La Policía busca al “Colo” y dos cómplices por la balacera en el Cerrito

Indagan trasfondo oscuro y amoríos en muerte de niña

El "Colo", un sujeto de 20 años con antecedentes penales por rapiña, es buscado por la Policía por la muerte de una niña de tres años durante una balacera al padre de la pequeña, ocurrida en la tarde del sábado 9. Otros dos supuestos cómplices del "Colo", de 18 y 21 años y sin antecedentes penales, también son prófugos de la Justicia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Dos sujetos en moto balearon a la familia que viajaba en una Zanella. Foto: L.Carreño.

A las 16:20 horas del sábado 9, un sujeto conocido como el "Diego" viajaba en una moto Zanella con su hija de tres años y su esposa de 27 por la calle Juan Rosas y Guenoas (Cerrito de la Victoria). Al llegar a esa esquina, dos desconocidos les efectuaron varios disparos. El padre y la niña fueron alcanzados. La pequeña murió enseguida por un tiro en la cabeza. El padre fue internado en un CTI por un disparo en el tórax.

El origen de la disputa comenzó meses antes por "un lío de faldas" con mensajes amorosos e insinuaciones a través de Facebook, según la Policía.

Un amigo del "Diego" se peleó con su pareja y comenzó a salir con una mujer casada. El esposo de la mujer se enteró de esta relación extraconyugal.

Mediante mensajes en las redes sociales e insinuaciones, el esposo traicionado trató de conquistar a la expareja del amante de su mujer. Una historia similar a la canción "Historia de taxi", de Ricardo Arjona, pero ambientada en el Cerrito de la Victoria. Y con un final triste.

El amante se enteró de los avances del marido traicionado y llamó a unos amigos para que le dieran un susto.

El marido, a su vez, pidió ayuda a otros amigos del barrio. Es decir, el "lío de polleras" derivó en un enfrentamiento entre dos grupos de personas, la mayoría de ellos radicados en el Cerrito de la Victoria y varios con antecedentes penales, según informaron fuentes del caso.

Hace 15 días, el "Diego" le propinó una paliza a uno de los amigos del marido traicionado, quien juró venganza. El sábado pasado, el "Colo" y un cómplice salieron a buscar al "Diego". Lo emboscaron a poca distancia de su casa cuando se desplazaba en moto con su familia. El acompañante disparó varios tiros sin importarle que la pequeña viajaba entre su padre y la madre.

El sábado 9 y ayer, personal de la Seccional 12° tomaron declaraciones a varios testigos del homicidio. La principal línea de investigación policial apunta a dilucidar la identidad del matador de la niña de tres años y haber herido de gravedad al padre de la pequeña. En la moto Zanella donde viajaban las víctimas de los disparos, efectivos de Policía Científica encontraron dos orificios de bala.

Además de tratar de determinar la responsabilidad del "Colo" en el tiroteo, la Policía comenzará a investigar los motivos que llevaron al "Diego" a dar una fenomenal paliza a uno de los tres requeridos.

Trasfondo.

Según informó ayer la Jefatura de Montevideo en un comunicado de prensa, el padre de la pequeña tiene tres antecedentes penales por tenencia de estupefacientes no para consumo en 2011 y en 2012, y un tercero por estafa en 2012. Dado los antecedentes del "Diego", los investigadores apuntarán a si existe o no un trasfondo más oscuro en el incidente que derivó en la muerte de la pequeña.

En instancias policiales todavía no surgió que el enfrentamiento fuera motivado por diferencias generadas en el tráfico de drogas en el barrio.

Otras fuentes del caso señalaron que la Policía investiga a uno de los prófugos por otro homicidio ocurrido en la zona.

"Se trata de personas jóvenes pero tienen entradas a las comisarías en investigaciones de delitos pesados", dijo a El País uno de los investigadores del homicidio.

Ajustes de cuentas.

No es la primera vez que una niña es baleada en un incidente entre sujetos vinculados a hechos delictivos.

El 10 de diciembre del año pasado, la Justicia Penal procesó con prisión a un joven de Casabó conocido como el "Rey" por herir en el abdomen a una pequeña de cuatro años y a un adolescente en el marco de un ajuste de cuentas por deudas de drogas.

El "Rey" integraba una banda de sicarios que efectuaban "trabajos" (presionaban y ejecutaban a deudores) para los dueños de las "bocas" de drogas del Casabó.

La Policía cree que estos individuos, que ya están tras las rejas, cometieron 17 asesinatos por ajustes de cuentas.

El 26 de noviembre del 2014, una niña de 11 años se encontraba en un almacén en la esquina de Sixtina y Bulevar Aparicio Saravia (Piedras Blancas) cuando recibió un disparo de bala en el antebrazo tras escuchar una serie de detonaciones.

Una pareja fue ultimada de varios disparos el 26 de junio de 2014 mientras su auto estaba detenido en un semáforo en Camino Ariel y Avenida Sayago. Los sicarios no dispararon a dos niños de 11 años que viajaban en el asiento trasero.

SABER MÁS

El auge de los sicarios

Ya son innumerables los casos registrados por la Policía sobre la acción del sicariato, una figura que prácticamente no existía antes del 2.000. La mayoría de los "ajustes de cuentas" suceden —por ahora— en los barrios periféricos de Montevideo, aunque el homicidio encima del ómnibus de la línea 494 de Coetc muestran que "se acercan al Centro".

En noviembre de 2012, un joven de 20 años fue asesinado con más de 70 disparos. La víctima estaba vinculada a un traficante del Cerro. En junio de 2013, un adolescente procedente de un asentamiento recibió $ 400 por un crimen por encargo. El sicario mató a una persona equivocada. A mediados del 2014, un hombre y una mujer fueron acribillados a balazos en Sayago por la venta de cocaína en Verdisol.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)