HUELGA DE HAMBRE

Contra las indicaciones médicas, Diyab volvió a su apartamento

El refugiado sirio que fue internado ayer en estado “delicado” decidió retirarse del Hospital de Clínicas y volver a su apartamento a pesar de que los médicos le aconsejaran quedarse en el centro de salud.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Jihad Diyab regresó a su apartamento. Foto: Francisco Flores.

Desde las 11 de la mañana y durante tres horas Jihad Diyab fue examinado por médicos en el Hospital de Clínicas que lo encontraron estable y lúcido. Sus amigos y el cuerpo médico le aconsejaron que permaneciera internado en el centro de salud. Sin embargo, Diyab se negó a recibir asistencia y pidió regresar a su casa, lo que ocurrió esta tarde. En comunicación con El País la doctora Raquel Ballesté, directora del hospital, aclaró que ellos deben "respetar su autonomía".
 
El refugiado sirio Jihad Diyab, que está en huelga de hambre y cuyo estado es "delicado", emitió ayer una declaración que fue leída por el activista Andrés Conteris en la que sostiene que Estados Unidos presionó a Uruguay para que no se le permitiera quedarse en Venezuela, de donde regresó la semana pasada tras estar un mes detenido y para que ningún país árabe lo reciba.

Advirtió que está dispuesto a morir si no se le permite salir de Uruguay para reunirse con su familia en un país preferentemente árabe y responsabilizó de lo que le ocurra a la administración de Tabaré Vázquez y a Estados Unidos.

Diyab se comunicó ayer con su esposa, que está en Ankara (la capital turca) con sus tres hijas. Su esposa le ratificó que no quiere venir a Uruguay. El sirio permitió que se le tomaran imágenes en el apartamento céntrico donde está siendo acompañado por integrantes de la organización Plenaria y Justicia, incluida su referente Irma Leites. También se pudo ver al sindicalista Andrés Olivetti.

El refugiado exigió que antes de ser nuevamente internado se le permitiera hablar con su esposa. Al caer la tarde fue trasladado al Clínicas.

En su declaración Diyab dijo que el viernes se casará una de sus hijas y quisiera acompañarla y también quisiera estar con su madre anciana que está enferma.

"La razón de que mi esposa estuvo encarcelada en Siria es Estados Unidos, de que mi hija estuvo encarcelada es Estados Unidos y también de la muerte de mi hijo. Estados Unidos empezó una guerra y dice que es la guerra contra el terrorismo, pero Estados Unidos es el terrorismo real. Controla los medios de comunicación en el mundo, manipula la información a través de los medios", dice la declaración de Diyab que el activista Andrés Conteris leyó.

Christian Mirza, que es el nexo entre los ex cautivos de Guantánamo y el gobierno, reconoció que el estado de salud de Diyab "es delicado" y que se acordó intensificar el monitoreo de su salud por lo que está en permanente contacto con el ministro de Salud, Jorge Basso. Mirza insistió en que el gobierno hace gestiones al más alto nivel para que algún país, que Diyab prefiere que sea árabe, reciba al refugiado.

Hasta el momento esas gestiones no fructificaron.

Mientras tanto, en Washington el jueves se realizó una audiencia pública en la que tres integrantes de un tribunal de apelaciones analizaron el pedido de 16 medios de comunicación para que se exhiban filmaciones que muestran a Diyab siendo alimentado a la fuerza en la cárcel de Guantánamo cuando estaba en huelga de hambre.

La abogada del Departamento de Justicia de Estados Unidos, Catherine Dorsey, argumentó que las filmaciones podrían ser utilizadas para incitar a la violencia contra Estados Unidos.

El tribunal no adoptó todavía ninguna decisión.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)