A siete meses del maletín, crece el temor de un atentado

Incertidumbre: tres aparatos explosivos y ni un solo responsable

Pasaron ya siete meses de la aparición del primero de los tres misteriosos artefactos explosivos en las inmediaciones de la Embajada de Israel y, hasta hoy, no hay sospechosos ni detenidos. La complejidad de estos aparatos fue creciendo y, aunque ninguno tenía poder de destrucción, la preocupación se mantiene.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Maletín sospechoso en el WTC. Foto: A. Colmegna

Según confirmaron fuentes del caso a El País, la Justicia está enfocada en dilucidar el origen del último de los artefactos encontrado el miércoles 24 en el predio del World Trade Center y se toma a los dos anteriores como antecedente. Los tres casos son investigados como "un paquete".

"Las actuaciones se están llevando a cabo de forma reservada. Es un tema delicado", dijo el juez a cargo del caso, Néstor Valetti, pero declinó dar detalles. El fiscal Juan Gómez también es excusó de dar información al respecto.

Los tres artefactos implicaron un gran despliegue. La Policía, Bomberos, el Ejército y la Justicia actuaron en cada caso investigando la peligrosidad de lo encontrado y las intenciones de quienes dispusieron los artefactos. El primero, un maletín, fue encontrado frente a la Embajada de Israel cuando estaba en Bulevar Artigas, y los dos siguientes en el predio del World Trade Center, donde está ahora la sede diplomática. (Ver recuadro).

En cada caso —ante una denuncia o el aviso del escuadrón de perros— la Policía se hizo presente en el lugar, luego Bomberos corroboró la condición de sospechoso y finalmente se dio cuenta al Equipo de Desactivación de Artefactos Terroristas. "Una vez desbaratado o desactivado, se remite un informe a las autoridades", explicó a El País el vocero del Ejército, Yamandú Lessa. La Dirección de Inteligencia tiene hoy todas sus fichas en las grabaciones de las cámaras de vigilancia, pero hasta el momento no se ubicó a ningún sospechoso. Según fuentes policiales, se está tomando declaraciones a posibles testigos del último episodio.

Misterio.

La duda sobre supuestos actos terroristas está instalada en el país. El experto israelí en seguridad nacional y antiterrorismo Avi Staroselsky había advertido un mes antes del primer artefacto que Uruguay puede ser un blanco terrorista "porque aquí no los busca nadie". Más tarde, en marzo de este año, el gobierno de Israel advirtió a legisladores uruguayos sobre la incidencia de Irán y Hezbolá en la región, en particular en Uruguay.

La Policía no descarta hipótesis pero no cree que sea una acción de Israel para medir tiempos de respuesta.

"Todos los ciudadanos deberíamos estar preocupados por la posibilidad de una situación anormal en medio de una zona muy populosa donde vive y trabaja mucha gente. Además, puede pasar en cualquier parte del país", reflexionó el vicepresidente de la Bnai Brit, Eduardo Kohn. Agregó que no ha sido notificado sobre ninguna actividad de este tipo y ni siquiera ha hablado con la embajadora sobre el tema.

El misterio crece alrededor de estos sucesos que solamente han tenido a una persona en la mira: Ahmad Sanad Gol, un diplomático iraní que abandonó el país el 7 de diciembre. El gobierno uruguayo supo que pertenecía a inteligencia iraní, a pesar de presentarse públicamente como agregado. Desde que Sanad Gol llegó a Uruguay, el gobierno, representantes de Israel y Estados Unidos lo vigilaron. Fuentes del servicio de inteligencia aseguraron que el iraní era activo en "arrear radicales uruguayos".

Si la investigación del Ministerio del Interior no arrojó prueba sobre su participación en los atentados, un alto oficial de Israel confirmó al diario Haaretz que el hombre era sospechoso y fue expulsado de Uruguay. bajada de Israel, World Trade Center, artefactos explosivos

"Un bromista o un loco"


Hipótesis. Si bien la Justicia aplica un fuerte hermetismo sobre la aparición de aparatos explosivos en las inmediaciones de la Embajada de Israel, son varias las teorías que se barajan. Según fuentes vinculadas al caso, el responsable puede ser "desde un bromista hasta un loco". Claramente, quien coloca los aparatos sabe lo que hace. Utiliza baterías, cables, un interruptor y un contenedor. Ninguno tenía poder de destrucción pero va aumentando el nivel de complejidad de elaboración. Lo cierto es que si las intenciones del responsable de construir estos aparatos e instalarlos era infundir temor, parece que lo está logrando.

LOS TRES CASOS.

Maletín.

El 24 de noviembre apareció un maletín al costado de un contenedor de residuos ubicado a metros de la Embajada de Israel cuando estaba sobre Bulevar Artigas. Un vehículo con matrícula diplomática iraní fue visto a metros del lugar.

WTC I.

El 8 de enero la Guardia Republicana encontró en una inspección de rutina -a unos 70 metros del World Trade Center en que está la embajada- un artefacto explosivo. La Policía sostuvo que se trató de una prueba de las medidas de seguridad.

WTC II.

El pasado 24 de junio se encontró, también en una inspección de rutina, otro aparato explosivo en las inmediaciones de la Embajada de Israel. Esta vez el aparato estaba más elaborado y fue ubicado más cerca de la Embajada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)