DERIVACIONES DE LA “OPERACIÓN CAMELIA”

Indagan caso en que se trató de asociar a Ferreri y narcos

La jueza Fanny Canessa interroga por escrito a colega y a un fiscal penal.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Montesinos: el exjefe de los servicios secretos de Fujimori fue indagado. Foto: AFP

La historia parece una novela de espías de John Le Carré. Carteles de drogas, terroristas de Medio Oriente, los servicios secretos peruanos dirigidos por Vladimiro Montesinos, una supuesta operación de Inteligencia realizada en 2014 en Perú y escuchas telefónicas que involucraron al hoy subsecretario de Economía Pablo Ferreri por su trabajo como contador.

En 2012, por orden del entonces juez especializado en Crimen Organizado, Néstor Valetti, se inició en el Juzgado especializado en Crimen Organizado una investigación sobre lavado de activos por parte de traficantes de drogas.

La operación fue denominada "Camelia". Autoridades ministeriales calificaron este operativo como uno de los más importantes de la historia del país porque abarcaba carteles de drogas y servicios secretos del país andino y sus relaciones con Medio Oriente.

Dos años más tarde, uno de los subcomisarios de Inteligencia, que se encargó de la investigación, fue removido de su cargo y luego destituido.

Este exfuncionario policial presentó en septiembre de este año una denuncia en el Juzgado Penal de 6° Turno, reveló El Observador, señalando que existió un complot por parte de algunos jerarcas de Inteligencia para acusar y detener en 2014 al entonces director de la DGI, Pablo Ferreri, hoy subsecretario del Ministerio de Economía.

Pese a que una oficial de Inteligencia mantenía las reuniones previas con el juez y el fiscal del caso, las autoridades de Inteligencia de la época ordenaron a González detener a Ferreri y "vincularlo con los hechos".

La denuncia, presentada en la sede de Canessa por la abogada Ana Frontán en representación de González, también advierte a la sede que oficiales de Inteligencia presuntamente se contactaron con el fiscal de Perú para obtener información sobre el extitular de la DGI.

"Luego de mi desvinculación del caso, el Comando de la Dirección de Inteligencia realiza una presunta operación de inteligencia, sin conocimiento del señor juez Néstor Valetti ni del señor fiscal Juan Gómez, enviando a Perú a dos subcomisarios para entrevistarse con el fiscal general del Perú, donde se encuentra una investigación en curso de lavado de activos contra Vladimiro Montesinos, jefe de los servicios secretos del entonces presidente peruano Alberto Fujimori, y otros narcotraficantes, a efectos de aportar el nombre del subsecretario de Economía y Finanzas, Cr. Pablo Ferreri, con la intención de involucrar a dicha persona pública", sostiene la denuncia en poder de El País.

La jueza penal de 6° Turno, Fanny Canessa envió ayer un interrogatorio por escrito al juez Valetti y al entonces fiscal especializado en Crimen Organizado, Juan Gómez —hoy fiscal penal— sobre si conocían y autorizaron dicha operación de Inteligencia en el extranjero.

Preguntado el juez Valetti sobre el caso, respondió que no iba a referirse a un expediente que se tramita en el Juzgado de Crimen Organizado. "Tengo entendido que me van a citar como testigo. Ahí daré declaraciones de acuerdo a lo que pasó", dijo el magistrado penal.

Valetti aclaró que la Policía no necesita autorización judicial para contactarse con el fiscal General del Perú o con la Policía incaica para intercambiar información.

"En Perú los fiscales llevan adelante investigaciones. La Policía no necesita aval judicial para realizar esos contactos o sería imposible combatir el crimen organizado", explicó.

Agregó: "Al igual que el fiscal, en ningún momento fui engañado por oficiales de Inteligencia. Ningún policía trató de inducir a error a nosotros. El fiscal Gómez era quien determinaba las citaciones de los testigos y de los indagados".

Valetti destaco la actuación del equipo de investigadores de Inteligencia que actuó en este caso. "Fue excelente. Actuaron con gran eficacia", expresó.

Consultado por El País, el fiscal Gómez dijo que los oficiales de Inteligencia "no fueron a hacer ningún mandado para el sistema judicial. Primero, yo no mando a nadie. Segundo, si fuera así, tiene que haber una orden del juez. Me consta que eso no hubo en el expediente ni en ningún lado".

Gómez dijo que sí le consta que un funcionario policial viajó a Perú a hablar con sus colegas sobre la investigación a Montesinos.

"No fue mandado ni pedido ni nada. Fue por las de él a hablar con sus colegas para ver qué conocimiento tenían del caso Montesinos. Fue a otro país a hacer un curso y como volvía y tenía que estar dos días en Perú iba a ser un contacto a nivel policial", reiteró Gómez.

El fiscal recordó que Perú envió un exhorto solicitando información sobre la eventual vinculación de "una persona pública" con el caso.

"Dijimos que no correspondía porque pedían datos que no existían en el expediente", dijo Gómez en alusión a que no había la menor sospecha sobre el jerarca de Economía.

Detención.

En una escucha telefónica del 22 de mayo de 2014 surge el nombre de Ferreri. La orden judicial fue citarlo a la sede de Inteligencia y recabar su testimonio para determinar los motivos por los cuales era nombrado en las declaraciones y así se hizo. Valetti y Gómez no consideraron citarlo al juzgado porque no surgía ningún indicio de ilícito alguno.

González fue enviado a prestar servicios en la Seccional 17a. Luego de dos sumarios, fue destituido.

Un correo comprometedor.

En el escrito presentado ante el Juzgado Penal de 6° Turno, figura una copia de un mail fechado el 3 de noviembre de 2014 enviado desde la Fiscalía de Perú a la casilla de correo institucional del Ministerio del Interior perteneciente a un oficial de Inteligencia. En el mail se señala que la Fiscalía peruana estaba al tanto de la información sobre la "Operación Camelia" realizada en Uruguay. "También consta claramente que se le informó al Fiscal de Perú que el actual subsecretario de Economía había actuado como contador de uno de los procesados con prisión en Uruguay por lavado de activos provenientes del narcotráfico, operación de la actual no hay constancia en el expediente judicial", sostiene la denuncia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)