LA GESTIÓN DE LAS EMPRESAS PÚBLICAS

El informe sobre Ancap complica al oficialismo

Mujiquistas y astoristas deben ponerse de acuerdo sobre las razones que explican el déficit.

Con heridas aún abiertas, el FA deberá dar explicaciones en el Senado. Foto: L. Mainé

  •  
16 ene 2016

Las públicas diferencias entre astoristas y mujiquistas sobre la gestión del vicepresidente Raúl Sendic en Ancap dificultan la redacción de un informe común del oficialismo para explicar el déficit de US$ 800 millones.

En pleno receso parlamentario, los senadores integrantes de la comisión por el Frente Amplio (Marcos Otheguy, Rubén Martínez Huelmo, Enrique Pintado y Daisy Tourné) están en permanente contacto por teléfono para terminar de redactar las conclusiones sobre lo sucedido en Ancap. La bancada recién se volverá a reunir en febrero para ajustar los detalles del informe común que deberá ser presentado el 15 de ese mes.

El desafío más grande al que se enfrenta la izquierda está puesto en la necesidad de acordar una única postura sobre Ancap y así dejar atrás las grandes diferencias que mantienen los dos bloques del Frente. Si bien coinciden en que no hay irregularidades, los astoristas tienen una visión crítica acerca de la gestión en el ente.

En cambio, la lista 711 —que lidera Sendic— y el Movimiento de Participación Popular (MPP) culpan al Ministerio de Economía por unos US$ 800 millones que se gastaron en el pago de salarios a trabajadores de estaciones de servicios, incrementos de sueldos y regularización de funcionarios del ente que nunca fueron trasladados a precio. A mediados de diciembre, en su comparecencia a la comisión investigadora del Senado, Sendic afirmó que Astori no le permitió trasladar a precios los costos del pago a los estacioneros, y sostuvo que el problema crecía a un ritmo de aproximadamente US$ 50 millones por año. Desde el grupo de Sendic se sostiene que esos US$ 800 millones no reconocidos por Economía son la explicación del déficit del ente, recientemente capitalizado en US$ 622 millones por el Poder Ejecutivo.

En el otro extremo, están los astoristas que ponen su foco en las "fallas de gestión" en Ancap. En su comparecencia a la Comisión Investigadora en septiembre del año pasado, Astori dijo que hasta comienzos de 2015 Ancap "nunca se quejó" al Ministerio de Economía de que le pidiera no trasladar a las tarifas la totalidad de los costos para no incidir en la inflación, lo que echa por tierra los argumentos de Sendic y del actual presidente del ente, José Coya.

Para Astori, una parte del déficit se explica por la evolución de la masa salarial en Ancap. Según dijo, la plantilla de funcionarios "creció significativamente en los últimos años, y al mismo tiempo la evolución del salario real de sus trabajadores está significativamente por encima de la evolución de todo el resto de los públicos".

Si bien se hizo una reestructura de funcionarios que apuntaba a eliminar las horas extras y el pago por productividad, en los hechos los salarios aumentaron 20% y se mantuvieron las horas extras y el pago por productividad.

A eso se suma el hecho de que el endeudamiento de Ancap está 80% en moneda extranjera, explicó Astori. Este argumento fue rebatido por Sendic, quien afirmó que los bancos nacionales no estaban en condiciones de ofrecer el volumen de dinero que la empresa estaba requiriendo para inversiones. "Mientras estuve al frente de Ancap, el único que pudo prestar, no en pesos, pero sí en unidades indexadas fue el Tesoro nacional", aseguró Sendic en su comparecencia a la investigadora de Ancap.

Irregularidades.

Por su parte, el Partido Nacional se reunirá el mismo 15 de febrero para aprobar el informe que está elaborando el senador denunciante Álvaro Delgado (Todos), como conclusión de los cuatro meses de investigación sobre Ancap.

Delgado explicó que desde hace varias semanas viene trabajando con asesores y ya tiene los borradores de lo que se presentará. Se incluirán "elementos nuevos" que no estuvieron considerados en la denuncia original presentada por los nacionalistas.

El informe de los blancos se divide en tres capítulos: gestión, irregularidades y presunción de ilicitudes, las cuales serán remitidas a la Justicia por el Partido Nacional. En el área de gestión se apuntará a que el Frente asuma "responsabilidades políticas y administrativas" por las decisiones adoptadas al frente de Ancap.

En tanto, las irregularidades se justificarán por medio de la violación de normas legales en las que habría incurrido el directorio. Por otro lado, Delgado explicó que las presuntas ilicitudes deberán ser remitidas a la Justicia, porque no es el Parlamento el que se debe expedir sobre ellas. Una de las denuncias que se presentará —bajo la carátula de presunto delito de fraude— será la compra de publicidad por US$ 5.000 a una radio comunitaria de Quebracho (Paysandú) que, al momento de autorizarse la orden —mayo de 2014— no estaba funcionando.

Gobierno inició la intervención

La comisión "interventora" de Ancap que encomendó formar el presidente Tabaré Vázquez a los ministerios de Economía e Industria y a la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, ya solicitó información al directorio del ente sobre algunas áreas sensibles de negocios de la petrolera como el Pórtland. Por otro lado, la ley de Presupuesto establece que las empresas subsidiarias vinculadas al grupo económico de Ancap u otro ente, no podrán endeudarse por más de US$ 9 millones.

Mujica: buscan "hundir" las candidaturas

En su audición radial en M24, el expresidente y senador José Mujica (MPP), volvió a disparar contra la oposición por el manejo que hizo de la Comisión Investigadora de Ancap.

"El destino de las fuerzas opositoras, utilizando sus grandes medios que los tienen y son muy importantes, pasa por la preocupación permanentemente de tratar de hundir cualquier futura candidatura o tratar de hundirla lo más imposible y que al gobierno le vaya lo peor posible", denunció. Además, lamentó que se trate de priorizar el interés particular por sobre el "común como nación".

Mujica aprovechó la oportunidad para dejar en claro que no volverá a presentarse como candidato presidencial en el 2019. "Algunos manifiestan temor de que yo vuelva a ser candidato. ¡No tiene vuelta, tienen una desesperación! No creen algo que he dicho hasta el cansancio: no seré candidato".

El expresidente resumió su futuro accionar político en dos grandes objetivos: contribuir a que el gobierno de Vázquez sea el mejor posible e "impulsar la renovación de piel" dentro del Frente Amplio y del MPP. En ese marco, dejará su banca en abril de este año.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.