INSEGURIDAD

"Se está instalando un pánico", dice Interior tras más protestas por intentos de secuestros

Ayer hubo otras dos denuncias por supuestos intentos de secuestros de niños. Un grupo de vecinos incluso quemó cubiertas y protestó en Canelones.

Gustavo Leal. Foto: captura de pantalla
Gustavo Leal. Foto: captura de pantalla

El director de Seguridad y Convivencia del Ministerio del Interior, Gustavo Leal, habló esta mañana en el programa Inicio de Jornada de radio Carve sobre los de supuestos intentos de secuestro de niños en Uruguay, que fueron denunciados en los últimos días por vecinos.

"Las denuncias de secuestro de personas son de alta prioridad y se ponen todos los recursos para aclarar", aclaró Leal al comenzar a hablar del tema.

Agregó que en Uruguay "en general son casos excepcionales cuando hay estas denuncias" relacionadas a intentos de secuestros o secuestros. Sostuvo que "no es una modalidad delictiva que esté instalada" en nuestro país, pero que de todas maneras cada vez que se recibe una denuncia se trabaja para "responder con celeridad".

"Lo que ha sucedido es que luego del episodio que ocurrió en Rivera (el secuestro, violación y asesinato de Valentina Walter, de 9 años) y también con el caso Brissa González (la niña de 9 años que fue secuestrada y asesinada cuando iba camino a la escuela en Montevideo) hay por un lado una preocupación muy grande en la sociedad por esta situación que todos compartimos", aunque también se genera "una alerta especial , que está bien que haya una procupación", pero "lo que ha estado sucediendo es que hay denuncias sobre hechos de estas características que a su vez se suman a protestas casi inmediatas, donde no hay ningún tipo de fundamentos".

"Y eso va generando que haya que aclarar una y otra vez información que no es cierta", añadió Leal.

Para el sociólogo, luego de la "instalación de la ola de rumores" lo que viene es que la gente piensa que "el Ministerio del Interior niega , oculta y no quiere decir lo que está pasando. En la instalación de ese pánico la posibilidad de hacerles entender que hay cosas que no suceden son difíciles".

Las denuncias y protestas.

Esta semana una mujer denunció ante la Policía que habían secuestrado a su hija: dijo que le quitaron a la pequeña de sus manos cuando salía de una policlínica. Pero luego se aclaró que no fue así. La niña había quedado todo el tiempo en el centro de salud, luego de que su madre se retirara. 

"Lo que sucedió antes de ayer en Marconi no es que la mujer dejó olvidada a la niña. La señora fue a la seleccional , hizo la denuncia, dijo frente al jefe de la zona que saliendo de la policlínica con su niña en la mano se bajó una persona de un auto, forcejeó con ella, le puso un tipo de liquido a la hija que la puso a dormir y se la llevó. Eso fue lo que dijo en la denuncia", contó Leal.

Y explicó que una hora más tarde, "en la segunda declaración, la madre dijo que salió, no la vio y le pregunto a gente si había visto a una niña y le dijeron que recién habían subido a una niña medio de prepo en un auto rojo. En el ínterin habían cortado Aparicio Saravia, con gomas que aparecieron de la nada".

Leal criticó que "rumbo a la seccional, la mujer ya estaba subiendo la foto de su hija diciendo que estaba desaparecida".

En Canelones también hubo otro caso similar. "Lo que pasó ayer en Casarino (Canelones) es peor todavía y es llamativo", sostuvo Leal, al hablar del caso de un hombre que sobre las 13 horas se presentó ante la Policía para denunciar que sobre las 8 de la mañana le habían intentado secuestrar a su hija, de 4 años. Dijo que un auto se acercó a la niña, que caminaba un poco más adelante que él, pero se apuró y pudo tomar a la pequeña antes de que sucediera nada.

Es una combinación de factores donde hay que intentar desatar cada uno de esos nudos. Desde el ministerio no decimos que eventos críticos no puedan existir, de hecho han existido", pero "se está instalando un pánico en la sociedad a partir de caso de la niña de Rivera y Brissa González".

"Hay gente que fabula y el miedo se transforma en pánico", señaló.

Según informa Subrayado, ayer jueves un grupo de vecinos protestaron y cortaron la calle por dos supuestos intentos de secuestro: uno el que denunció el hombre que aseguró ocurrió cuando llevaba a su hija a la escuela, y otro, el caso de un niño de 10 años que le asegura a su madre que a la salida de la escuela lo quisieron secuestrar.

Los vecinos quemaron cubiertas a la altura de Camino Andaluz, kilómetro 3.200, Canelones. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)