LA POLÍTICA HACIA LOS MENORES INFRACTORES

Inician el proceso para el cierre de la deteriorada Colonia Berro

Prevén vender el terreno y construir un megacentro de rehabilitación.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Inisa considera que los hogares son inadecuados para alojar menores. Foto: Archivo

El Hogar Ariel de la Colonia Berro no tiene techo. En su tercer piso solo se ven los tirantes desnudos y el cielo azul. El segundo piso, deshabitado y con problemas de derrumbe, oficia de techo. En la planta baja se alojaban entre 25 y 41 internos.

A los problemas edilicios, se les suman deficiencias en la gestión del Hogar Ariel. "Allí ocurrían muchas irregularidades", dijo una fuente del Instituto Nacional de Inclusión Social Adolescente (Inisa) a El País.

El martes 12, sin avisar a los funcionarios, el directorio del Instituto resolvió el cierre del Hogar Ariel.

Había amenazas de ocupar el hogar por parte de un grupo de funcionarios. Los internos del Ariel fueron ubicados en el ex Regimiento N° 9, cuyo reciclaje fue realizado en la gestión anterior y es cuestionado por la actual administración.

La casona del Ariel tiene más de 100 años. Otros hogares de la Colonia Berro también fueron construidos hace casi un siglo. El cierre del Hogar Ariel se enmarca en un proceso de clausura de toda la Colonia Berro, que fue anunciado en diciembre de este año por la presidenta del Inisa, Gabriela Fulco. "Tenemos estructuras que no condicen con las nuevas teorías de rehabilitación. La Colonia Berro estuvo pensada para que a principios de siglo familias alojaran a jóvenes que tenían problemas desde el punto de vista judicial. Hoy, los espacios que tenemos no permiten desarrollar los planes que estamos proyectando", dijo Fulco a El País en aquel momento.

El proceso de cierre de la Berro demandará por lo menos dos años. Las actuales autoridades del Inisa planifican la construcción de un megahogar para 200 internos en La Tablada que demorara ese plazo. Para ello cuentan con una asignación presupuestal especial en la Rendición de Cuentas de $ 200 millones para 2016; $ 200 millones para 2017 y $ 100 millones para 2018. La cifra total ronda los US$ 16 millones.

En el Inisa trascendió que, luego del cierre, la Colonia Berro será vendida y con ese dinero construir centros de privación de libertad modernos que permitan programas de rehabilitación para los adolescentes que cometieron delitos.

Tras recordar que el Directorio del Inisa ya cerró el hogar de la calle Burgues por malas condiciones, Fulco dijo ayer a El País que esta administración busca mejorar las condiciones de trabajo para los funcionarios y de alojamiento de los internos. "Se trata de un proceso gradual y a largo plazo", sostuvo Fulco, en alusión a que las condiciones edilicias de la Colonia Berro y de los locales de Montevideo son "inadecuadas".

La jerarca señaló que también se encuentra en muy mal estado el centro de reclusión de adolescentes femeninas.

El director blanco del Inisa, Álvaro Viviano, señaló a El País que el organismo necesita una buena y renovada infraestructura para desplegar programas educativos para los menores infractores. "La discrepancia que tenemos es si en el futuro podemos prescindir o no de la Colonia Berro", dijo Viviano.

La Colonia Berro se ubica a pocos kilómetros de Pando y tiene 260 hectáreas.

Viviano dijo que allí se podrían desarrollar experiencias educativas para que adolescentes internados en régimen de mínima seguridad puedan reinsertarse en el mercado de trabajo. El gremio se opuso al cierre del Hogar Ariel y criticó a Fulco de "abrir y cerrar hogares a diestra y siniestra, sin planificación".

"Debe haber un cangrejo de la piedra"

El Sindicato Único de Trabajadores del INAU señaló que los funcionarios son “el centro” de los ataques de la presidenta del Instituto Nacional de Inclusión Social Adolescente (Inisa), Gabriela Fulco, cuando habla de “situaciones irregulares”. El comunicado del gremio dice que Fulco provocó “un caos” tal que alteró el funcionamiento del sistema que había generado una reducción sustancial de las fugas y motines.

El sindicato considera que, luego que se caiga el sistema, Fulco presentará soluciones que “supondrán un orden que partirá de su propio concepto y que le proporcionará múltiples beneficios. Es decir, si no lo hace por ineficiencia, lo hace por conveniencia. Debe haber un cangrejo seguramente debajo de la piedra”.

Este tema se analizará en asamblea el próximo jueves.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)