supuesto director de transporte público de la Intendencia, llamado Carlos Moretto, aparecieron en casa para decirme que iban a cambiarme la multa”. Para el chofer, de nombre Nelson, “se dieron cuenta de que se habían equivocado, me vinieron a buscar con la excusa de que había algo que estaba mal”.

En la órbita nacional.

En el entendido de que Uber “lesiona normativas departamentales y nacionales”, la IMM trasladó oportunamente el tema al Congreso de Intendentes. También se han realizado gestiones con el Poder Ejecutivo para tener un abordaje global. Actualmente, se encuentra en el Parlamento una iniciativa legislativa de regulación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)