OTRA FORMA DE CAUTIVERIO

Inauguraron el bioparque de Durazno en viejo zoo

Además de los paseos al aire libre se ofrece una sala con tecnología de punta para ver la vida animal.

Para preservar el bienestar animal la entrada está limitada a 150 personas por tanda. Foto: V. Rodríguez
Para preservar el bienestar animal la entrada está limitada a 150 personas por tanda. Foto: V. Rodríguez

Quedó inaugurado ayer el Bioparque de Durazno, que presenta gran variedad de animales y múltiples iniciativas e innovaciones. Toda la cartelería del lugar, por ejemplo, es inclusiva y accesible. Presenta letras de mayor tamaño para las personas de baja visión o imágenes de los animales para quienes no saben leer, y asimismo textos en sistema braille para personas con baja visión o ciegas.

Los visitantes pueden experimentar la aventura de ocupar el lugar de un animal ayer en cautiverio, ingresando por espacio de varios minutos al interior de jaulas de concreto de 7 por 5 metros, con gruesos barrotes, en donde pumas, leones, tigres y jaguares eran exhibidos.

Las mayoría de las antiguas jaulas fueron derribadas y solo dos se mantuvieron para mostrar cómo eran los tiempos de hacinamiento animal.

Otra jaula está destinada al reconocimiento de felinos, tipo casal de hospedaje transitorio, de 30 a 40 días, dependiendo del comportamiento de cada uno de los ejemplares.

Se dejó en pie una jaula victoriana, de piso de pórtland, techo, rejas y algunos elementos naturales, escasos, como piletas con agua y algunos troncos, que representa el antiguo cautiverio de los animales. Está así a propósito, para no olvidar lo que era un zoológico.

Por otro lado, gracias al Centro de Enriquecimiento, los visitantes podrán acceder a una sala equipada con tecnología de punta, dotada de un sistema de pantalla con sonido envolvente, que "transporta" a las personas que ingresan al lugar al propio hábitat de los animales que se cuidan, además de recibir información científica e interactiva de su vida y su entorno vegetal.

Pájaros.

Otro paseo recomendable y singular es el Sendero de los Sentidos, que está ubicado en la zona destinada al público, dentro del recinto de grandes dimensiones compuesto por siete pajareras que tienen conexión entre sí, permitiendo a los pájaros volar de un lado al otro.

"Es una propuesta de turismo inclusivo y accesible, que no la van a ver en ningún lugar, fue gestada entre nosotros, pensada como algo diferente para este Bioparque, algo que sensibilizara e incluyera a la gente que viene al lugar", dijo a El País Adriana Burguez, funcionaria de Turismo de la comuna duraznense.

Quienes lo quieran, tienen allí la chance de acceder a lentes con visión inhibida como forma de experimentar los otros sentidos: el tacto, tocando por ejemplo, un nido de hornero; el olfato, oliendo flores o frutos; el oído, mediante el manejo del instrumento palo de agua, y el gusto, a través del consumo de frutas.

Néstor Fernández, funcionario no vidente de la Intendencia, explicó que el público recibió de manera fantástica la propuesta del Bioparque.

"Lo que nosotros queremos demostrar no es lo que vive una persona ciega, sino lo frágil que somos como seres humanos, porque nos tapamos los ojos y quedamos vulnerables".

Días y horarios.

La entrada al público, en la primera etapa, no tiene costo, y posteriormente, lo recaudado será destinado a instituciones sociales sin fines de lucro.

El acceso será bajo un sistema sistema controlado, con pulsera de colores; 150 personas podrán ingresar por tanda (o pulso), permaneciendo dos horas, evitando multitudes, para preservar y priorizar el bienestar animal.

El Bioparque abrirá de miércoles a domingo inclusive, destinando los días lunes y martes para la atención general de todo el recinto y cuidados de la población animal.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)